CAMBIOS EN LA CIUDAD

Todo listo para los nuevos códigos urbanístico y de edificación

Funcionarios del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, a cargo de Franco Moccia brindaron detalles sobre los nuevos códigos urbanístico y de edificación que serán definidos después de la devolución que hagan más de 1 millón de vecinos. Luego deberán serán ser ratificados por la Legislatura. Entre otras cuestiones, buscan fijar alturas máximas para las construcciones dependiendo de los barrios, que podrán ser consultadas por la Web. Una novedad es que aquellos que sean propietarios de una vivienda ya finalizada podrán vender su "capacidad constructiva", es decir, la cantidad de metros cuadrados de pisos que por ley podría tener esa casa pero que no fueron utilizados.

El Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, a cargo de Franco Moccia, brindó más detalles sobre los proyectos para modificar los códigos urbanístico y de edificación que buscan entre otras cosas, fijar alturas máximas para las construcciones dependiendo de los barrios. La idea principal es eliminar la zonificación y fomentar la mixtura de usos, permitiendo que en una misma comuna haya industrias, comercios, servicios públicos y viviendas de manera más equitativa.

El ministro Moccia, junto al subsecretario de Registros, Interpretación y Catastro, Rodrigo Cruz; y el subsecretario de Planeamiento, Carlos Colombo, explicaron que con las nuevas normas se podrán levantar edificios de hasta 12 pisos en áreas específicas, lo que incentivará a que las personas que actualmente viven en el conurbano pero trabajan en la Ciudad se muden a los nuevos departamentos que aparecerán y eviten así el traslado diario.

El Gobierno porteño ya cuenta con un borrador que elaboraron a partir de anteriores proyectos y, como informó Urgente24 hace unos días, con la participación de profesionales y de más de 1 millón de vecinos. Estiman que en mayo esté en condiciones de ser presentado en la Legislatura, donde deberá ser ratificado con un proceso de doble lectura, con audiencia pública mediante.

En concreto, buscan modificar los códigos de Edificación y Urbanístico, que datan del año 1943 y 1977, respectivamente. Mientras el primero establece los requisitos de cómo y con qué elementos se puede construir una vivienda o edificio, el segundo explica en qué lugar se pueden levantar y los tiempos y criterios que se deben tener en cuenta para hacerlo.

La nueva norma estaría focalizada principalmente en la idea de eliminar las zonas específicas de la Ciudad, aunque respetando las identidades de cada barrio.

De esta manera, los nuevos códigos apuntarían a terminar con las áreas residenciales o comerciales de la Capital Federal, promoviendo que en todas las comunas confluyan negocios, servicios públicos, lugares de recreación e industrias. En cuanto a los distritos únicos como el Tecnológico, del Deporte, Farmacéutico, son aparte, ya que tienen una función específica y la mayoría se radica en el sur de la Ciudad, explicaron los funcionarios.

Asimismo, la normativa que buscan aprobar establece una altura fija para edificar que va a depender de cada barrio y que se va a poder consultar a través de una página web del Gobierno. De esta manera, eliminarían la actual forma que tiene el Ejecutivo para determinar los pisos máximos de una vivienda, que se basa en cuentas matemáticas. Al mismo tiempo, buscan terminar con el miedo de algunos vecinos en cuanto a la construcción de torres en áreas residenciales.

"Hoy, si comprás cuatro terrenos linderos podés sumar y hacer más altura. Con la nueva norma esos lotes tendrán un límite y no se podrá edificar por encima de eso", precisó el ministro Moccia, quien asegura que el código vigente y ciertos cálculos matemáticos conocidos como factor de ocupación total (FOT), factor de ocupación del suelo (FOS) y tangente permiten esas torres sorpresivas.

Algunos conceptos brindados por la cartera de Desarrollo Urbano arrojaron que la Ciudad tiene al menos un 40% de capacidad constructiva (unos 104 millones de m2) y que "lo que se busca es terminar con la idea de demoler para construir, sino que ahora se construirá sobre lo que ya existe". Según la cartera de Desarrollo Urbano, la Ciudad cuenta con 320.000 parcelas de terreno, de las cuales sólo 2.500 cuentan con edificaciones de 15 o más pisos.

Una novedad que explicaron Moccia y sus funcionarios en la sede de Desarrollo Urbano en el Palacio Lezama, es que con los nuevos códigos, aquellos vecinos que sean propietarios de una vivienda ya finalizada podrán vender su "capacidad constructiva", es decir, la cantidad de metros cuadrados de pisos que por ley podría tener esa casa pero que no fueron utilizados.

Según explicaron, el Estado tasará un valor para ese espacio sin aprovechar y le dará al propietario un 30% de ese monto en efectivo y el otro 70% será depositado en una cuenta del Banco Ciudad que podrá ser derivada únicamente a trabajos para la puesta en valor del inmueble.

Por otra parte, el nuevo código también plantea que haya un registro de todas las empresas constructoras y que se presente un proyecto de mantenimiento de los lugares una vez que hayan finalizado las obras. Además, buscan que los trámites para el permiso de edificación sean más ordenados y tengan nuevas clasificaciones dependiendo de la complejidad de los trabajos a realizar.

Además, los nuevos códigos consideran la reurbanización e integración de villas y su conversión en barrios y premia la cesión y/o incorporación de áreas verdes y absorbentes en los nuevos edificios, entre otros cambios.

Finalmente, los representantes de la cartera insistieron en que el proyecto pretende adaptarse a los avances en materia de construcción y a la vez poder ser de fácil adaptación en un futuro, para posibles mejoras.