'VIVA AL EJÉRCITO' Y 'FUERA LA CÁMPORA'

Tensa calma en Comodoro... ahora empieza lo peor del desastre

En los últimos días, Comodoro ha sufrido las consecuencias de fuertes lluvias, con miles de viviendas y cientos de automóviles destruidos por las aguas, además de caminos, rutas y puentes afectados. Hay problemas para la distribución de agua potable, cortes de luz y más de 10 mil evacuados. Recién ayer se pudo habilitar parcialmente la Ruta Nacional Nº 3 entre Comodoro Rivadavia y Trelew, que mantuvo aislada la ciudad, pero sólo para los vehículos que quedaron varados sobre la traza, en tanto la apertura total al tránsito se realizaría hoy a partir de las 18. La alerta meteorológica cesó, aunque se esperan algunas lluvias para esta noche, y lo peor: evaluar los daños, comprobar los efectos de la catástrofe y ponerle números a la realidad. En ese triste contexto, el gobernador de la provincia Mario Das Neves enfrenta además la lucha personal contra el cáncer.

 

Dentro de un panorama desolador, ayer el buen tiempo dio una tregua a los habitantes de Comodoro Rivadavia y se desplegaron más de 60 equipos entre palas cargadoras, retroexcavadoras, motoniveladoras y camiones para limpiar el lodo acumulado por el temporal de lluvia.

El ministro de Infraestructura de la provincia, Alejandro Pagani, dijo que "hicimos un repaso de la situación y empezamos a coordinar acciones para los días que vienen, que se hará en dos etapas, primero de limpieza y luego de reconstrucción de lo que fue destruido, lo que incluye reponer calles y los pluviales".

En cuanto a la normalización del servicio de agua potable, el ministro destacó que existe una comunicación constante con la Sociedad Cooperativa Popular Limitada que tiene a su cargo la prestación que se cortó en algunos barrios por el desplazamiento de lodo que provocó la rotura de las cañerías.

"El problema es que cuando se hace la reparación y luego se rellena se vuelve a romper porque todo está removido y es material de difícil tratamiento", explicó el presidente de la entidad, Gabriel Tcharian.

El otro problema que deben afrontar es que son pocos los camiones cisterna habilitados para el traslado de agua potable porque no hay suficientes en existencia, de allí que la cooperativa recomendó a la población tomar medidas preventivas en el consumo, y explican que en caso de que presente turbiedad agreguen dos gotas de lavandina común en un litro de agua y dejar reposar como mínimo 30 minutos o hervir el agua entre 3 y 5 minutos.

Cabe destacar que Comodoro Rivadavia había quedado aislada por tierra porque la ruta nacional 3 que conecta a la ciudad chubutense con el norte y el sur del país, se mantuvo cortada hasta ayer en ambos tramos, provocando largas filas de colectivos en la cabecera norte del corte que se realizó en Trelew al igual que en la localidad santacruceña de Caleta Olivia, donde esperan la habilitación para comenzar el tránsito.

El director de la Administración de Seguridad Vial, Ladislao Aceves, explicó que "con la novedad de la habilitación parcial se irá descongestionando las cabeceras del corte de manera paulatina".

Por el corte de la ruta más de un centenar de pasajeros están varados en la terminal de colectivos, lo que torna insostenible la situación por la falta de agua en las instalaciones.

"Las empresas nos dicen que tenemos que esperar pero todo es muy complejo porque acá hay nenes e incluso bebés", contaban ayer pasajeros que quedaron varados en la terminal a un sitio chubutense.

Tras la habilitación parcial, para esta tarde, a las 18:00, se anunció la habilitación de esa ruta bajo la modalidad tránsito asistido, lo que sacaría del aislamiento a la castigada Comodoro Rivadavia.

El agua no es, sin embargo, el único problema. 3 torres de alta tensión fueron derribadas por el agua, según el 'Diario Jornada'. "La línea norte de 330 kw que abastece de energía a buena parte de la provincia del Chubut, está fuera de servicio", afirmó.

Según pudo confirmar ese medio de fuentes cercanas al gremio de Luz y Fuerza, "el corte se produjo en la zona del paraje El Mirasol, a unos 33 kilómetros de Puerto Madryn, en donde se cayeron al menos tres torres de alta tensión y otras tantas más se encuentran muy comprometidas por la fuerza del agua del arroyo que pasa por esa región, que recibió un gran aporte de líquido tras las últimas lluvias".

Según el mismo medio, fuentes del sector afirman que la situación es crítica porque no se sabe cuándo podrán ser levantadas las tres torres caídas y cómo se haría frente si la situación se agrava.

A instancias del gremio, trabajadores y técnicos viajaron este sábado hasta el lugar y sobrevolaron la zona. Asimismo, se supo que desde el Sindicato de Luz y Fuerza se comunicaron con autoridades del Gobierno provincial solicitando gestionar otra nave para sobrevolar, cosa que ocurrió y con colaboración del Ejército y la Fuerza Aérea, destinaron un avión Twin Otter que se desplazó desde Comodoro Rivadavia hasta Puerto Madryn, donde una comitiva se trasladó hasta la zona del suceso.

Este fin de semana, el gobernador de la provincia, Mario Das Neves, a quien el desastre se le junta con tensión en su entorno por los controles del cáncer de colón que le costó a mediados del año pasado la última operación, envió un mensaje de apoyo a los comodorenses y a los habitantes del interior de la provincia damnificados por las fuertes lluvias.

"Este es un momento de profunda tristeza para todos nosotros. El agua, bendita muchas veces para nuestra tierra, nos ha causado un daño enorme en un extenso espacio de la provincia, pero fundamentalmente en Comodoro Rivadavia", manifestó.

Aún no hay certeza de la magnitud de la inundación ni cantidad de viviendas afectadas, y el daño es tan grande que cuesta dimensionarlo.

En este marco, un grupo de militantes de La Cámpora que responden al intendente kirchnerista de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, fueron echados por vecinos cuando se disponían a colaborar con la remoción de barro y agua tras las inundaciones.

Los militantes camporistas, identificados con buzos de la agrupación, se estaban sacando fotos posando junto a una máquina excavadora, cuando los vecinos comenzaron a insultarlos y gritarles frases como "ponete un mameluco" o "vayan a laburar".

"Sáquense el buzo, ponete un mameluco, dejá de hinchar las pelotas", gritó un vecino mientras que otro les reclamó: "Trabajen bien, putos".

Las imágenes de ese momento, captadas por un vecino con un teléfono, se viralizaron durante la tarde del domingo en las redes sociales y en medios de Comodoro Rivadavia.

La presencia de jóvenes de La Cámpora en las tareas de ayuda a los inundados despertó el recuerdo de 2013, cuando durante la inundación de La Plata que causó decenas de muertes, hubo una gran presencia de militantes con pecheras con el logo de la organización.

Como contraste, mientras los jóvenes camporistas fueron repudiados, el Ejército fue vivado por vecinos como agradecimiento por su participación en las tareas de evacuación y ayuda a los damnificados, además de la remoción del barro que quedó en las calles.

Entre los afectados al operativo se encuentran personal del Ejército y la Fuerza Aérea, a donde el Comando Operacional del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas desplegó unos 1480 hombres, operando 97 vehículos entre los que se encuentran retroexcavadoras, grúas, palas mecánicas, camiones de transporte, vehículos puente, ambulancias, blindados a oruga, camionetas, jeeps de distinto tipo y plantas potabilizadoras de agua.

Las principales tareas son de evacuación de personas y efectos, recuperación de vehículos estancados por el agua, entrega de alimentos, colchones y frazadas y distribución de agua potable en sachets, elaborada por plantas potabilizadoras móviles.
También se encuentra en construcción un puente del tipo M4T6 que permitirá restablecer la comunicación con la ciudad de Caleta Cordova, a 18 km de Comodoro, interrumpida desde hace días.

En tanto, las clases fueron suspendidas por el Ministerio de Educación para hoy en todos los niveles educativos de Trelew, Puerto Madryn y Rawson, no así en el resto de las localidades del Valle Inferior del Río Chubut donde las actividades serán normales.

Es por las dificultades para potabilizar el agua, debido a los extraordinarios valores de turbiedad en el río Chubut.

"Las instalaciones deben estar correctamente higienizadas. Hay que verificar bien las filtraciones y el sistema eléctrico, después de la lluvia. Bien temprano se hará una inspección general de todos los edificios, de manera preventiva", se informó.

Este domingo, 'Diario Jornada' publicó bajo el título 'Un grito desesperado por Comodoro', un editorial que, entre otras cosas, describía la situación de la siguiente manera:

"No alcanzan las palabras para describir lo que le está pasando a Comodoro Rivadavia y a buena parte de Chubut. A la catástrofe de la semana pasada se le sumó la tragedia, no sólo encarnada en la muerte del trabajador de la construcción que el viernes fue tragado literalmente por el agua, sino en los más de 7 mil evacuados, los más de 90 mil comodorenses que se quedaron sin casa y los cientos de miles que viven en esta provincia y asisten impávidos a una de las mayores tragedias colectivas que se tenga memoria.

El trabajo descomunal de los miles de comodorenses que se arremangaron, se pusieron las botas y se hundieron en el barro para rescatar a su ciudad, más la solidaridad de otros tantos cientos de miles de chubutenses y argentinos en general que pusieron su granito de arena para llenar las decenas de camiones que llegaron en los últimos días a Comodoro Rivadavia con agua, comida y ropa, deben enorgullecer a la sociedad en su conjunto.

No todo está perdido. Ni siquiera ante todo lo que se perdió en la catástrofe.

El ejemplo que ha dado buena parte de la sociedad para contener a la mayor ciudad industrial de la Patagonia y al corazón económico de Chubut, debería ser fundacional. No porque la solidaridad no aflore en estos casos, sino porque el ejemplo que la gente está dando tiene que ser el disparador de lo que se necesitará de ahora en más: gestión política para reconstruir a la ciudad.

Como si el temporal de la semana pasada no hubiese sido suficiente, la lluvia que volvió a caer el viernes hizo retroceder lo poco que se había avanzado para empezar la reconstrucción de la ciudad.

Los pluviales colapsaron y algunos lugares ya no existen. En otros, están llenos de arena y tierra en forma de lodo. Los canales dejaron de funcionar, desbordados por el agua y el lodo que se acumularon dentro.

Hay calles que desaparecieron, literalmente. En donde antes circulaban autos y a los costados había veredas que daban a las casas, ahora hay cañadones de agua.

A esta altura, es un milagro que el temporal se haya llevado una sola vida. Es extraordinario, a pesar de las limitaciones, el trabajo que se ha hecho para contener la cuestión sanitaria.

(...)".

Según 'El Patagonico', el pronóstico afirma que podría llover esta noche aunque desde que ayer cesó el alerta meteorológico que regía en la zona.