LA LECTURA DEL CORDOBÉS

Teléfono para Macri, desde Córdoba: Peligrosa reacción de Schiaretti

"Aliado" o "amigo" de Mauricio Macri, el gobernador cordobés, Juan Schiaretti, se puso al frente de un reclamo de las provincias por el modo en que la administración central introdujo cambios en la liquidación de la coparticipación. Pero eso no fue todo. Además, criticó el modo en que María Eugenia Vidal está enfrentando el conflicto docente, culpó al gobierno nacional por los índices de pobreza (más allá de la herencia K), y criticó la marcha pro-Gobierno. ¿Qué pasa con el cordobés? Cabe recordar que la provincia fue una de las grandes responsables de que Mauricio logre llegar al poder. Pero ahora, se acercan nuevamente elecciones, y a Schiaretti le hace ruido la estrategia macrista...

 
"Córdoba se ubica entre las únicas cuatro provincias donde en febrero se consumió más cemento que a nivel nacional, es de las que mas aumentó la venta de 0 km y donde aumentó el empleo por encima del promedio nacional". Las palabras pertenecen a la presidente de la Fundación Mediterránea, María Pía Astori, quien ayer mantuvo un almuerzo con empresarios del que participó Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba. 
 
En el mismo encuentro, Schiaretti aludió a su buena relación con el gobierno nacional, pero también marcó diferencias: se quejó por los menores fondos que reciben de la coparticipación del IVA y por el reparto desigual de los subsidios que se aplican sobre las tarifas de energía y del transporte.  
 
Además, criticó fuertemente el modo en que la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, está manejando el conflicto con los docentes.
 
"Jamás" ofreceré sobresueldos o premios para quienes no hagan paro, dijo, y agregó: "No cerraremos paritarias por decreto;(…) precisamos que los trabajadores tengan un aumento superior a la inflación", indicó el mandatario provincial durante el almuerzo mencionado.
 
Consideró que el conflicto docente "está vinculado a una situación nacional de Ctera". "No es casualidad que en los cuatro distritos más grandes, que es de donde viene la mayoría de los dirigentes, no puedan acordar", dijo el mandatario.
 
"Tendríamos que ser muy ingenuos de creer que después de un mes y medio que se viene hablando, en ningún lado se consiga arreglar", agregó, asegurando que la dificultad para llegar a un acuerdo "está vinculada a la situación nacional".
 
Schiaretti insinuó que la problemática se va a solucionar cuando la Uepc "se despegue" de la situación a nivel Nación.
 
"Acá la pregunta es '¿Por qué todos los otros gremios están de acuerdo y la Uepc no?' Porque están vinculados al conflicto nacional", opinó. 
 
"Lo único que están haciendo es perjudicar primero a los alumnos, segundo a los padres y tercero a los docentes, porque esta semana van a cobrar sin aumento. Siempre buscan excusas para no sentarse a hablar". 
 
"Con la misma firmeza que digo que jamás voy a dar un premio a los que no hacen paro, porque eso va en contra del derecho a que tienen los trabajadores a agremiarse, también voy a aplicar la ley, que dicen que tienen derecho a hacer huelga y que no se pagan los días que no se trabajan".
 
Anunció, además, que la Provincia le envió una carta al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, por la modificación de la rendición de Coparticipación del IVA.
 
Una semana atrás, el tema fue analizado por la Comisión Federal de Impuestos, que también envió un requerimiento al gobierno nacional, sin respuesta, según confiaron fuentes del organismo al diario cordobés 'La Voz'.
 
¿Qué impacto tiene eso en las cuentas públicas? Córdoba venía sufriendo un descuento promedio de 2.593 millones de pesos por reintegro de IVA, pero en enero esa detracción subió a 4.452 millones de pesos, en febrero también rondó los 4.000 millones y en marzo se disparó a 7.423 millones de pesos. Lo que más preocupa a la Provincia es la falta de datos y la incertidumbre. No se sabe hasta dónde llegará el impacto. Una hipótesis plantea que faltan otros 15 mil millones de pesos.
 
De ser así, el efecto neutralizaría buena parte del beneficio de haber recuperado el 15 por ciento de la coparticipación que antes se cedía a la Administración Nacional de la Seguridad Social.
 
"Hay que discutir con la Nación la Coparticipación, pero también los subsidios", sostuvo, al tiempo que señaló que no puede haber tanta diferencia entre lo que pagan en Buenos Aires y Córdoba, en cuanto a transporte u energía eléctrica, por ejemplo.
 
Sobre la reforma impositiva opinó que, si bien no debe ser del 40 o 42% como con Cristina, pero tampoco del 18%. Consideró que la presión impositiva no puede ser menor al 32%.
 
También, señaló que se debe eliminar Ingresos Brutos y haber un IVA provincial neutro para acompañar a la producción.
 
En una entrevista con el programa 'Voz y Voto', según el diario 'La Voz', fue aún más duro: al aludir a la pobreza del 40% que golpea en el Gran Córdoba, según datos del Indec, dijo "es responsabilidad del Gobierno nacional".
 
También dijo que el conflicto docente se solucionará cuando se resuelva a nivel nacional. "Se terminará en mayo, cuando (Roberto) Baradel dirima la conducción de Suteba (gremio bonaerense) con sectores a los que se identifica como trotskistas. La UEPC deberá decidir si sigue atada a lo que pase a nivel nacional", dijo.
 
Y fue muy duro, además, con el paro nacional del jueves que organiza la CGT contra el Gobierno y con la manifestación del sábado en defensa del presidente Macri.
 
"Nosotros nos ocupamos de los pobres. Somos el Gobierno provincial que más invierte para combatir la pobreza, y así tenemos una tranquilidad social que no se observa en otros lugares. Seguramente, esta gestión nacional recibió una situación complicada del gobierno anterior. Nosotros tenemos la tranquilidad de tener fuertes programas de contención. En cuanto a la política económica nacional, por supuesto que a mí me gustaría que se creara más empleo y que la economía se reactivara rápidamente. Lo que uno observa es que hay una contradicción entre una política fiscal laxa, en cuanto a no bajar el déficit, y una política monetaria contractiva, con tasas de interés altas, esto produce que la reactivación sea despareja y se demore la generación de empleo.
 
–¿Su relación con la Nación sigue siendo buena?
 
–Yo soy un gobernador que garantiza la gobernabilidad. Soy parte del peronismo, que está para garantizar esa gobernabilidad. La deuda de la democracia no es sólo reparar la masacre de la dictadura, sino la destrucción del tejido social y económico.
 
–Qué opina del paro del jueves y de la marcha a favor del Gobierno del último sábado.
 
–Creo que lo que pasa en Argentina no es bueno. Todos tienen derecho a expresarse, pero la CGT convoca a un paro y no queda claro si se discutió el nivel de empleo o el aumento salarial. Queda como que este Gobierno se tiene que ir en helicóptero. Por otro lado, veo que en la marcha de apoyo al Gobierno nacional del sábado queda como saldo que algunos dicen: "vayan a laburar, negros piqueteros". Es como si alguien que trabaja en la informalidad tuviera ganas de estar en esa situación. Esto no es bueno y abre más la grieta. De uno y otro lado, en vez de pisar la pelota, profundizan la grieta".
 
La lectura de Schiaretti es que Cambiemos, en la campaña electoral, apostará a la polarización con el kirchnerismo. Para el cordobés, es una estrategia peligrosa.
 
Además, cree que sólo un triunfo del "peronismo republicano", como lo llama, en las legislativas es lo que garantizará la continuidad de Macri.