ADIÓS A LA PRENSA GRÁFICA

Carrera de los canillitas para mutar el puesto en "unidad polifuncional de servicio"

Todos los 07/11 se celebra el Día del Canillita, personaje que surgió de la obra homónima, del periodista y dramaturgo uruguayo Florencio Sánchez. Sin embargo, la crisis de la prensa impresa, en parte consecuencia del avance de la tecnología, en especial internet, provocan que esta ocupación se vea cada vez menos en las calles. ¿Cómo harán para enfrentar los cambios que se vienen y sobrevivir frente a los diarios en su formato digital?

La obra “Canillita” y la que le da el nombre a este trabajo, cuenta la vida de un chico de aproximadamente 15 años que, para mantener a sus padres, vende diarios en la calle. Por haber crecido, sus pantalones le quedan cortos y dejan ver las “canillas”.

Fue así que el uso de esta palabra del lunfardo se extendió y se usa en Argentina, Uruguay y Chile. Al principio, sólo era para nombrar a los chicos que vendían diarios en las calles, después para todo aquel que vendiera diarios en las calles sin importar su edad, y hoy en día, para todos los que vendan diarios, tanto en la calle como en los puestos fijos.

El 7/11/1910 murió Florencio Sánchez pero recién el 07/11/1947 se lo reconoció como el “Día del Canillita”, un día de festejo y de descanso. En 2009, los canillitas fueron reconocidos en Argentina como trabajadores, no como vendedores, logrando así la exclusividad de su actividad a las paradas habilitadas.

Pero este trabajo surgió mucho antes de tener su fecha. El oficio nació el 01/01/1898 cuando salió a la venta el diario La República en Rosario, fundado por Lisandro de la Torre y dirigido por Manuel Bilbao. En 1902 fue nombrado Secretario de Redacción el mismísimo Florencio Sánchez. Al grito de “Compre La República”, “La República, a medio peso”, los canillitas intentaban vender los ejemplares del nuevo diario.

------------

El trabajo de los canillitas, circa 1960 (parte 1)

El trabajo de los canillitas, circa 1960 (parte 2)

------------

Su director, Bilbao, implementó esta forma para vender ejemplares que era más económica que la venta por correo por suscripción y más eficiente. Fue copiado entonces por los diarios competidores.

Pero ¿qué hacer frente a un oficio en extinción? Los diarios en papel se consumen cada vez menos afectando de esta manera al trabajo del canillita.

Todos los diarios sufren el cambio e intentan salvarse de distintas formas. Ya sea a través de sus tarjetas de descuentos o de los suplementos que se entregan los días de la semana sobre distintas temáticas.

Los datos del Instituto Verificador de Circulaciones muestran cómo los diarios en papel, de a poco, van perdiendo lectores. En agosto de 2016, la circulación neta pagada −los ejemplares comprados a través de suscripción o quioscos de diarios− de los domingos fue de 479.614 mientras que la de julio del mismo año fue de 482.066.

Un diario que le hizo frente a los cambios fue La Nueva de Bahía Blanca. Desde julio de 2016, sabiendo que internet cambió los hábitos de lectura, decidió sólo imprimir su ejemplar los sábados, domingos y lunes mientras que en internet sale publicado todos los días. Y es que La Nueva, con una circulación de entre 15.000 y 20.000 ejemplares, supo tomar una posición y hacer algo frente al avance del mundo digital.

Diario La Nación publicó en una nota de junio de 2016, las palabras de la dirección de La Nueva a sus lectores, a cargo de Vicente Massot, cuando recién empezaba este cambio. "En tanto nuestras plataformas digitales han crecido sin cesar desde 2014, llegando hoy a picos de audiencia de casi 300.000 visitas en un día y unas 10.000.000 de páginas vistas por mes, en el mismo período, las ediciones en papel de martes a viernes han sido deficitarias y requirieron un aporte de capital de US$ 4 millones".

En este sentido, el secretario general del gremio de canillitas y diputado nacional, Omar Plaini, habló con Rodrigo Lussich por el “Día del Canillita” (“Hoy es el Día”, AM 950 Belgrano).

El sindicalista amigo de Hugo Moyano contó cuál es el objetivo para salvar el trabajo de los canillitas y declaró: “Estamos en un proceso de reconversión de la actividad frente a la caída de circulación de diarios y revistas y la aparición de plataformas digitales."

También habló sobre la solución que le encuentran por el cambio que están viviendo los diarios papel. "Queremos transformar el kiosco de diarios en una unidad polifuncional de servicios, donde los canillitas podamos carga la SUBE a los vecinos, entregar paquetería comprada por internet o cobrar servicios públicos." "No le queremos sacar trabajo a nadie, sino garantizar el propio y brindarle un servicio a la comunidad más amplio", manifestó Plaini.

Y aprovechó el protagonismo por su día para pegarle al gobierno y para hablar de las cuestiones económicas que, sin duda, también afectan a los canillitas. “Queremos resolver la emergencia social ya que la pérdida del poder adquisitivo de este año fue muy importante. Tenemos que correr al gobierno de las políticas que está tomando para que recupere la sensibilidad social con los sectores más vulnerables y reordenar nuestra fuerza para volver a ser gobierno en el 2019”, declaró Plaini.

Tampoco descartó un posible paro al decir: "Necesitamos hacer una autocrítica muy seria para saber por qué cerramos el diálogo y llegamos a esta instancia. No es que vamos a hacer paro, pero no descartamos nada."

Y cerró diciendo: "Estamos peor que el año pasado, tenemos tarifazo, pérdida del empleo, baja del consumo, inflación y estamos en una etapa de recesión. La Justicia debe juzgar a los funcionarios mientras están en el poder, no cuando se van."

Pero las transformaciones se están viendo y hay esperar que sigan. Hoy no existe diario que no cuente con su versión digital. ¿Por cuánto más seguirá el diario papel?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario