LA ECONOMÍA M

La CEPAL estimó una caída del PBI del 1,5% para este año

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe corrigió a la baja su previsión anterior para la Argentina, de -0,8. Lo adjudica a la contracción del consumo, por el ajuste cambiario y en las tarifas. "Sólo una fuerte expansión de la inversión podría restablecer el crecimiento y ubicarlo en terreno positivo", sostiene.

El PBI de la Argentina sufrirá durante 2016 una caída del 1,5%, desde un cálculo previo de -0,8%, según indicó este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El pronóstico es similar al que estimó la semana pasada el Fondo Monetario Internacional en las perspectivas de América Latina y el Caribe.

De acuerdo al organismo, ese resultado se lograría aún "si se prevé cierta recomposición salarial en la segunda mitad del año como consecuencia de los
aumentos salariales acordados y de la desaceleración de la inflación, que podría acotar la caída del
consumo privado".

El informe explica que en los 1ros meses de 2016, la economía estuvo supeditada a los efectos de las políticas del Gobierno, como la devaluación tras el fin del cepo cambiario; el estímulo a las exportaciones agrarias con la eliminación de las retenciones.

Estas medidas incidieron "sobre los costos internos de los bienes transables, particularmente los alimenticios, provocando un aumento significativo de los precios internos", a lo que se añadió a partir de marzo las subas de tarifas en los servicios públicos. "Esto ocasionó una caída significativa de los salarios reales  y una contracción de la demanda de consumo privado, el principal componente de la demanda agregada", señala.

También señala que el alza de las tasas de interés inducido por el BCRA a fin de estabilizar el mercado de cambios y la disminución del gasto en obra pública en los primeros meses del año "reafirmaron el impacto contractivo asociado al deterioro de los ingresos reales de la mayoría de la población".

"La proyección de crecimiento para todo 2016 depende de los escenarios que se planteen para el segundo semestre. Sin fuentes externas de crecimiento de la demanda agregada (debido al estancamiento general del comercio mundial, agravado en el caso particular argentino por la recesión del Brasil), con una política fiscal que, según lo anunciado por el Gobierno, asumirá una posición  neutra o contractiva, y ante un consumo interno retraído debido a la caída de los salarios reales, solo una fuerte expansión de la inversión podría restablecer el crecimiento y ubicarlo en terreno positivo", dice el informe.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario