HIJO DE 'PAJARITO'

Grabois, el amigo peronista del Papa (para envidia de Macri)

"El que piensa que por darle plata, máxime fondos públicos, a una fundación, escuela, ONG, cooperativa u movimiento popular vinculado al Papa, está haciendo un ‘gesto a Francisco’, es realmente un pelotudo", fueron las duras palabras de Juan Grabois, reproducidas por Vatican Insider al hablar del malestar del Sumo Pontífice con Mauricio Macri por la millonaria donación del gobierno argentino a “Scholas Occurrentes”. Pero, ¿quién es Juan Grabois, este joven que cultiva un perfil bajísimo pero que mantiene una estrecha relación con el papa Francisco, prácticamente familiar?

En las últimas horas, el nombre de Juan Grabois resonó fuerte aunque él intente mantener un bajísimo perfil. Andrés Beltramo Álvarez lo mencionó en su columna en el Vatican Insider/La Stampa, y también lo destacó Julio Bárbaro al contar su encuentro con el papa Francisco. Pero, ¿quién es Juan Grabois?

 

Antes de adentrarnos en su perfil, las menciones:

“'El que piensa que por darle plata, máxime fondos públicos, a una fundación, escuela, ONG, cooperativa u movimiento popular por el sólo hecho de estar directa o indirectamente vinculada al Papa está haciendo un ‘gesto a Francisco’ es realmente un pelotudo, además de un corrupto y un prevaricador', advirtió, seco, Juan Grabois", escribió Beltramo Álvarez desde el Vaticano. De este modo se refirió al malestar del Sumo Pontífice con Mauricio Macri por la imprevista donación millonaria del gobierno argentino a “Scholas Occurrentes”, la fundación pontificia por él creada (ver nota relacionada). 

Continúa la columna en el Vatican Insider, respecto a Grabois:

"El dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular es un hombre cercano a Bergoglio. Entre otras cosas él coordinó los dos Encuentros Mundiales de Movimientos Populares que contaron con la presencia del Papa, el primero en el Vaticano (octubre de 2014) y el segundo en Santa Cruz de la Sierra (julio de 2015).

'Si el Estado financia una organización debe ser por su capacidad para mejorar la realidad del pueblo de la Nación. Scholas hace una tarea enorme en la Argentina y todo el mundo, es por eso que merece el acompañamiento del Estado. Pero presentarlo como un favor al Papa es una barbaridad y algo que de ninguna manera él aceptaría en esos términos. Se ve que no conocen a Francisco', apuntó Grabois (Página/12, 01.06.2016)".

Aunque él aclare que no habla por el Papa, la profunda cercanía y confianza mutua hace pensar que sus palabras, aunque sea en parte, representan el pensamiento de Francisco.

La otra mención a Grabois la realizó Julio Bárbaro, al relatar -en Los Andes de Mendoza- su encuentro a solas con Francisco el miércoles pasado, en el que, entre otras cosas, hablaron de Macri. 

Y dice Bárbaro: "(Francisco) Menciona con halagos a Juan Grabois por su tarea; le cuento que yo soy su padrino de bautismo, tiempos de larga amistad con su padre, Roberto, de fe judía, y de su madre, Olga, de fe católica" (ver nota relacionada).

Ahora sí, ¿quién es Juan Grabois, este joven tan cercano a Francisco?

Juan tiene 33 años y mantiene un perfil bajo y trato directo con el papa Francisco –lo visita seguido en el Vaticano-. Es un abogado católico, principal impulsor de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), un experimento que apunta a representar a cinco millones de cuentapropistas y trabajadores excluidos.

La 'CGT de los precarios' ya cuenta con 80 mil afiliados entre cartoneros, vendedores ambulantes, obreros de fábricas recuperadas, motoqueros, campesinos, tarjeteros y beneficiarios del Plan “Argentina Trabaja”.

Juan es hijo del mítico dirigente peronista Roberto “Pajarito” Grabois, el fundador del Movimiento de Trabajadores Excluidos.

Consultado por La Política Online, en una entrevista publicada en julio de 2014, por cómo nació el vínculo con Bergoglio, antes de ser Francisco, Grabois contó: "en 2005, él hizo una misa en La Catedral en el marco de un conflicto que teníamos con el Gobierno de la Ciudad por los niños que trabajaban en el cartoneo. En 2007 junto a La Alameda, que era nuestro principal aliado en ese momento, nos acercamos para hacer un planteo sobre el trabajo esclavo y le mandamos una carta para invitarlo al acto del 1 de mayo porque veníamos escuchando algunas homilías que nos parecían representativas. También como una provocación hacia el sentido común de la izquierda que era un rechazo liberal ilustrado y prejuicioso a las tradiciones católicas de nuestro pueblo. Nos contestó que no podía pero nos invitó a charlar a la oficina que tenía en La Catedral. Y a partir de ahí hicimos una misa anual que se repitió desde 2008 hasta 2012 con la consigna “Por una patria sin esclavos ni excluidos”. Íbamos cada tanto a charlar con él o iba yo".

"Había una visión general sobre la hegemonía de un capitalismo depredador e inhumano y la necesidad de combatirlo a través de la organización popular. Y después coincidencias en temas puntuales como el trabajo esclavo, el narcotráfico, la trata de personas y la exclusión urbana y laboral", agregó.

Cuando le preguntaron en qué los ayudó Bergoglio, antes de ser Papa, aseguró: "en tratar de poner a la Iglesia en una actitud de protección de los militantes populares que eran perseguidos. Hablar directamente o a través de la Pastoral Social a favor de los trabajadores y de los excluidos en conflictos sociales, las empresas recuperadas, el Hospital Israelita, en las villas, en el caso de los cartoneros, la erradicación del trabajo infantil".

Pero lo más importante, en otra entrevista publicada por Perfil el 27 de marzo pasado, fue la referencia y, particularmente, las diferencias con Mauricio Macri.

“El mensaje del Papa trasciende a Macri. Hay una incompatibilidad entre los valores cristianos que promueve Francisco y los del capitalismo más insensible, posmoderno y neoliberal ”, opinó Grabois.

 “Mientras acá bajan las retenciones a la minería, el Papa saca una encíclica ambiental. Arreglan con los buitres, y Francisco condena el endeudamiento y la usura. Además, reivindica el rol de los sectores populares y las organizaciones de los más pobres, a los que acá se reprime. No es personal. Es un tema de distintas orientaciones de proyectos de civilización ”, explicó.

Cabe destacar que además de ser una organización apadrinada por el Papa, la CTEP que lidera Grabois fue una de las más activas en la protesta contra la detención de Milagro Sala (cabe recordar que el Papa le envió un rosario bendecido a la líder de Tupac Amaru).

Sobre las duras críticas de Elisa Carrió a Francisco, considera que Lilita cumple un rol acordado con el macrismo. “Es cínica: intentó hacer campaña usando al Papa; se postula como honesta y está lejos de ser un ejemplo de austeridad. Es funcional a sectores conservadores”, aseguró.

Podría decirse que Grabois es una de las 'patas peronistas' de Francisco. O, en la actualidad, su nexo más directo con el peronismo. Un vínculo casi familiar que bien lejos está del que podría aspirar a tener Macri con el Sumo Pontífice.

Tal como ya informó Urgente24, Mauricio Macri y su equipo sigue equivocándose en cómo restablecer la relación que alguna vez tuvieron. Y, con la mira en los próximos comicios, este tema genera un estrés extra para el Presidente. Si bien su asesor Jaime Durán Barba asegura que el Papa 'no junta ni 10 votos', la alta imagen positiva que tiene Francisco (aunque haya decaído en comparación con su primer año como Papa) y la influencia que pueden tener las iglesias barriales en el voto (éstas tuvieron mucho que ver en motivar el histórico corte de boleta que derivó en la victoria de María Eugenia Vidal y la peor derrota electoral para el peronismo bonaerense desde el regreso a la democracia, en 1983), no son un dato menor.

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario