INTENTANDO EXPLICAR LO INEXPLICABLE

Urribarri no sabe si podrá cumplir lo pactado con la policía y culpa a Busti

El delegado del gobierno nacional en Entre Ríos, Sergio Urribarri, se encuentra cada día más acosado por los problemas financieros de la provincia, y apela a cualquier argucia con tal de salvar el pellejo. Ahora funcionarios de su gobierno acusan al ex gobernador Busti por los saqueos en Concordia.

PARANA (Especial para Urgente24). Apenas un día después de que Jorge Capitanich, jefe del Gabinete de Ministros de la Nación, le diera el gusto de hacer su propio bláblábláblá para anunciar el acuerdo alcanzado con el gobierno nacional, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, entendió que ese acuerdo es solo papel pintado y que no sirve de nada para afrontar todos los problemas en los que se metió, prometiendo un aumento descomunal a la policía provincial, que no sabe si podrá cumplir, y convocando a paritarias, para los primeros días de enero, a todos los gremios de la administración pública que ya anunciaron que no se sentarán a negociar si no hay un piso salarial que asegure no menos de $8.500 de bolsillo.
 
Por tal motivo Urribarri, más asustado que nunca, encargó a sus funcionarios más cercanos comenzar a buscar chivos expiatorios. Por eso el ministro de Gobierno, Adán Bahl, resolvió atacar con mucha dureza al ex gobernador Jorge Busti que había instando a sus militantes a “fortalecer una estructura política lo más rápido posible ante un eventual adelantamiento de las elecciones en la provincia”.
 
“Quizás los nuevos amigos del doctor Busti le han dado una información que nosotros no tenemos: el adelantamiento de las elecciones es hoy por hoy una fantasía total”, expresó Bahl y agregó “Agradeceríamos al doctor Busti que aporte a la reconstrucción del tejido social roto en Concordia convocando a alguno de los simpatizantes que le quedan en esa ciudad y que fueron activos militantes en la agitación, el saqueo y el pillaje, y que trabajan políticamente en su nombre” (hechos ocurridos en esa ciudad y que provocaron cuatro muertos), denunció el Ministro de Gobierno de la provincia.
 
“Resulta patético ver a un hombre que ha sido tres veces gobernador de esta provincia ir tras la migajas políticas de un ex intendente de la provincia de Buenos Aires. Antes pasaron por Paraná De La Sota, Alberto Fernández, Felipe Sola y otros, luego lo intentó de la mano del PRO, y ahora está cambiando de monta una vez más y necesita mostrar públicamente esa voltereta”, ironizó Bahl.
 
Desde el bustismo salieron a retrucar los dichos del ministro, pero eso forma parte del folclore político que no ayuda a nada, más cuando quienes se expresan son personajes que nadie conoce. Lo grave de la situación es que si lo revelado por el ministro fuese cierto, debería denunciarlo en la justicia, antes que ventilarlo públicamente porque eso devela una actitud propia de mediocres y torpes.
 
En realidad la incapacidad del ministro, lo único que pone de manifiesto es la desesperación en la que está entrando todo el gobierno provincial debido a las torpezas que han cometido todos los mediocres, que como este ministro, conforman el gobierno del mediocre mayor, el gobernador Urribarri, que ante todo lo que se le viene encima, lo único que se le ocurre son chicanas en contra de la persona gracias a la cual está en ese lugar. Un lugar al que jamás podría haber accedido de ninguna otra forma.
 
En definitiva, los mediocres provienen del mismo lugar del que hoy acusan, y este a su vez, quiere ser la “renovación”. Mucho calor, como para explicarlo.
En el medio los entrerrianos miran azorados el devenir de una película que ya vieron y que no ven la hora de que termine y que por fin aflore en esta provincia alguien con la suficiente capacidad para poder encausar tanto deterioro. Mientras tanto, habrá que aguantar “la calor” con saco.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario