AMENAZA DE OTRA INSEGURIDAD JURÍDICA

Una semana clave para la mujer de la bóveda vs. Grupo Clarín

Las sospechas de corrupción salpican ya a Cristina Fernández de Kirchner. En el pasado, el 'hombre de los negocios' era Néstor, su marido fallecido, y ella era la esposa 'despistada' acerca del origen y la administración del dinero. Hoy día, todo es bien diferente porque ella aparece en el medio de la polémica, es uno de los motivos del derrumbe de su credibilidad como gobernante, pero la Presidente de la Nación culpa por todo a su archienemigo Grupo Clarín, y sus aliados. Por eso hay sospechas de que quiere llevar el conflicto más allá de todo, inclusive de la legislación vigente.

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Desde el viernes 10/05 que la propia Administración Cristina difunde los rumores de que trabaja en la intervención de Grupo Clarín. Horas antes, los diputados nacionales ultrakirchneristas Diana Conti y Carlos Kunkel presentaron su proyecto de ley para la apropiación de la empresa Papel Prensa. El Frente para la Victoria cree que podrá resolver en forma administrativa sus problemas políticos, en vez de evaluar el mal desempeño de la gestión del Estado,
 
Cristina Fernández de Kirchner culpa a Grupo Clarín y sus aliados de su descenso en las encuestas de imagen pública en vez de buscar en la inflación, la inseguridad, la menor creación de empleo, la falta de ahorro, el desabastecimiento energético, la elevada presión tributaria sin contraprestación de parte del Estado y la corrupción que estremece los motivos de la impopularidad creciente.
 
La Presidente de la Nación apela a más inseguridad jurídica y un desprecio por el Derecho, para intentar recuperar la popularidad perdida.
 
Al respecto, las noticias son preocupantes.
 
En el diario La Nación, Adrián Ventura, también columnista del canal de noticias TN, afirmó:
    
"La expropiación de parte de Papel Prensa y la posibilidad de que la Comisión Nacional de Valores (CNV) disponga la intervención del Grupo Clarín y desplace al directorio de la empresa -una alternativa que genera mucha controversia incluso dentro del propio organismo- parecen estrategias distintas, pero apuntan al mismo objetivo de tomar el control de las compañías.
 
"El Gobierno plantea expropiar Papel Prensa porque es menos conocida que el Grupo Clarín. Pero ambas decisiones son escandalosas. Incluso, en la CNV hay mucha resistencia de los profesionales de la línea técnica y, por eso, Alejandro Vanoli -titular de la CNV- está produciendo cambios", dicen fuentes del mercado donde cotizan las empresas. (...)".
 
Él recordó que en 2012, el Frente para la Victoria avanzó sobre la española Repsol para apartarla de YPF, la presidenta Cristina Kirchner dispuso su intervención con un decreto de necesidad, y luego el Congreso la confiscó (nunca pagó indemnización alguna, igual que con Aerolíneas Argentinas y con Aguas Argentinas). Más tarde, vía legislativa, sancionó la Ley N°26.831, sobre mercado de capitales, para introducir el artículo 20, que le otorga a la Comisión Nacional de Valores la facultad para intervenir cualquier sociedad que cotiza en la Bolsa.
 
El diputado nacional Roberto Feletti pasará a la historia como un promotor de la pérdida de fortaleza del Banco Ciudad -quitándole los depósitos judiciales- y del desempeño arbitrario de la CNV -aniquilando la credibilidad imprescindible que precisa cualquier mercado de capitales-.
 
Además de que carecen de fundamentos ambas embestidas, en Papel Prensa el Estado tiene el 27%; en Grupo Clarín, 9%: no son situaciones equivalentes, pero el Ejecutivo Nacional intenta ignorarlo aún cuando hay restricciones que imponen los propios profesionales de la CNV. Luego, en ningún caso cabe el control del Estado (que terminó quebrando la ex papelera Massuh, vale la pena recordarlo).
 
Joaquín Morales Solá recordó en el diario La Nación que, en el pasado, no hubo magistrado que avalara las falsas denuncias de los Kirchner sobre crímenes de lesa humanidad contra los accionistas privados de Papel Prensa, y que 2 intervenciones judiciales terminaron con los interventores enfrentados con Guillermo Moreno, el jefe político de los interventores.
 
"(...) El propio Moreno le ofreció a LA NACION, en su momento, la compra de sus acciones para que el Estado se hiciera de la mayoría de la propiedad de la empresa papelera. Sin ningún respaldo legal, el cristinismo está a punto de controlar la producción nacional de papel para diarios y la importación de ese insumo básico del periodismo gráfico.
 
El Gobierno no pudo conseguir nada por vías más o menos legales para cumplir el viejo propósito de Moreno: Hay que bajarle el precio a Papel Prensa y luego hacerla nuestra, dijo poco después de la primera embestida contra la fábrica de papel, hace cuatro años. Es parecida a una frase más reciente de Kunkel: No queremos matar al diario LA NACION; lo queremos quebrado para comprarlo barato. Nadie puede negarles coherencia ni precisión en el ejercicio político de la maldad: están intentando ese proyecto con el cepo publicitario, con la confiscación de Papel Prensa y con la persecución impositiva. (...)".
 
Fuentes oficiales confirmaron que veedores e interventores están siendo preparados para desembarcar en Clarín. ¿Para qué lo harían? ¿Acaso sólo para meter la mano en la caja de la empresa? Improbable. Las primeras decisiones de esas eventuales intervenciones serían el desplazamiento de Jorge Lanata, cuyas investigaciones desquiciaron a la Presidenta, y el control kirchnerista de las redacciones del diario Clarín, de Canal 13, de TN y de Radio Mitre."
 
----------------
 
 

----------------
 
El propio Lanata se refirió a ese tema en su programa Periodismo Para Todos, el domingo 12/05, por Canal 13:
[ pagebreak ]
 
"Me quieren sacar de todos lados, parece. Les quiero pedir a todos: si algo así pasa, si nos sacan, hagan algo. No sé qué. Hagan algo, No les pido que lo hagan por mí. Se los pido, pero para que hagan algo por ustedes. (...) Es loco no, porque este mismo Gobierno me echó hace 9 años de la pantalla de América por una investigación. (...) En el fondo son débiles. Son pobre tipos llenos de guita y miedo. Termino el programa de hoy sin saber si el domingo que viene vamos a estar acá. No tengo idea. Si intervienen el Grupo Clarín al otro día de que mostramos la bóveda de Cristina sería de una torpeza infinita. Sería contraproducente y con eso mostrarían su debilidad".
 
Al respecto, Ventura señaló:
 
"(...) "Vanoli cambia gente. Hace dos años le cortó la carrera a Mabel D'Orazio, que estaba al frente de la Gerencia de Emisoras -la de mayor importancia en la CNV-, y la rebajó a secretaria de directorio, encomendándole tareas administrativas. D'Orazio no quería hacer locuras sobre Papel Prensa. Ahora, hace lo mismo con la actual gerente, Patricia Boedo", aseguró el informante. El viernes último se estimaba inminente su reemplazo por la joven Karina Bermúdez, que hasta hace pocos días estaba en la Subgerencia de Asuntos Legales. Bermúdez fue vista al lado de Vanoli y del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, cuando en abril último todos ellos ingresaron a los gritos en la asamblea de accionistas del Grupo Clarín. En aquella asamblea fue ella la que le dio una orden a la veedora de la CNV, que sí estaba autorizada a participar en la reunión societaria. La veedora se negó a cumplir el pedido, porque estaba destinado a obstaculizar una votación. (...)".
 
Clarín y La Nación denunciaron ya una "nueva y gravísima represalia" del gobierno "preocupado" por informaciones "que lo comprometen" y que "el avance contra la Justicia y contra la prensa no adicta son los ejemplos más claros de un modelo de matriz autoritaria que no admite ningún actor independiente en la sociedad, ninguna voz que no sea incondicional".
 
Y, apuntaron que se trata de "un modelo que se expresa en medidas como el blanqueo de capitales, la reforma para controlar la Justicia y el avance cada vez mayor sobre las libertades individuales".
 
Tras recordar que "cuando hace 4 años se iniciaba la escalada contra Papel Prensa, los accionistas privados alertábamos que el objetivo oficial no era otro que quedarse con la compañía", indicaron en una solicitada que se busca "replicar con el papel lo que sucede con la publicidad oficial o con la información pública: manejarla como un mecanismo de censura indirecta, de premios y castigos".
 
"Hoy, el proyecto de expropiación del oficialismo viene a confirmar todo lo que denunciamos", añadieron los diarios en alusión a "todos los hostigamientos administrativos, regulatorios y judiciales que no perseguían otro fin que quedarse con la empresa".
 
Los accionistas señalaron que "como las maniobras fueron tan burdas y el gobierno jamás pudo demostrar ninguna de sus denuncias comerciales, administrativas o vinculadas a su origen, optó por el camino más directo: la expropiación lisa y llana".
 
"La razón y el momento no son casuales: se trata de una nueva y gravísima represalia contra la prensa independiente en un contexto en que el gobierno observa cada vez con mayor preocupación la difusión de informaciones o investigaciones que lo comprometen", afirmaron.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario