CREEN QUE NO SE CUMPLIRÁ EL DÉFICIT

Ya se habla de 'crac' de la deuda española en 2015

Nouriel Roubini ya no considera suficiente un rescate de España por la UE y el FMI, sino que cree que España seguirá los pasos de Grecia con una reestructuración de la deuda pública, es decir, una quita, para 2015. En tanto, la revista alemana Der Spiegel aprovecha los acontecimientos ocurridos tras la dimisión de Rodrigo Rato como presidente de Bankia para insistir en la necesidad de una reforma financiera, no sólo en España, sino en toda Europa.

 

Nouriel Roubini saltó a la fama por predecir, acertadamente la crisis financiera del 1er. Mundo, y su profundización en Europa.
 
Ahora él ya no considera suficiente un rescate de España por la UE y el FMI, sino que cree que ese país seguirá los pasos de Grecia con una reestructuración de la deuda pública, es decir, una quita, para 2015. 
 
El fracaso de la reforma financiera y la imposibilidad de cumplir los objetivos de déficit sin crecimiento económico serán las causas de este colapso, a su juicio.
 
Respecto a la primera, su firma de análisis estima que existen pérdidas en la banca española de entre 130.000 y 300.000 millones, lo que implica una inyección de capital de unos 30.000-40.000 por debajo de esa cifra. 
 
Además, a corto plazo le preocupan los problemas para financiarse del sector, por la pérdida de valor de la deuda pública que utilizan como colateral en el BCE y las posibles rebajas de rating de España, que incrementan los recortes de valoración (haircuts) de la misma.
 
En cuanto al déficit, estima que España tendría que conseguir enormes ajustes del déficit primario (el que no depende del ciclo) y del déficit por cuenta corriente para volver al camino de la sostenibilidad fiscal. "Estos ajuste no sólo no son realistas, sino que se anulan a sí mismos. A falta de estos ajustes, España necesitará apoyo público". 
 
Asimismo, Roubini cree que el proceso de desapalancamiento iniciado por los hogares y las empresas tiene todavía mucho camino por delante, hasta el 40%-50% del PIB.
 
Roubini presenta tres escenarios para España:
 
> (con una probabilidad del 60%) asume que el rescate de los bancos no consigue recuperar la confianza del mercado y, ante la falta de crecimiento económico, la deuda soberana necesita también un rescate. Así, tanto el BCE como el fondo de rescate europeo EFSF) compran deuda pública española, lo cual permite ganar algo de tiempo, pero no lo suficiente para que nuestro país lleve a cabo reformas estructurales y vuelva al crecimiento. Cuando el rescate se agote, España tendrá que reestructurar su deuda (en 2015);
 
> (más positivo, al que otorga una probabilidad del 15%) implica que la recapitalización proactiva de la banca está acompañada de un cambio en la política europea en favor del crecimiento frente a la austeridad, nuevas medidas de liquidez del BCE y compras de deuda por el banco central e incluso por el fondo de rescate. La recapitalización bancaria logra restablecer la confianza de los inversores en España, y se evita un rescate completo.
 
> (escenario negativo más probable que el anterior, 25%), el Gobierno español se resiste a un rescate, lo cual provoca un contagio a Italia y a los países centrales de la zona euro. En vez de poner más dinero en España, los líderes europeos optan por utilizar el 'cortafuegos' de la UE y el FMI para respaldar una reestructuración ordenada de la deuda en varios países, incluyendo el nuestro, y para facilitar la salida de algunos países del euro a finales de 2013 como pronto.
 
Der Spiegel
 
A su vez, la revista alemana Der Spiegel aprovecha los acontecimientos ocurridos tras la dimisión de Rodrigo Rato como presidente de Bankia para insistir en la necesidad de una reforma financiera, no sólo en España, sino en toda Europa.
 
La publicación incide en que en estos momentos, la banca española se asienta sobre préstamos inestables por valor de un billón de euros aproximadamente y cifra el rescate a la banca española entre 50.000 y 200.000 millones de euros.
 
"Dado que dicha cantidad de dinero supondría una sobrecarga tanto para los bancos como para el presupuesto del gobierno, los expertos creen que el gobierno español debería solicitar ayuda urgente al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).
 
Sin embargo, Der Spiegel señala que Mariano Rajoy "se resiste a este movimiento", porque supondría dar a los socios del euro "voz y voto en el gobierno del país". 
 
Además, indica la revista, también colgaría el sambenito a España como un país de alto riesgo y, probablemente, "esto provocaría su aislamiento de los mercados financieros internacionales durante mucho tiempo".
 
Dadas las circunstancias, señala Der Spiegel, las ayudas directas para los bancos de los países del euro se convierten en "un tema delicado". El Gobierno alemán rechaza completamente esta idea "por temor a que su dinero desaparezca en un pozo sin fondo". De hecho señala que fuentes del banco central alemán, el Bundesbank, aseguran que no tienen ni idea de lo que está pasando en los bancos españoles.
 
Para Der Spiegel, esta falta de conocimiento es una consecuencia del nacionalismo que Europa ha permitido en el florecimiento de su industria financiera. El sector bancario europeo está más interconectado a nivel internacional que cualquier otro, sin embargo, "cada país controla su banca a nivel nacional y, si es necesario, rescata a sus bancos por su cuenta".
 
Es por ello, reconoce la revista al citar a Clemens Fuest, un economista alemán, profesor en la Universidad de Oxford y asesor del gobierno alemán que, "sin una reforma fundamental del sector bancario europeo, el euro está en peligro".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario