¿QUE PASA?

Probado: Aumenta la cantidad de terremotos en el mundo

Los sismos en Haití, Chile y Japón, con la suma de cientos de miles de personas y miles de millones de dólares en daños materiales y los recientes movimientos en México e Indonesia son sólo la punta del iceberg de una situación que se torna preocupante: la actividad sísmica está aumentando en todo el planeta. Según científicos de la Sociedad Sismológica de USA, la actividad geológica (solo en USA) se ha ido incrementando desde el 2009.

 

Un sismo de 7,1 de magnitud en la escala de Richter sacudió ayer por la tarde la costa occidental de México, según la USGS, Servicio Geológico de USA.
 
Conforme a los datos del Servicio Geológico de USA (USGS), el maremoto se produjo en el golfo de California, a unos 200 kilómetros al oeste de la ciudad de Hermosillo, el centro administrativo del estado mexicano de Sonora. El epicentro se encuentra a unos 10 kilómetros de profundidad. 
 
Las autoridades de México no activaron la alerta de tsunami, aunque el temblor sembró el pánico entre los playistas. La magnitud del sismo ha sido rebajada en torno a los 6,9 grados. La noche del miércoles al jueves otra réplica de 6,2 de magnitud, sacudió la costa del Pacífico en el estado mexicano de Michoacán.
 
El primero, que tuvo dos réplicas potentes, de 8,7 y 8,2 grados de magnitud, se registró en la costa occidental de la isla de Sumatra. El sismo activó una alerta internacional de tsunami en 28 países del mundo, y dejó un saldo de 5 muertos y un herido en estado crítico.
 
El 20 de marzo, un sismo de 7,4 grados de magnitud con epicentro en Ometepec sacudió el suroeste de México, en concreto los estados de Oaxaca y Guerrero, dejando un saldo de 11 heridos y unas 32.000 viviendas dañadas.
 
¿Qué pasa?
 
En los últimos meses la actividad sísmica en el mundo se ha incrementado notablemente a niveles hasta ahora inéditos. Particularmente en la zona media de USA solo en 2011 se registraron 134 temblores con una magnitud desde los 3 grados Richter, seis veces más de los que normalmente se experimentaron durante todo el siglo pasado.
 
Y si bien esta tendencia geológica se presenta al menos desde 2001, los especialistas han notado que en 2009 la frecuencia sísmica se aceleró hasta esos niveles actuales en territorio estadounidense. Y entre los varios factores que podrían correlacionarse con el fenómeno se encuentra por lo menos una elocuente coincidencia: durante el mismo lapso la explotación petrolera y de gas también es mayor y por medio de técnicas nuevas.
 
Esto ha sido señalado por científicos de la Sociedad Sismológica Estadounidense, quienes establecen el vínculo entre este aumento exponencial en la cantidad de movimientos telúricos registrados y la actividad humana relacionada con los susodichos combustibles.
 
Con todo, ya el Departamento del Interior de USA ha rebatido esta versión, asegurando que no existen pruebas contundentes que muestren la explotación del subsuelo como causa inmediata en el incremento de la actividad sísmica.
 
Puede ser posible, en efecto, que no se trate de un factor determinante y único en este riesgoso fenómeno geológico, pero sin duda parece improbable que ambas circunstancias no tengan nada que ver entre sí.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario