Leído

A LA PESCA DE BICOCAS

Aprovechando los precios de pandemia, Arabia Saudita avanza sobre BP

Lun, 18/05/2020 - 8:55am
Enviado en:
Por Urgente24

Fondo de riqueza saudita obtiene US$ 7.700 millones de acciones de 1ra. clase. El vehículo de inversión presidido por el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, aprovecha la caída de los precios de las acciones durante la pandemia.

BP
bp.jpg
BP, una oportunidad para quien pueda aguantar la coyuntura.
Contenido

El fondo de riqueza soberana de Arabia Saudita adquirió participaciones por un valor de al menos US$ 7.700 millones en compañías de 1ra. línea estadounidenses y europeas durante los primeros 3 meses del año, ya que caza activos en forma agresiva y a precios de 'crac' durante la pandemia de coronavirus, detalló el diario Financial Times.

El Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita (PIF o Public Investment Fund) fue establecido en 1971 por el Real Decreto M/24 para apoyar proyectos de importancia estratégica para la economía nacional. 

Desde su inicio, el PIF ha sido el principal brazo de inversión del Reino, con un papel importante en la financiación de proyectos vitales en el Reino, incluidos los sectores de refinación de petróleo, fertilizantes, petroquímicos y electricidad. 

Las mayores inversiones del Fondo de Inversión Pública, que está presidido por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, incluyen una participación en BP, empresa de energía del Reino Unido, por un valor de US$ 827,8 millones, y una participación en Boeing, por US$ 713.6 millones a fines de marzo, según un informe regulatorio de USA.

El fondo también ha adquirido acciones en 

 **  Facebook, 
 **  Bank of America, 
 **  Citigroup, 
 **  Walt Disney, 
 **  Marriott, 
 **  Pfizer y 
 **  Starbucks. 

En julio de 2014, el Consejo de Ministros otorgó la autoridad al PIF de financiar nuevas empresas dentro y fuera del Reino, ya sea de forma independiente o en cooperación con los sectores público y privado, sin la aprobación previa del Consejo. 

En marzo de 2015, la supervisión de PIF pasó del Ministerio de Finanzas al Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo (CEDA), creado por las fluctuaciones en los precios del petróleo en 2014. Como parte de este proceso, se nombró un nuevo PIF, presidido por Mohammad bin Salman Al Saud, quien expuso su programa Visión 2030 de gobierno, que propone diversificar los recursos del gobierno y la economía y ayudar a desbloquear sectores estratégicos.

Algunas de las nuevas participaciones, incluso en el operador de cruceros Carnival y el promotor de conciertos Live Nation, se habían divulgado públicamente en las anteriores semanas a causa del tamaño de la inversión sobre el total de acciones de cada empresa.

A fines de 2019, las únicas participaciones difundidas del fondo de riqueza soberana fueron su inversión a largo plazo en el grupo Uber y los restos de una apuesta en Tesla, de Elon Musk.

Yasir Rumayyan, el administrador del PIF, dijo en abril que el fondo de US$ 325.000 millones estaba buscando oportunidades activamente, ya que la pandemia de Covid-19 había provocado la caída de los precios de los activos mundiales y dejó a las compañías desesperadas por dinero en efectivo.

El PIF estuvo haciendo inversiones en el extranjero incluso cuando Arabia Saudita enfrenta su peor crisis económica en décadas, con el reino golpeado por los choques gemelos de Covid-19 y el colapso de los precios del petróleo.

El PIF dijo que era un "inversor paciente con un horizonte a largo plazo" y que estaba buscando oportunidades estratégicas "que tienen un gran potencial para generar retornos significativos a largo plazo y beneficiar aún más al pueblo de Arabia Saudita.

"Estas oportunidades incluyen sectores y empresas que están bien posicionadas para impulsar las economías y liderar sectores hacia adelante", dijo en un comunicado.

En verdad, desde 2015, el PIF realiza inversiones de alto perfil, incluida la adquisición de una participación del 38% en Posco Engineering & Construction Co., de Corea del Sur en julio de aquel año, y un fondo considerable con empresas francesas en octubre. 

En octubre de 2016, SoftBank Group anunció que había firmado un memorando de entendimiento con el PIF para crear un SoftBank Vision Fund con sede en Londres que invertiría hasta US$ 45.000 millones durante 5 años en el sector tecnológico. 

En marzo de 2016, se anunció que la propiedad de la petrolera Saudi Aramco sería transferida al PIF y que el Reino buscará cotizar el 5% de las acciones de Aramco en Bolsa, lo que convertiría al PIF en el mayor fondo de riqueza soberana del mundo.

El mayo de 2017, durante el Foro de CEOs de Arabia Saudita y USA, que llevó al presidente Donald Trump a Arabia Saudita, el PIF anunció planes para "invertir US$ 40.000 mmillones en proyectos de infraestructura, principalmente en USA". 

The Blackstone Group., cuyo CEO y fundador, Stephen A. Schwarzman, es uno de los principales partidarios del presidente rump, firmó un memorando no vinculante por el cual el PIF comprometió US$ 20.000 millones al proyecto. 

El 29 de enero de 2019, Arabia Saudita anunció una sociedad anónima cerrada denominada NEOM con US$ 500.000 millones, 100% del PIF, para desarrollar la zona económica de Neom, ciudad transfronteriza en la provincia de Tabuk, cerca del Mar Rojo, Egipto, Israel y Jordania. 

En marzo de 2019, PIF le pagó a una empresa de comunicaciones de Nueva York, Karv Communications, US$ 120.000 al mes para reparar la reputación diplomática dañada de los sauditas después del asesinato de Jamal Khashoggi. 

Ahora, en mayo de 2020, un funcionario saudí de alto rango le dijo al Financial Times en abril que el Reino había establecido un equipo dedicado para analizar "a medio y largo plazo, a la baja y al alza" de la crisis global.

Otros fondos soberanos en el Golfo Pérsico, tal como Mubadala, de Abu Dhabi, y la Autoridad de Inversión de Qatar, también están buscando oportunidades de inversión, pero el PIF ha sido el más activo.

El PIF se ha transformado desde que el príncipe Mohammed, el gobernante de facto de Arabia Saudita, asumió la presidencia del fondo en 2015. Lo identificó como el principal vehículo para impulsar sus ambiciosos planes para diversificar la economía del reino dependiente del petróleo y modernizar a los conservadores del Reino. 

El PIF se ha encargado de supervisar megaproyectos nacionales y desarrollar nuevas industrias en el reino, al tiempo que aumenta su exposición en el extranjero.

Una persona con conocimiento de los oficios del PIF dijo que hubo una gran actividad en marzo, "cuando los administradores de fondos capitulaban". Añadió: "Trabajaron rápidamente".

PIF compró acciones de BP, que recientemente alcanzó la cotización más baja en 24 años. También en Royal Dutch Shell y Total, entre otras compañías petroleras que se vieron afectadas por el colapso de los precios de la energía provocado por la pandemia de coronavirus.

Las compras se produjeron durante un período en que el precio del petróleo cayó cuando la industria se vio afectada por el colapso de la demanda global y una guerra de precios que estalló entre Arabia Saudita y Rusia.

Riad acordó en abril con los productores mundiales hacer recortes récord de producción de 9,7 millones de barriles por día como parte de los esfuerzos conjuntos para estabilizar los precios del crudo que han caído en más de la mitad desde enero.

Una persona informada sobre los intercambios de PIF dijo que el reino era optimista sobre la recuperación de los precios del petróleo y la economía global y que estaba buscando invertir en acciones, como empresas industriales y energéticas, donde pudieran generar mejores rendimientos.

"Se trata de una combinación de cartera y operaciones estratégicas", dijo.