Leído

CORONAVIRUS

En llamas: Brasil es el 3º país con mayor cantidad de contagiados y Bolsonaro sin Ministro de Salud oficial

Mar, 19/05/2020 - 3:08pm
Enviado en:
Por Urgente24

Brasil ya no solo es el epicentro de contagio de América Latina sino que según el rastreador virtual de la Universidad de Medicina, Johns Hopkins, el país liderado por Jair Bolsonaro es el tercero con mayor cantidad de casos de Coronavirus en el mundo, después de Rusia y Estados Unidos. Es así que el país está en llamas mientras que los hospitales colapsan, se registran 300 muertes en 24 horas y analistas y políticos aseguran que existe un 50% de posibilidades que Bolsonaro acabe su mandato.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
bolsonaro.jpg
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
Contenido

Este martes 19/05 Brasil alcanzó un récord pero nada alegre ya que se convirtió en el tercer país con mayor cantidad de contagiados por Coronavirus en el mundo, justo después de Estados Unidos y Rusia. Esto mismo no solo marca la progresiva superación de la crisis por parte de los países de Europa como España, Italia y el Reino Unido, sino que también que la ineptitud y negación del presidente Jair Bolsonaro tiene consecuencias más grandes de las que el propio mandatario pensaba. 

En las últimas 24 horas fallecieron 324 personas haciendo crecer la cifra de fallecidos en el país a 17.375 mientras los contagiados ya casi son 260.000. En otras palabras, esto significa que Brasil representa el 13% de todos los casos nuevos a nivel mundial en la última semana, así lo indicaron las estimaciones de Bloomberg News. Aunque esto no es todo ya que al mismo tiempo los hospitales, sobre todo en el estado de San Paulo, no dan a basto.

La ciudad está pensando en cerrarse completamente la próxima semana para frenar el contagio e intentar contener la crisis en los hospitales. Sin embargo el gran problema detrás de la situación de San Paulo es la falta de apoyo por parte del gobierno nacional y a su vez el hecho de que no existe estrategia de acción, como tampoco Ministro de Salud oficial: según el presidente de extrema derecha, no hay apuro para nombrar a alguien fijo. Actualmente hay un militar sin conocimientos de medicina a cargo: Eduardo Pazuello. 

"Los días que siguen, en mi opinión, no son días festivos, son días de lucha, días de intensa batalla contra el virus. La población tiene un papel fundamental en esta batalla. Si demuestra que es posible que las tasas de aislamiento aumenten a valores cerca del 60%, demostrará que podemos revertir esta pelea", explicó el coordinador del Centro de Contingencia en San Paulo, Dimas Covas. El estado es la región más afectada hasta el momento ya que hay 65.995 casos confirmados y 5.000 fallecidos.

Es así que Brasil cada vez está más cerca de parecerse a los Estados Unidos de Donald Trump ya que no solo no logra controlar la pandemia y las consecuencias económicas que vienen con ella sino que su presidente también es lo suficientemente escéptico como para recomendar tomar medicamentos que no está probados por el momento. Por lo menos la Casa Blanca no vio salir a dos Ministros de Salud desde que explotó la pandemia.

Al mismo tiempo, el mandatario brasileño de extrema derecha no solo está hundido en los contextos creados por el COVID-19 sino que también sus conflictos políticos con los legisladores que forman parte de su coalición política y hasta con funcionarios que son o que ahora fueron la mano derecha de Bolsonaro. Uno de estos fue Sergio Moro, el ex juez y ex Ministro de Justicia quien renunció luego de que el presidente intente controlar la Policía Federal y los órganos de inteligencia. 

En consecuencia muchos expertos y analistas políticos como Sergio Olimpio Gomes, líder del antiguo partido Partido Social Liberal de Bolsonaro, aseguraron que existen 50% de posibilidades de que el presidente acabe su mandato. "Los votantes de derecha sienten que Bolsonaro los ha decepcionado", dijo Olimpio en una entrevista con Bloomberg News. "El presidente está al filo de la navaja", concluyó teniendo en cuenta que existen cientos de políticos esperando tirarlo abajo con un juicio político cuyas solicitudes ya se encuentran en el Congreso brasileño. 

"Una vez que termine el distanciamiento social, tendrá un escenario de hambre y desesperación que puede crear condiciones para un juicio político", explicó Olimpio.