Leído

¿Y AHORA QUÉ?

Con nuevo Ministro de Justicia, Bolsonaro será investigado por el Tribunal Supremo de Justicia

Mar, 28/04/2020 - 3:05pm
Enviado en:
Por Urgente24

Mientras el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, sigue con sus actividades de ocio normales en un campo de tiro frente a la cuarentena y nombra a un nuevo Ministro de Justicia y Jefe de la Policía Federal después de la salida escandalosa del ex juez Segio Moro, el Tribunal Supremo de Brasil pone el ojo sobre el mandatario y su supuesto intento de injerencia ejecutiva en la Policía y justicia brasileña. Es así que se abrió una investigación contra el presidente.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: NA
bolsonaro800.jpg
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
Contenido

Este martes 28/04, movido por las denuncias del ex juez y ex Ministro de Justicia, Sergio Moro, el Tribunal Supremo de Brasil decidió abrir una investigación sobre el presidente brasileño, Jair Bolsonaro en cuanto a los supuestos planes de injerencia del Poder Ejecutivo en las fuerzas de seguridad, específicamente la Policía Federal. Tengamos en cuenta que la Corte Suprema no es un órgano amigo del presidente en estos momentos teniendo en cuenta que meses atrás decidieron liberar a Lula da Silva y en marzo Bolsonaro convocó una marcha en contra de la institución. 

Recordemos que el pasado jueves 23/04, Sergio Moro dejo el gobierno después de la oficialización del despido del jefe de la Policía Federal, Maurício Valeixo. El mismo era un hombre de confianza del ex funcionario y al parecer era una condición indispensable para la estadía de Moro en el cargo.  

Pero volviendo al ex juez, Moro decidió dejar el cargo pero no de una forma pacífica ya que en su conferencia de prensa atacó directamente contra el presidente cuando lo culpó de querer tener el control total de la Policía Federal y los organismos de inteligencia del país teniendo en cuenta que sus hijos, específicamente Flavio quien está enfrentando acusaciones de corrupción. Aunque esta no había sido la primera interferencia de Bolsonaro en la Policía ya que meses atrás ya había realizado despidos en departamento de Río de Janeiro. 

Es así que estas acusaciones ahora serán investigadas durante 60 días según las ordenes del Tribunal Supremo, especificamente del juez Celso de Mello. Sin embargo algunos analistas aseguran que lo que se tendría que comenzar es un proceso de juicio político en el Congreso, no algo ordenado por el Poder Judicial. "Técnicamente, veo la apertura de una investigación en el Tribunal Federal Supremo como un impedimento para iniciar un proceso de juicio político en el Congreso (por los mismos hechos)", explicó la abogada constitucionalista, Janaina Paschoal en su cuenta de Twitter.

Ahora lo que queda es que se comiencen a reunir pruebas de la supuesta injerencia donde se incluirá una declaración de Moro y hasta habrá acceso a las comunicaciones telefónicas entre el presidente y su ex Ministro estrella y hombre de confianza. Una vez finalizada la fiscalía tendrá que decidir si presentar cargos o no contra el presidente, lo que hundiría al país en una crisis política todavía más grande y sin sentido ya que para que el mismo sea destituido tendía que haber una iniciativa desde el Congreso como bien explicamos anteriormente. Si bien existieron peticiones, el presidente de la Cámara Baja, Rodrigo Maia, no avaló ninguna por el momento. 

Sin embargo, en caso de que la Corte Suprema encuentre razones suficientes para acusar al presidente, estos están en condiciones de enviar una petición de juicio político con más peso al Congreso, aunque al fin y l cabo estará todo en manos de los legisladores.

Pero al parecer Bolsonaro no está tan preocupado con la situación actual puesto que al mismo tiempo que la Corte Suprema daba luz verde a la investigación el mismo acudía a su práctica de tiro habitual, obviando por supuesto todas las medidas establecidas a nivel mundial con respecto al distanciamiento social por el Coronavirus. Aunque no solo eso ya que también oficializó el nombramiento de un nuevo jefe de la Policía Federal y un encargado del Ministerio de Justicia:  Alexandre Ramagem Rodrigues  y el pastor evangélico,  André Luiz de Almeida Mendonça, respectivamente. Y por supuesto, ambos hombres de confianza y cercanos a la familia Bolsonaro.