Leído

LA PANDEMIA DE BOLSONARO

Caos en Brasil: 40.000 muertos y temor a una intervención militar

Jue, 11/06/2020 - 6:48pm
Enviado en:
Por Urgente24

Brasil ya es el segundo país con mayor cantidad de contagiados en el mundo superando al Reino Unido y Rusia, pero además es el tercero con más fallecidos ya que alcanzó los 40.000 muertos. Aunque esto no es lo peor del escenario actual del país vecino ya que mientras el aliado de Jair Bolsonaro y gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, está a punto de enfrentar un juicio de destitución por supuestos fraudes, el periódico norteamericano alerta sobre una posible toma de control militar del país.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
Contenido

Este jueves 11/06 el consorcio de periodistas de Brasil quienes se unieron para dar a conocer datos verídicos sobre la pandemia del coronavirus en el país tras varias fallas e intentos de esconder información por parte del gobierno nacional, dieron a conocer que el país vecino ya registró 40.000 fallecidos. La cifra fue alcanzada tras recopilar datos provistos por los distintos departamentos de salud del estado. 

Esto posiciona al país en el tercer país con mayor cantidad de muertos después de Estados Unidos y el Reino Unido. Aunque en cuanto a contagiados es el segundo con aproximadamente 772.400. 

Recordemos que a principios de esta semana el gobierno de Brasil publicó las cifras de afectados por la pandemia del Coronavirus, sin embargo estas fueron corregidas y reducidas horas después durante el lunes 08/06 por la mañana. Si bien esto fue sancionado por la Corte Suprema Federal y en consecuencia el Ministerio de Salud volvió a informar a diario, muchos no confían en los datos provistos. Es por eso que los medios de comunicación siguen haciendo su trabajo.

Aunque esta no es la única preocupación en Brasil teniendo en cuenta que mientras atraviesa uno de sus peores períodos económicos, el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, enfrentaría un procedimiento de destitución por una supuesta intervención fraudulenta en la lucha contra el coronavirus. Recordemos que el funcionario es uno de los mayores aliados del presidente Bolsonaro en las elecciones 2018 pero que le dio la espalda al mandatario con la llegada de la pandemia y la negativa de Bolsonaro a establecer medidas de aislamiento. "Fui electo teniendo como pilar la lucha contra la corrupción y nunca abandoné esa bandera. Eso es lo que demostraré humildemente a las diputadas y diputados", asegura el funcionario. 

Recordemos que el pasado 26/05 la Policía Federal decidió registrar su propiedad a causa de supuestamente haber desviado dinero en la construcción de hospitales de campaña por la emergencia del nuevo coronavirus. Esto mismo ocurre al mismo tiempo que el jefe de la Policía Federal, Maurício Valeixo, fuera despedido por el presidente Bolsonaro el pasado 24/04 y que el ex Ministro de Justicia, Sergio Moro, acuse al mandatario de querer tener el control total la policía y los organismos de inteligencia. No olvidemos que Bolsonaro ya había introducido cambios en las autoridades de Río de Janeiro el año pasado. 

Como si fuera poco, el prestigioso diario norteamericano, The New York Times, publicó este jueves 11/06 un artículo donde se alerta sobre una posible intervención militar en la situación: "La crisis se ha intensificado tanto que algunas de las figuras militares más poderosas de Brasil están mandando advertencias de inestabilidad", explicó The Times. Bolsonaro celebró la dictadura militar muchas veces y prometió "restaurar el orden". Aunque si bien esto es algo que es común en boca del mandatario de extrema derecha, las preocupaciones crecieron cuando semanas atrás Eduardo Bolsonaro, el hijo del presidente aseguró que habría una "ruptura" en el sistema actual. 

Si bien tanto analistas políticos como funcionarios aseguran que esto no es una opción en el país, la intervención de la Policía Federal, la presencia de militares en cargos políticos y hasta la actitud desafiante que Bolsonaro tiene ante el Congreso y la Corte Suprema son signos de que podría haber una "desestabilización del país", como explicó el ex ministro, Sergio Moro.