Leído

POST PANDEMIA

Alemania quiere forzar un acuerdo UE / China, pero está complicado...

Sab, 20/06/2020 - 9:09pm
Enviado en:
Por Urgente24

El acuerdo comercial entre USA y China por US$ 200.000 millones deja a los proveedores europeos excluidos. El enfoque de China en comprar más productos agrícolas de los Estados Unidos 'afectará negativamente a otros proveedores', dice Max Zenglein, economista jefe del Instituto Mercator para Estudios de China en Berlín. Michael Clauss, principal enviado de Alemania a la Unión Europea advirtió a China que la mayor economía del bloque no está preparada para aceptar un medio cocido tratado de inversión, diciendo: "Un mal negocio no es una opción".

Michael Clauss
michael_clauss.jpg
Michael Clauss cuando era embajador de Alemania en China.
Contenido

En 2018, con la guerra comercial en curso, Beijing otorgó la aprobación a 46 compañías de carne de Unión Europea (UE) países para exportar sus productos a China, más del doble de la cifra para USA.

En 2019, cuando China lidió con una escasez de carne de cerdo y otras carnes debido a un brote de peste porcina africana, que mató a aproximadamente el 60% de su rebaño de cerdos, el número de productores de carne de la UE concedió la aprobación para exportar más del doble (112).

Las ventas de productos agrícolas de la UE a China en 2019 aumentaron 38% con respecto a 2018, a € 15.300 millones (US$ 17.100 millones).

Pero entonces las cosas comenzaron a cambiar. En los primeros 10 meses de 2019, Beijing no otorgó nuevas aprobaciones a los exportadores de carne estadounidenses, pero entre noviembre y diciembre aprobó a casi 350.

La tendencia ha continuado en 2020, con 1.024 empresas estadounidenses que obtienen luz verde para vender a China, en comparación con solo 24 de la UE.

Para las empresas europeas, que habían incursionado en los mercados chinos durante la guerra comercial, ya que Beijing buscaba alternativas a sus proveedores estadounidenses habituales, el acuerdo de la 1ra. fase, como se conoce el acuerdo de enero, fue un duro golpe.

Según Max Zenglein, economista jefe del Instituto Mercator para Estudios de China en Berlín, las empresas europeas evaluaron el acuerdo entre USA y China como "altamente problemático".

"El enfoque de China en las importaciones de USA afectará negativamente a otros proveedores", dijo.

Esas preocupaciones parecen haber sido confirmadas por funcionarios chinos.

Los compromisos de China bajo un acuerdo comercial Según los observadores, la firma con Estados Unidos en enero dejó a las empresas europeas sintiéndose congeladas del mercado de consumo más grande del mundo.

Según el acuerdo, alcanzado en un esfuerzo por frenar una guerra comercial que comenzó en julio de 2018, Beijing prometió comprar productos agrícolas estadounidenses por un valor adicional de US$ 200.000 millones en los próximos 2 años.

Esa promesa fue reiterada días atrás, cuando el secretario de Estado de USA, Mike Pompeo, y el consejero de Estado chino, Yang Jiechi, se reunieron en Hawai para discutir una serie de cuestiones espinosas entre ambos países.

"El acuerdo de la fase 1 ha significado mucho menos espacio para que las empresas europeas tengan acceso al mercado chino", dijo un diplomático de la UE, que pidió no ser identificado.

"El acuerdo efectivamente absorbió la mayor parte del aire de la sala cuando se trata de acuerdos agrícolas, y dejó a las empresas y gobiernos frustrados", agregó.

En los primeros 3 meses de 2020, China compró más de US$ 1.000 millones en soja de USA, uno de los mayores proveedores mundiales de la cosecha, y US$ 691 millones en carne de cerdo estadounidense.

Pero incluso con esos aumentos, Zenglein dijo que era poco probable que China pudiera cumplir su promesa de comprar productos agrícolas estadounidenses adicionales por un valor de US$ 200.000 millones en los próximos 2 años debido a la interrupción causada por el Pandemia de COVID-19.

Las promesas hechas por Yang en Hawái probablemente fueron diseñadas para apaciguar a Donald Trump, quien espera ganar un 2do. mandato como presidente en noviembre.

"Dada la importancia política de los estados productores de agricultura para Trump, parece altamente plausible que este fuera un intento del liderazgo chino para mostrar su disposición a mantener el acuerdo", afirmó Zenglein.

Mientras tanto, las ventas europeas de productos agrícolas a China sufrirán un nuevo golpe luego de que funcionarios en Beijing dijeron que el nuevo brote de Covid-19 en la ciudad estaba relacionado con una "cepa europea" del coronavirus.

Los compradores chinos han detenido las importaciones de salmón europeo después de que se encontraron rastros del patógeno en tablas de cortar utilizadas para preparar el pescado en el mercado de alimentos al por mayor de Xinfadi, donde se identificó por primera vez el brote.

Alemania

Michael Clauss, principal enviado de Alemania a la Unión Europea advirtió a China: "Un mal negocio no es una opción".

En una entrevista exclusiva con el diario South China Morning Post (en Hong Kong, propiedad del grupo chino Alibaba), Michael Clauss, embajador alemán en Beijing antes de mudarse a Bruselas en 2018, describió el progreso de las conversaciones sobre el acuerdo para proteger a los inversores europeos en China como "bastante limitado".

Con Alemania preparándose para asumir la presidencia rotativa del Consejo de la UE en julio, Clauss arrojó dudas sobre cualquier intento de dividir la opinión de la UE sobre China, diciendo: “Hoy, hay una convergencia creciente entre los miembros europeos de establecer una política conjunta, común y unificada respecto de China".

La UE y China iniciaron conversaciones sobre un acuerdo de inversión hace 7 años y las esperanzas iniciales de que se pueda llegar a un acuerdo se han desvanecido. Esto se debe en parte a que el bloque cambió sus prioridades a las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus y en parte a la falta de voluntad de Beijing de hacer concesiones sobre el estatus especial que disfrutan las empresas estatales.

“Actualmente no tenemos la dinámica que sería necesaria para cerrar un trato”, dijo Clauss. "La UE y China han estado negociando durante 7 años, por lo que creo que deberíamos llegar a un acuerdo ahora".

Sin embargo, se espera que el acuerdo de inversión sea un foco importante el lunes 22/06 cuando el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, celebren su primera cumbre UE-China con el primer ministro chino, Li Keqiang.

De todos modos, también se esperaba que estuviera en la agenda cuando el presidente chino, Xi Jinping, visitara la ciudad alemana de Leipzig en septiembre y se reuniera con los 27 jefes de gobierno de la UE.

Esa reunión se pospuso indefinidamente, y la canciller alemana, Angela Merkel, citó la pandemia de coronavirus.

Pero algunos observadores dijeron que la demora también reflejó la falta de resultados sobre el acuerdo de inversión, con China negándose a hacer más concesiones en el acceso al mercado y en igualdad de condiciones para las empresas europeas en China.

"Básicamente, la economía de Europa está abierta y la de China no", dijo Clauss. “Eso significa que China tendrá que tomar más medidas que nosotros para llegar a un nivel comparable de apertura económica.

"Esperemos que todavía sea posible reunirse [para la cumbre] durante la presidencia alemana del Consejo de la UE".

En una entrevista con el SCMP en mayo, el embajador de China en la UE, Zhang Ming le pidió al bloque que fuese flexible en el trato, diciendo: "Esperamos que nuestros socios de la UE nos encuentren a mitad de camino".

Pero Clauss dijo que "un mal negocio no es una opción".

"Tiene que ser un acuerdo integral y ambicioso que traiga un progreso real", dijo. "En cualquier caso, la parte de la UE está comprometida con la fecha límite de fin de año, pero solo si tenemos un acuerdo que valga la pena tener".

Los 5 años de Clauss en Beijing como embajador de Alemania coincidieron con Beijing extendiendo su alcance a Europa a través de la Iniciativa de la Franja y la Carretera de Xi, así como el Plataforma "17 + 1" con países de Europa central y oriental, algunos de los cuales son Estados miembros de la UE.

Pero en los últimos dos años, Clauss dijo que había visto un cambio de actitud hacia China entre los países europeos.

Refiriéndose a los países “17 + 1”, dijo: “Creo que los 17, especialmente los que son Estados miembros de la Unión Europea, adoptan un enfoque primero en Europa. Todo esto es bastante diferente en comparación con lo que era hace unos años".

Clauss dijo que una cosa que no había cambiado era la voluntad de Alemania de hablar sobre temas sensibles de derechos humanos.

Algunos activistas en Hong Kong han acusado a Merkel de ser menos franca con respecto a los planes de China para una ley de seguridad nacional que consideran un obstáculo para la libertad de expresión y la libertad política en la ciudad.

Clauss dijo que Merkel "regularmente planteaba problemas de derechos humanos directamente con el liderazgo chino", y el gobierno alemán "ha sido muy consistente en esto y esto no cambió".

El viernes 19/06, el Parlamento Europeo aprobó una resolución crítica de los movimientos de China en Hong Kong, llamando a los líderes europeos a plantear el tema con Li el lunes y sugiriendo que los estados miembros de la UE lleven a China a la Corte Internacional de Justicia.

Algunos países de la UE, incluidos Francia y Suecia, se han quejado del comportamiento diplomático chino agresivo, incluida la difusión de información crítica, si no objetivamente, en las redes sociales.

"La llamada 'diplomacia del guerrero lobo' es un concepto relativamente nuevo en la diplomacia china", dijo Clauss. "Es, por decirlo suavemente, un enfoque mucho más asertivo en un grado en el que comienza a dañar la imagen de China en Europa".