Leído

ANALIZANDO EL DISCURSO

Si Biden es presidente, se termina el "América primero" y vuelve la política exterior ideológica

Vie, 21/08/2020 - 11:30am
Enviado en:
Por Urgente24

Entre los dardos que disparó el candidato demócrata anoche -cuando aceptaba su nominación- contra el incumbente, destacan los que atañen a la política exterior. Sin mencionarlos por sus nombres, Biden acusó a Trump de haber sido demasiado condescendiente con Putin, reprochó el abandono al aliado kurdo el año pasado y aseguró que "los días de ser acogedores con dictadores se han acabado." La política exterior de Trump estuvo basada en intereses, no en valores ni en ideología -lo que marcó un claro punto de quiebre con sus antecesores-. Ahora, si Biden gana, ¿habrá marcha atrás?

Joe Biden, ¿próximo presidente de USA?. /Foto:OLIVIER DOULIERY / AFP
Joe Biden, ¿próximo presidente de USA?. /Foto:OLIVIER DOULIERY / AFP
Joe Biden, ¿próximo presidente de USA?. /Foto:OLIVIER DOULIERY / AFP
Contenido

El jueves 20/8 por la noche, la Convención Demócrata concluyó con un discurso del candidato presidencial, Joe Biden, aceptando la nominación.

Entre los puntos más importantes de su alocución, el exvicepresidente de Barack Obama buscó marcar diferencias con el incumbente y candidato republicano, Donald Trump.

"Si me eligen, recurriré a lo mejor de nosotros, no a lo peor", afirmó. "Hoy la historia nos enfrenta con uno de los momentos más difíciles que hemos enfrentado: 4 crisis históricas al mismo tiempo. La peor pandemia en 100 años, la peor crisis económica desde la Gran Depresión, el llamado más fuerte en pos de justicia racial desde los sesenta, y la realidad innegable y desafío descomunal del cambio climático. Esta es una elección que nos cambiará la vida. Va a determinar cómo se verá el país por un largo tiempo."

"Juzguen a este presidente por los hechos: 5 millones de estadounidenses infectados por COVID-19, más de 170.000 estadounidenses han muerto, más de 50 millones de personas han pedido seguro de desempleo este año. La tragedia es que no tenía que ser tan malo. No lo es en Canadá ni Europa ni en Japón, casi en ningún otro lugar del mundo. El presidente todavía no tiene plan. Yo sí. Desarrollaremos e implementaremos tests rápidos con resultados inmediatos, haremos los insumos médicos y equipamiento médico que nuestro país necesita. Nos aseguraremos de que las escuelas tengan los recursos que necesitan para estar abiertas, seguros y efectivos. Dejaremos la política de lado. Tomaremos la fuerza de nuestros expertos. Verdad sin adornos. Tendremos un mandato nacional de usar barbijo, no como una carga sino como un deber patriótico de protegernos."

Biden pidió a los estadounidenses tener fe de poder superar esta "temporada de oscuridad" y prometió unir allí donde Trump ha dividido al país. "Seré un aliado de la luz, no de la oscuridad."

Aseguró que si es presidente, gobernará para todos, para quienes lo votaron y quienes no. "Este debe ser un momento americano", aseguró, en un llamado a superar las profundas divisiones que el incumbente reforzó en la población.

Biden se tomó un momento para agradecer a Obama por haber sido "un gran presidente", a quien "nuestros niños podían admirar, y lo hacían. Nadie dirá eso sobre el ocupante actual del puesto."

Quizás los dardos más directos del candidato demócrata contra el actual presidente llegaron cuando habló de política exterior.

"Seré un presidente que apoyará a nuestros aliados y amigos. Le dejaré en claro a nuestros adversarios que los días de ser acogedores con dictadores se han acabado."

Trump ha practicado una política exterior pragmática, dejando en claro más de una vez que él hará negocios con quien sea -líderes democráticos o autoritarios-, si eso es bueno para Estados Unidos. Por otro lado, una de sus decisiones más controversiales fue el año pasado cuando no salió en apoyo de su aliado kurdo frente al avance del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

"Bajo el presidente Biden, América no mirará para otro lado ante las recompensas rusas por las cabezas de soldados americanos. Tampoco aguantará interferencia extranjera en nuestro ejercicio democrático más sagrado - votar."

Una de las acusaciones más fuertes que cae sobre Trump desde el inicio de su presidencia es que gobierna en favor del presidente ruso, Vladimir Putin. Estas dos últimas oraciones de Biden apuntan en ese sentido: la primera refiere a un escándalo reciente en el que Rusia fue acusada de haber ofrecidos botines a talibanes por matar a soldados de USA; la segunda a la interferencia rusa en las elecciones de 2016.

La administración Trump ha sostenido una política exterior basada en intereses y no ideología. Esto marcó una diferencia notable con sus antecesores. La llama "América primero".

La página de la Embajada de Estados Unidos en México la define así:

"El gobierno del Presidente Trump está comprometido con una política exterior centrada en los intereses estadounidenses y la seguridad nacional estadounidense. La paz a través de la fortaleza estará en el centro de esa política exterior. Este principio hará posible un mundo estable, más pacífico, con menos conflictos y más intereses comunes."

Biden indicó en su discurso que daría marcha atrás con esto, regresando a una política exterior más centrada en valores e ideología que en intereses.

"La elección de Donald Trump como presidente en 2016 y su cambio de política exterior hacia el unilateralismo, el proteccionismo y el America First sugiere que la política exterior de Estados Unidos está entrando en un nuevo ciclo, lejos de los ideales wilsonianos que la han caracterizado desde 1917. La derrota de Trump en las elecciones del 2020 podría suponer una vuelta al internacionalismo liberal, pero a pesar de ello es probable que Estados Unidos siga perdiendo protagonismo en favor de potencias como China", escribió Marta Granados, editora en el European Student Think Tank, en el portal El Orden Mundial.

Biden también recordó lo acontecido en Charlottesville hace 3 años, cuando una marcha de supremacistas blancos se encontró con contramanifestantes y una de ellas fue embestida por los ultrnacionalistas. Trump dijo en ese entonces que había "muy buena gente en ambos bandos". "Eso fue un llamado a despertar para nuestro país", dijo Biden. Luego pasó al asesniato de George Floyd a manos de la policía: "Quizás su asesinato fue el punto de quiebre", dijo. Se extendió un poco más para terminar: "Gracias, que Dios los bendiga y que Dios bendiga a nuestras tropas."