Leído

RETROCEDIENDO

USA se relajó, reabrió todo, y tiene récords de contagios

Dom, 28/06/2020 - 12:58pm
Enviado en:
Por Urgente24

El número de nuevos casos diarios de coronavirus alcanzó récords en varios estados de USA el sábado 27/06 cuando el total nacional alcanzó los 2,5 millones, lo que llevó a la campaña de reelección del presidente Donald Trump a posponer los eventos de la próxima semana. Los casos en el estado de Florida aumentaron en 9.636, hasta alcanzar un total de 132.545, dijo el Departamento de Salud del estado, el 3ro. más grande de USA. Carolina del Sur y Nevada también informaron un número récord de nuevos casos de Covid-19. Más de 125,000 personas han muerto de Covid-19 en el país, según la Universidad Johns Hopkins. Un número creciente de estadounidenses de ambos partidos políticos, Republicano y Democrata, creen que lo peor de la pandemia de coronavirus ha terminado, incluso cuando el número de casos nuevos diarios aumenta rápidamente en todo el país.

Automóviles en un lugar de tests de coronavirus afuera del Hard Rock Stadium en Miami Gardens, Florida, que ya esta en 9.000 casos diarios.
Contenido

Más de una docena de estados en el sur y el oeste estadounidense han experimentado una nueva ola de casos de coronavirus, lo que aumenta la posibilidad de que muchas de las regiones que reabrieron sus economías tendrán que revertir las medidas. 

En concreto, la campaña de Donald Trump ha pospuesto eventos en Arizona y Florida a los que el vicepresidente Mike Pence tenía previsto asistir la próxima semana.

El presidente Donald Trump y sus aliados han sugerido que el aumento se debe a un aumento en las pruebas, pero los datos no lo confirman. El número de casos ha aumentado más rápidamente que el número de pruebas, con el porcentaje de pruebas positivas, un indicador de la gravedad de un brote, que supera el 10%, 15% e incluso el 20% en algunos estados. (La tasa positiva recomendada es inferior al 5%).

Anthony Fauci, el experto en enfermedades infecciosas que ayuda a liderar la lucha pandémica de USA, dijo }que algunos estados podrían tener que volver a adoptar políticas completas de "refugio en el lugar" (cuarentena), pero sugirió que primero deberían comenzar con restricciones menos severas, como limitar las multitudes y usar tapabocas o máscaras.

A medida que USA registró su mayor aumento de un día en casos de coronavirus desde que comenzó la pandemia, los temores de que el repunte económico del país podría ser de corta duración causaron que el índice de referencia S&P 500 cayera 2,4% el viernes 26/06.

Los nuevos casos Covid-19 de Florida son un revés para su economía, que se había estado recuperando de los bloqueos ordenados a principios de 2020. La gente llegó a las casas de alquiler de vacaciones de Florida en mayo, aportando ingresos por turismo necesarios al estado.

Pero ahora, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, prohibió el consumo de alcohol en bares y ordenó que cerraran poco después de que muchos volvieran a abrir. Miami dijo que sus playas estarían cerradas durante el feriado del 04/07.

Los positivos de la prueba Covid-19 entre adultos jóvenes y el aumento de la hospitalización obligaron a cerrar las playas, dijo el alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez. "Si las personas no van a ser responsables y protegerse a sí mismas y a otros de esta pandemia, entonces el gobierno se ve obligado a intervenir y restaurar el sentido común para salvar vidas".

La decisión de cerrar bares los días viernes confundió a algunos policías locales que comenzaron a cerrar restaurantes que no necesitaban cerrarse, dijo Carol Dover, directora de la Asociación de Restaurantes y Alojamiento de Florida.

En Texas, el gobernador Greg Abbott, también ordenó que se cerraran todos los bares y limitó las reuniones públicas a menos de 100 personas.

La orden ejecutiva de Abbott, que requiere que los restaurantes reduzcan sus comidas interiores a la mitad de su capacidad, fue el 2do. intento en tantos días de apagar un salto repentino en los casos en Texas.

"Si pudiera rehacer algo, probablemente habría sido frenar la apertura de bares", dijo Abbott a una estación de noticias de Texas. 

¿Qué falló?

Es un cambio significativo desde gran parte de mayo y junio, cuando aumentaron las pruebas, los casos se estancaron en todo el país, la tasa positiva cayó en todo el país y finalmente parecía que las restricciones y las medidas de distanciamiento social estaban trabajando para restringir el crecimiento del coronavirus.

¿Qué salió mal? Los estados comenzaron a relajar sus restricciones y reabrir sus economías, dando a los empleadores, empleados y clientes la oportunidad de volver al mundo e interactuar, alimentando nuevos casos.

Es posible levantar las restricciones de forma lenta y segura, y algunos estados están cumpliendo con los puntos de referencia que los expertos recomiendan para hacer eso. Pero la mayoría nunca controló completamente sus brotes, sino que siguió adelante con la reapertura.

La culpa es de una mezcla de descuido y partidismo. Junto a Trump, tanto el gobierno federal como algunos estados priorizaron la economía sobre la salud pública, expresando descontento con las restricciones. 

Trump llamó a los estados "liberar", reabriendo los comercios. Algunos estadounidenses tomaron ese mensaje, reabrieron sus negocios y volvieron a salir. El uso de máscaras se convirtió en un tema politizado, y segmentos de la población rechazaron cubrirse la cara y otras precauciones contra Covid-19.

Los efectos fueron tristemente predecibles. Citando la investigación sobre la pandemia de gripe de 1918 y los estudios más recientes, los expertos señalaron que los bloqueos funcionaron para frenar la propagación del coronavirus, y poner fin a las restricciones provocarían un aumento en los casos, siempre y cuando no se aplicaran otras medidas preventivas. Pero no se hicieron caso a las advertencias de los expertos.

"Es una situación que no tenía que ser así", me dijo Jaime Slaughter-Acey, epidemiólogo de la Universidad de Minnesota. “Durante casi 3 meses, tuvo la oportunidad de ser proactivo con respecto a la mitigación de la pandemia de Covid-19 y ayudar a normalizar la cultura para adoptar prácticas que frenan la marea de transmisiones y el desarrollo de complicaciones de Covid-19. ... No tenía prioridad sobre la economía".

El resultado: USA se encuentra ahora en medio de una ola predecible y evitable de casos de Covid-19, empeorando lo que ya era la crisis de coronavirus más extendida en el mundo.

Encuesta

Una nueva encuesta del Pew Research Center informó que el 40% de los estadounidenses ahora cree que lo peor de Covid-19 es en el pasado, frente al 26% a principios de abril. Ese número incluye a la mayoría de los republicanos, el 61% de los cuales dijo que el país ya ha sufrido lo peor de la pandemia.

En general, la encuesta, realizada del 16/06 al 22/06, con 4.708 adultos estadounidenses y un margen de error de 1,8 punto porcentual, encontró una división ideológica sorprendentemente profunda entre cómo piensan los republicanos y los demócratas sobre la continua amenaza del virus.

Los demócratas son mucho más propensos a decir que les preocuparía tener Covid-19 y necesitar ser hospitalizados; y se sienten incómodos yendo a salones, restaurantes, eventos deportivos o reuniones sociales. 

En tanto, el 65% de los republicanos dijo que se sienten cómodos comiendo en un restaurante, en comparación con el 28 de los demócratas.

Esta división refleja la clara diferencia de los funcionarios públicos al coronavirus. 

El presidente Donald Trump ha minimizado durante mucho tiempo la amenaza planteada por Covid-19, y ha presionado a los estados a reabrir negocios no esenciales. 

Sin embargo, algunos estados con gobernadores republicanos, como Texas y Florida, han comenzado a reducir esas reaperturas en medio de un aumento en el número de casos.

Muchos demócratas han abogado por una reapertura más cautelosa, y algunos, como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el presunto candidato presidencial demócrata Joe Biden, argumentan por ordenar el uso de máscaras en público .

Más allá de las inclinaciones partidistas, el estudio también encontró una división racial en las actitudes actuales sobre Covid-19, con los estadounidenses negros y latinos más propensos a temer la infección que los estadounidenses blancos.

El estado de Washington, a través del gobernador Jay Inslee, dijo que el Departamento de Salud del Estado de Washington está pausando que cualquier condado del estado pase a la fase 4 del proceso de reapertura, citando preocupaciones sobre la continua propagación del virus.

"La fase 4 significaría un retorno a la actividad normal y no podemos hacerlo ahora debido al aumento continuo de casos en todo el estado", dijo Inslee. "Todos queremos volver a hacer todas las cosas que amamos en Washington durante el verano y abrir completamente nuestra economía, pero aún no hemos llegado".

La fase 4 esencialmente elimina todas las restricciones. Hace varios días, el estado emitió una orden obligatoria para cubrirse la cara.

USA alcanzó un nuevo récord de nuevas infecciones diarias el miérecoles 24/06, superó su propio récord el jueves 25/06 y el viernes 26/06.

Existe cierto debate sobre si esta es la "2da. ola" de infecciones, o si es una continuación de la primera ola que comenzó a principios de 2020 y nunca terminó realmente. Pero lo que está claro es que USA ahora está sufriendo un rápido aumento en los casos de coronavirus.