Leído

"ESTANCANDO LA RESPUESTA"

Advierte The Washington Post acerca del costo de la ignorancia de Trump

Lun, 13/07/2020 - 3:16pm
Enviado en:
Por Urgente24

"Nuestra respuesta pandémica se está estancando. Y se agrava por la ignorancia de Trump", tituló The Washington Post al editorial redactado por su Consejo Editorial:

La cuarentena no es para todos, aunque el nuevo coronavirus presione. Burdines Waterfront, restaurante en un muelle elevado sobre el mar, en Marathon, los Cayos de Florida, tuvo una intensa actividad en su terraza. La espera para una mesa fue de entre 30 y 40 minutos, según The Miami Herald.
Contenido

Editorial The Washington Post:

La respuesta pandémica en los Estados Unidos se está estancando. Dejando a un mosaico de 50 estados, sin una estrategia nacional, azotada por múltiples brotes de aperturas prematuras, y ahora enfrentando decisiones críticas sobre los riesgos de reapertura de escuelas, la nación se dirige en la dirección equivocada. Las claves para frenar la pandemia (pruebas de diagnóstico, localización de contactos, equipo de protección personal, uso de máscaras faciales) están fallando. El presidente Trump tiene la cabeza enterrada en la arena.

Un pilar fundamental para contener la pandemia son las pruebas de diagnóstico. Se evaluó un promedio de 634.000 personas por día durante la semana pasada, pero eso está muy por debajo del objetivo nacional de 1,6 millón de pruebas diarias necesarias para la mitigación del virus, y muy por debajo de lo que sería necesario para suprimirlo, según una metodología desarrollada por el Harvard Global Health Institute. 

En California y Nebraska, algunos sitios de testeo se vieron obligados a cerrar debido a la escasez de kits de prueba, reactivos químicos y otros suministros, informó ABC News. Funcionarios estatales, municipales y hospitalarios en 13 estados dijeron que están experimentando problemas con los testeos.

Igual de importante es el porcentaje de positivos, que aumenta en muchos estados, debido a más enfermedades y pruebas limitadas. El grupo de Harvard dice que el objetivo debe ser del 3% o menos de contagios. Un promedio móvil de 7 días en los Estados Unidos ahora es 8,4% y está aumentando, y en algunos estados, es alto en forma alarmante: Arizona con 27%, Florida con 19.6%, Alabama con 17%, Texas con 16,1% y California con 7,6%.

Un segundo pilar es la búsqueda de contactos para encontrar a los enfermos y aislarlos del público. Debe hacerse rápidamente después de detectar los casos, pero los picos y los retrasos en las pruebas están causando estragos. Peter Hotez, decano de Medicina Tropical en el Baylor College of Medicine, le dijo a CNN que en el sur y el suroeste del país, "los casos están aumentando tan rápidamente que ya no podemos seguir rastreando contactos. No veo cómo es posible hacer eso".

Las máscaras faciales, una medida simple que puede ayudar a controlar la propagación de la transmisión viral, todavía no son obligatorias en todos los lugares donde no es posible el distanciamiento social. Los suministros de equipo de protección personal (máscaras, batas y guantes) se están agotando nuevamente.

Además de todo esto, Trump ha llevado a la nación a un peligroso campo minado de aperturas imprudentes, instando a los gobernadores a relajar las restricciones demasiado pronto, y desencadenando un nivel de nuevos casos diarios que es 3 veces más grande que hace 1 mes. Algunos gobernadores intentan revertir el rumbo, pero con dificultad. Los propietarios de bares en Texas presentaron una demanda contra la renovada orden de cierre del gobernador Greg Abbott.

La grave situación de la nación empeora por la ignorancia y la negación de Trump. Todavía afirma incorrectamente que el aumento en el número de casos se debe a más pruebas. Él dice falsa y cruelmente que "el 99%" de los casos "son totalmente inofensivos". El Presidente está desconectado de la realidad. Sea testigo de las unidades de cuidados intensivos del hospital colapsadas desde Florida hasta California. A pesar de los heroicos esfuerzos de los trabajadores de la salud, la pandemia está fuera de control en la mayoría de USA, muchos estados están abrumados y luchando, y el número de muertos asciende a 132.000 personas.

Eso no es "inofensivo".