MUNDO Liz Truss > Reino Unido > nueva Dama de Hierro

REINO UNIDO

Liz Truss, la nueva Dama de Hierro y ambición tory

Liz Truss (46 años) es la ministra de Asuntos Exteriores británica y la responsable de la negociación del Brexit. Hace años es comparada con Margaret Tatcher.

La popularidad del primer ministro británico, Boris Johnson, ha ido descendiendo con debido a los escándalos que han salido a la luz, como la fiesta (o como ellos dicen "reunión de trabajo") en el jardín de Downing Street en plena cuarentena por coronavirus. Los conservadores ya empezaron a buscar una alternativa. Hasta hace unos días, todas las fichas estaban puestas en el Chancellor of the Exchequer, Rishi Sunak, el joven ministro de Hacienda de origen indio. Pero se ha ido colando otra personalidad: Liz Truss, la nueva "Dama de Hierro" de Reino Unido.

Elizabeth (Liz) Truss, de 46 años, es la ministra de Asuntos Exteriores británica y la responsable de la negociación del Brexit, tras la dimisión de David Frost. Truss asumió la cartera de Exteriores a mediados de septiembre de manos de Dominic Raab, criticado por la caótica evacuación de Afganistán tras la llegada de los talibanes.

La nueva ambición rubia del Partido Conservador ama la palabra "libertad", preconiza un retorno a la pureza ideológica de libre mercado e ínfimo intervencionismo estatal y, según ha escrito una antigua colaboradora, cuando se empeña en algo, lo único que la diferencia de un rottweiler es que el perro acaba soltando a su presa. Hace años es comparada por la prensa británica con Margaret Tatcher, sus seguidores la presentan como "la nueva Dama de Hierro" y ella, encantada, alimenta esas teorías.

Johnson ha visto perder su esplendor y la estrella que más brilla en las fila conservadora es Truss, con un 82% de aprobación según Conservative Home, el oráculo para entender lo que pasa en el partido.

Sin embargo, los datos de la encuesta de la consultora Opinium sostienen que Truss es mucho menos popular entre el público en general. Es más, a ella le iría incluso peor que Johnson, y mucho peor que Sunak, y llevaría a los tories a una aplastante derrota de 16 puntos. Los grandes críticos cuestionan la verdadera capacidad política de Truss, su gran "talón de Aquiles".

El camino de Truss

Cuando la carrera sucesoria para reemplazar a Theresa May en verano de 2019 comenzó, Truss había sido una de las aspirantes que las quinielas daban por hecho, pero la por entonces secretaria de Estado del Ministerio de Finanzas supo interpretar que su momento no había llegado y fue la primera en sumarse al caballo ganador que acabaría resultando la candidatura de Boris Johnson.

En cuanto asumió el timón, el nuevo premier recompensaría su lealtad con la cartera de Comercio Internacional.

Lo paradójico se encuentra en su círculo familiar. Mientras que sus padres, ambos profesores, eran de izquierda y la llevaban cuando era chica a marchas antinucleares y en contra de Thatcher, Truss se inclinó más a la causa libertaria cuando estudiaba en la Universidad de Oxford, donde desarrolló fervientemente su veneración casi religiosa por la apertura de mercados, la reducción de la influencia del Estado sobre la vida pública y privada y la libertad como estandarte.

Reflejo de esto último es una de sus hijas, a la cual le puso de nombre Liberty (en español significa Libertad).

Con tan solo 21 años, se unió al Partido Conservador en 1996, uno de los periodos más difíciles para una formación a punto de ser arrollada por el Nuevo Laborismo encarnado por el por entonces altamente popular Tony Blair.

Sin embargo, Truss no estuvo exenta de escándalos. Tuvo una relación extramatrimonial de 18 meses con un diputado tory, también casado, hasta 2005. Su matrimonio, a diferencia del de su amante, sobrevivió, pero la resiliencia de su unión no fue suficiente para evitar la furia de los electores de su circunscripción de South West Norfolk, cuando un lustro después, el año que Truss logró su escaño en Westminster, descubrieron el affaire.

Para su suerte, este hecho apenas se recuerda y el eslogan de un sector de los conservadores está más en auge que nunca: "In Liz We Truss", parafraseando con su nombre el lema de USA "In God We Trust" (En Dios Confiamos).

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario