Leído

ÉXODO

Uruguay saca provecho a la pandemia: Tentador, pero no tan sencillo para los argentinos

Vie, 12/06/2020 - 3:41pm
Enviado en:
Por Urgente24

Ante la creciente presión fiscal argentina, la iniciativa del mandatario uruguayo Lacalle Pou para atraer contribuyentes argentinos suena cada vez más fuerte. Marcos Galperín decidió partir, lo hizo Susana Giménez y las consultas crecen. Sin embargo, poder gozar de las ventajas que ofrece el país vecino no es tan sencillo como tentador.

Contenido


Este febrero pasado, fue Marcos Galperín, ubicado en el ranking de la Revista Forbes como la cuarta persona más rica de Argentina (detrás de Paolo Rocca, Alejandro Bulgheroni y Alberto Roemmers), quien decidió partir al Uruguay tentado por la oferta del mandatario uruguayo Lacalle Pou.

Luego, fue Susana Giménez, quien, en medio de la estricta cuarentena dispuesta por el gobierno argentino, voló a Uruguay para instalarse allí.

Sin embargo, y más allá de que uno obtenga una residencia fiscal en otro país, si la autoridad fiscal del país en el cual se residía originalmente no otorga la famosa baja fiscal no se deja de tributar en este último.

En este contexto, ayer (11/06) el presidente uruguayo firmó el decreto 163/020 que hace aún más sencilla la obtención de la residencia permanente en Uruguay por las siguientes razones:

- reduce el valor del inmueble que debe adquirir un extranjero para que se presuma la residencia permanente a aproximadamente US$380,000 (en lugar de US$1,700,000);
- reduce la presencia física que se le exige a quienes decidan realizar dicha inversión (en lugar de 180 días, ahora se piden 60); y
- reduce también la inversión mínima que debe realizarse en una empresa local a aproximadamente US$1,600,000 (en lugar de US$5,300,000), siempre y cuando se generen además quince (15) nuevos puestos de trabajo.

Se trata de la confirmación de todos los rumores que circulaban por las calles y playas de Punta del Este en enero de este año.

Adicionalmente, a la mayor seguridad jurídica y la mayor tranquilidad que ofrece desde siempre Uruguay, hay ventajas impositivas muy concretas.

Entre ellas, se destacan que Uruguay ofrece "vacación fiscal" de cinco (5) años, una ventaja que suelen ofrecer los países que quieren promover la inmigración y consiste, como su nombre lo indica, en no pagar ciertos impuestos o en pagarlos pero con una alícuota reducida durante el tiempo que dure dicha "vacación". 

Sobre este punto en particular, se espera que Lacalle Pou envíe un proyecto al parlamento para extenderla a diez (10) años y así competir, entre otros destinos, como Portugal. Esto, que puede no parecer muy relevante para los migrantes argentinos, lo es para los brasileros.

Pasado el plazo mencionado en el párrafo anterior, no se paga Impuesto al Patrimonio (el impuesto a los bienes personales uruguayo) por activos en el exterior y se paga un impuesto a la renta reducido por ganancias generadas por los mismos, siempre y cuando se trate de renta generada por activos mobiliarios (12%).

El sistema impositivo uruguayo conserva algunos aspectos de los sistemas impositivos que cobran impuestos solo por ingresos de fuente local y, cuando esto no resulta de aplicación, las alícuotas del IRPF (el impuesto a las ganancias charrúa) si bien son similares a las que existen en Argentina parten de un mínimo no imponible más alto.

Uruguay no tienen ni remotamente la cantidad de impuestos que tiene Argentina. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cualquier argentino que desee aprovechar estas ventajas debe planificar todo con mucho cuidado y asegurándose de contar con asesores sólidos de ambos lados del río.

El tributarista Sebastián Domínguez explicó que "teniendo en cuenta la presión fiscal en Argentina y el impuesto las grandes fortunas que se está estudiando, se abre la posibilidad de que muchos argentinos se puedan ir a Uruguay a obtener la residencia".

En ese sentido, remarcó que el cambio de residencia fiscal va a ocurrir "por la idea de irse de Argentina y evitar el aumento de la presión tributaria que va a venir teniendo en cuenta el contexto económico que atraviesa el país".

"El beneficio es que más personas de clase media van a poder invertir estos 377.000 dólares y obtener rápidamente la residencia fiscal en el país vecino", añadió.

En tanto, César Litvin, tributarista y CEO es Estudio Lisiki, Litvin & Asociados advirtió que perder la residencia fiscal argentina implica una mudanza efectiva. "Lo que hay que trasladar a Uruguay en este caso es el centro de intereses vitales. Implica trasladar a la familia y la actividad económica personal", detalló.

"De no ser trasladado en centro de interés vital, por más que Uruguay me de la residencia permanente, para la ley Argentina puedo ser doble residente y tributar en ambos países", remarcó.

Para Litvin, el interés de estas medidas es que todos aquellos contribuyentes que tengan parte importante de su patrimonio en el exterior tendrían una ventaja importante dado que la carga es Argentina es muy alta.

"Siendo residente tributario uruguayo no pagas por bienes en el extranjero", aclaró el tributarista. Y añadió: "Muchos empresarios argentinos están consultando por la residencia. Están buscando que país los recibe con más mimos".

Según el especialista en impuestos Ezequiel Passarelli, Uruguay está aprovechando el contexto económico en la región. "Al tener una economía estable desde hace muchos años, al no haberse visto afectada -en comparación con otros países de la región- por el coronavirus, es muy inteligente de su parte tratar de captar capitales e inversión, para crecer, reduciendo requisitos para obtener la residencia fiscal y aumentando beneficios fiscales a los extranjeros que decidan radicarse en el país vecino", consideró.

Asimismo, sostuvo que Uruguay siempre fue un país con grandes incentivos fiscales y regímenes tributarios bastante buenos. "Teniendo en cuenta que Uruguay es un país chico que necesita inversiones, al dar este tipo de facilidades, le es beneficioso".

En ese sentido, describió que "Argentina está en default y Brasil tiene problemas mucho más importante con el coronavirus que el resto de la región". Y concluyó al afirmar que en Uruguay la economía no va a sufrir tanto como está pasando en Argentina.