MUNDO

XI CONTRA LA LIBERTAD DE PRENSA

La tensión entre China y Australia obliga a dos periodistas a escapar de Beijing

Las relaciones diplomáticas entre Australia y China están cada vez más tensas lo que entre otras cosas llevó a que por ejemplo se produzca una reducción del comercio de carne vacuna entre ambas partes. Sin embargo ahora el conflicto pasa por la libertad de prensa y el hecho de que dos periodistas australianos escaparon de Beijing para evitar la censura.

Todo comenzó cuando el pasado 31/08 el gobierno Chino de Xi Jinping decidió detener a Cheng Lei, la presentadora de televisión australiana que actualmente trabaja en el canal en inglés del Partido Comunista. Tras la noticia no hubo una explicación concreta del por qué de la detención, lo único seguro es que desde Sydney las noticias fueron mal recibidas, lo que tensionó todavía más las relaciones entre ambos países que además son grandes socios comerciales. 

Sin embargo la detención de Cheng llegó cuando la relación entre China y Australia ya era preocupante teniendo en cuenta la desconfianza hacia Beijing en cuanto a la pandemia del coronavirus y la influencia de Xi Jinping y sus objetivos a futuro de cara a la dominación regional preocupan a las autoridades australianas. Sobre todo luego del intento chino de pasar una ley que le permita vetar acuerdos entre funcionarios locales y gobiernos extranjeros. Algo que por supuesto está fuera de su alcance hasta el momento.

Sin embargo este martes 08/09, otros dos periodistas Michael Smith, corresponsal en China de The Australian Financial Review, y Bill Birtles, corresponsal de Australian Broadcasting Corporation, decidieron escapar de China antes de que les suceda algo parecido a Cheng. Esto teniendo en cuenta que días antes algunos oficiales chinos les habían hecho visitas sin previo aviso que preocuparon. En otras palabras esto es un intento más y sin precedentes de Xi para controlar la prensa en el territorio. 

Es allí cuando la presión internacional y visibilización de la situación se hizo tan grande que el gobierno de Xi se vio obligado a confirmar la actual situación de Cheng Lei. De acuerdo con el Ministerio de Relaciones Exteriores, la periodista está detenida por delitos de seguridad nacional, algo tan amplio para el Partido Comunista Chino que puede ir desde criticar al gobierno o sus objetivos, profesar ideas pro democráticas con respecto a Hong Kong hasta estar detrás de organizaciones terroristas. 

No es la primera vez en 2020 que suceden este tipo de acusaciones y detenciones, tal es así que en el mes de febrero, 3 periodistas de The Wall Street Journal fueron expulsados del territorio por haber titulado una nota con una connotacion negativa hacia China. Aunque para intentar mantener su nueva imagen globalizadora, las autoridades explicaron que era consecuencia de las regulaciones de Donald Trump en cuanto a que solamente 100 chinos podían trabajar en los medios de comunicación norteamericanos. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario