Leído

TENSIÓN ENTRE POTENCIAS

Xi avanza sobre el capitalismo y la democracia en Hong Kong y el Senado de USA piensa en sanciones

Jue, 21/05/2020 - 7:04pm
Enviado en:
Por Urgente24

Las tensiones en Hong Kong y las nuevas decisiones de China con respecto a imponer un mayor control sobre la isla y sacarle la autonomía que por el momento existe en la ciudad, encendieron las alertas del Congreso de Estados Unidos mientras la política internacional y las relaciones diplomáticas de la potencia de occidente cada vez se ve más inestable. Es así que según dio a conocer The Wall Street Journal tanto republicanos como demócratas están trabajando en sanciones para las autoridades chinas por su accionar en Hong Kong.

Donald Trump y Xi Jinping.
xit_trump.jpg
Donald Trump y Xi Jinping.
Contenido

Este jueves 21/05 por la mañana el Congreso Nacional del Pueblo, uno de los organismos más importantes de China dio a conocer que el próximo viernes 22/05 cuando comiencen oficialmente las sesiones post cuarentena se sancionarán ciertas reglas con respecto a la situación actual de Hong Kong. Es así que esta nueva medida modificaría totalmente la Carta Magna honkonesa, llamada Ley Básica, que incluye derechos que no tiene el resto del país, como la libertad de prensa y de reunión. Claro que esto iría en contra del acuerdo que se firmó con Gran Bretaña en su momento cuando el territorio paso a manos chinas. 

Actualmente Hong Kong representa un oasis de democracia en un mundo autoritario como lo es la China de Xi Jinping, aunque no solo eso ya que cuando el año pasado estallaron las protestas se volvió un símbolo aún mayor de las libertades básicas, teniendo en cuenta que entre los reclamos de las manifestaciones se encontraba la independencia del régimen chino y el respeto de los derechos humanos en la isla. 

Sin embargo ahora el gobierno de Xi parece haber salido más fortalecido de la pandemia del Coronavirus y estar convencido de ir por sus objetivos que se vieron interrumpidos de alguna u otra forma por el virus. Es así que el mismo no duda en sancionar una ley que prohíba “actividades sediciosas encabezadas a derrocar al Gobierno central”, los “actos terroristas” y la “interferencia externa en los asuntos de Hong Kong”. Pero como era de esperar esto no gustó nada a los defensores de la república y la democracia. 

En consecuencia el Senado de Estados Unidos presentaron un proyecto de ley bipartidista, algo difícil de ver actualmente en el escenario político norteamericano teniendo en cuenta que no solo se encuentran en plena campaña electoral sino que también el Partido Demócrata está más convencido que nunca en lograr la salida del presidente Trump en las elecciones de noviembre 2020. Es así que los senadores no tuvieron mejor idea que aplicar sanciones a las autoridades y entidades chinas y a los bancos que hacen negocios con ellas.

"Impondríamos sanciones a las personas que son cómplices de la represión ilegal de China en Hong Kong", dijo Chris Van Hollen, senador demócrata por el estado de Maryland. Aunque al mismo tiempo hay que recordar que Hong Kong es uno de los centros financieros más grandes del mundo y donde las grandes empresas norteamericanas invierten mucho dinero. 

Si bien tal vez la aplicación de sanciones no es lo más sabio en medio de una pandemia internacional y una recesión económica global, los congresistas se ven comprometidos en este proyecto en defensa de los derechos humanos en Hong Kong. Tengamos en cuenta que también se trata de una cuestión de dominio y poder sobre una ciudad que es capitalista pero está en medio de un entorno comunista y autoritario. Es por eso que Estados Unidos busca tener influencia en el territorio ya que es un factor más de la tensión entre ambas potencias.

Recordemos que tanto la lucha por la introducción del 5G en los territorios, la carrera tecnológica y la influencia en el Mar de China, son parte de lo mismo: la puja entre China y Estados Unidos para establecerse como líder internacional. Si bien cada uno tiene su estrategia, durante las últimas semanas el presidente Trump se presentó más nacionalista que nunca mientras Xi se mostró abierto y globalizado que nunca al comprometerse en la búsqueda internacional de la vacuna contra el COVID-19 y una donación a la ONU.