Leído

TRUMP / BIDEN

Debate 'semi muteado' pero la papa caliente es otra: De política exterior no se habla

Mar, 20/10/2020 - 2:52pm
Enviado en:
Por Urgente24

A 2 semanas de las elecciones (y con varios estados ya en proceso de votación temprana), Biden tiene una importante ventaja en las encuestas a nivel nacional pero su ventaja en los estados oscilantes -que definirán el resultado- es menor. El jueves tiene lugar el segundo y último debate entre ambos candidatos pero la cancha ya ha comenzado a calentarse en la previa por el temario: Trump quiere hablar de sus éxitos en política exterior, Biden quiere hablar de sus fracasos en la lucha contra el COVID-19.

Trump y Biden.
Trump y Biden.
El que logra imponer de qué temas se hablará, entra al debate mejor parado. La elección está en manos de la moderadora pero la campaña de Trump asegura que por tradición, en el tercer debate se habla de política exterior. Sin embargo, este año se da la situación iregular de que no hubo segundo debate.
Contenido

Este jueves 22/10 tendrá lugar el segundo y último debate entre el presidente Donald Trump y su contrincante demócrata, Joe Biden, de cara a las elecciones presidenciales del 3/11.

En realidad, la votación ya comenzó en USA: además del voto por correo, al día de ayer (19/10) ya eran 39 los estados que habían comenzado a votar de manera presencial anticipada (ayer abrió el telón, entre otros, Florida; estado clave donde los expertos dicen que si Trump pierde, sus chances de ganar la elección se verán seriamente lastimadas) y ya eran 25 millones de estadounidenses los que habían votado.

En la elección de 2016, el 40% de los que votaron lo hicieron de manera anticipada, explicó el experto en política de USA, Sebastián Maril, en su Twitter.

La Comisión de Debates Presidenciales ha anunciado cambios en las reglas en el próximo y final debate entre Trump y Biden.

Bajo las nuevas reglas, ambos candidatos tendrán 2 minutos ininterrumpidos al comienzo de cada uno de los segmentos de 15 minutos para exponer su posición. Lo que es nuevo es que durante estas alocuciones, el micrófono del candidato opositor estará apagado, en un intento por limitar las interrupciones (recordemos que el primer debate fue caótico por las permanentes interrupciones de Trump a su interlocutor).

Tras los 2 minutos de cada uno, comenzará la discusión, en la que los micrófonos de ambos candidatos estarán abiertos.

La comisión ha dicho que ambas campañas aceptaron la nueva regla.

Recordemos que debería haber habido un segundo debate la semana pasada que no tuvo lugar porque Trump se negó a participar luego que la comisión estableciese que debía ser virtual, dada la convalecencia del incumbente del COVID-19.

Eso hace del que iba a ser el tercer debate, solamente el segundo (y final).

En un comunicado, la campaña de Trump dijo estar "comprometida a debatir" con Biden pese a los "cambios en las reglas de último minuto de la comisión tendenciosa en su último intento de dar ventaja a su candidato favorecido."

La campaña del presidente reclama que se mantenga como eje central del debate la política exterior (de eso suelen tratar los terceros debates por tradición, aducen, y, según el equpo de Trump, de eso habían acordado originalmente ambas campañas que se trataría el tercer debate), pero la moderadora, Kristen Welker de NBC News, anunció la semana pasada que los temas serán raza, seguridad nacional, liderazgo, la familia americana, COVID-19 y cambio climático.

La campaña de Biden dijo, en cambio, que el acuerdo entre ambos equipos y la comisión había sido que el moderador del debate elegiría los temas.

La comisión ha aceptado omitir política exterior del temario.

El caso es más raro y difícil de juzgar porque esta vez no ha habido segundo debate.

El cambio en los tópicos, según la campaña de Trump, favorece a Biden, ya que este prefiere "evitar la conversación sobre sus propios récords en política exterior, especialmente desde que el presidente Trump ha conseguido acuerdos de paz históricos entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Baréin."

Pero la campaña de Trump también alega que la decisión tiene que ver con evitar que Biden tenga que explicar los supuestos vínculos de su hijo con intereses chinos y ucranianos y su propia presunta relación con el Partido Comunista Chino.

La campaña de Biden respondió que Trump buscaba hablar de política exterior porque pretendía evitar preguntas sobre su respuesta al coronavirus.