NI TELÉFONOS NI AUTOS

Apple busca conquistar y transformar la atención primaria de la salud

Apple, ya una de las empresas de tecnología más importantes del mundo, se propone cambiar el modelo médico global y lograr, a través de sus dispositivos, que los pacientes no solo consulten a los profesionales cuando algo está mal.

El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo que la mayor contribución de la compañía a la humanidad será la salud. Hasta ahora, hubo algunas iniciativas destinadas a conquistar y transformar la atención médica  primaria.

Según fuentes y documentos a los que accedió The Wall Street Journal, el gigante tecnológico proyecta un servicio médico con profesionales propios y en sus propias clínicas

Con el objetivo de probar esa y otras ambiciones, la empresa se hizo cargo de los centros AC Wellness, que atienden a sus empleados y también creó un equipo con decenas de médicos, ingenieros, diseñadores de productos, entre otros.  

No obstante, la medida no estuvo exenta de críticas y reservas acerca de la privacidad de los datos por parte de especialistas y otros familiarizados con los documentos, entrevistados por WSJ. 

Mientras, de acuerdo a la lectura del medio, la estrategia del gigante se enfoca en un negocio que conoce bien: vender dispositivos, particularmente el reloj inteligente Apple Watch

El nuevo servicio de atención primaria no ha despegado aún. Hasta el momento se lanzó una aplicación pero que no ha cosechado el compromiso buscado por parte de los usuarios. 

Un portavoz de Apple dijo que la integridad de los datos es la base de todas sus innovaciones y aclaró que la compañía aún se encuentra en las primeras etapas de su trabajo en el ámbito de la salud. 

Según la versión oficial, las nuevas tecnologías, como las notificaciones de frecuencia cardíaca en el Apple Watch, han mejorado la salud de los usuarios.  

 

Nuevos mercados 

En la búsqueda por conquistar nuevos mercados, el sector de la tecnología ha considerado la atención médica primaria de la salud como una oportunidad sin explotar.  

Algunos de los mayores esfuerzos han fracasado, como por ejemplo Haven, de Amazon en asociación con otras empresas, que tenía el objetivo de reducir los costos de atención médica.  

Bajo el liderazgo de Cook, Apple ha multiplicado por ocho su presupuesto de investigación y desarrollo a 20.000 millones de dólares anuales, según sus documentos públicos. Y además de un reloj inteligente, la compañía ha lanzado auriculares inalámbricos y nuevos servicios. También ha invertido mucho en salud, conducción autónoma y realidad aumentada, todas áreas técnicamente complejas y de alto riesgo, lo que significa que las ofertas que cambiarán el juego podrían tardar años o nunca llegar (WSJ). 

A juzgar por el comportamiento del gigante tecnológico, se estima que está en proceso de estudiar los mercados durante años previo a presentar su propia oferta. A veces trabaja extensamente en nuevos proyectos o tecnologías que finalmente no lleva al mercado. 

En 2016 dio el primer paso con una de sus ideas sanitarias más ambiciosas, que consistió en un plan para ofrecer medicina de atención primaria utilizando los datos recopilados por el Apple Watch.  

El director de operaciones y supervisor del equipo de salud de Apple, Jeff Williams, instó a los empleados a pensar en grande. Dijo que deberían interrumpir lo que él llamó el modelo de atención "363" en Estados Unidos, donde los pacientes no ven a sus médicos 363 días al año y solo lo visitan cuando algo sale mal. 

Si Apple pudiera demostrar que su combinación de sensores de dispositivos, software y servicios podría mejorar la salud de las personas y reducir los costos, la compañía podría franquiciar el modelo a los sistemas de salud e incluso a otros países (WSJ). 

 

Prueba piloto

Para empezar con el ambicioso plan, Apple decidió probar con sus propios empleados. En primera instancia, se hizo cargo de sus clínicas de salud, antes dirigidas por una startup.

En 2017, contrató a la doctora Sumbul Desai de la Universidad de Stanford para ejecutar el proyecto, que recibió el nombre en clave de Casper, según explicaron personas familiarizadas con el plan a WSJ. 

El plan continúa, pero se ha visto desalentado por múltiples salidas de trabajadores por críticas a la cultura laboral y al manejo de datos privados. En efecto, derivó en la renuncia de la doctora Desai. 

Ni Desai ni Jeff Williams respondieron a una solicitud de comentarios del WSJ.  

Con base en estos avances, han lanzado una aplicación llamada HealthHabit que se está probando en empleados de Apple con sede en California, pero ha tenido problemas por la baja participación desde el lanzamiento hace seis meses. 

La herramienta ofrece conectar a las personas con los médicos a través del chat y los alienta a establecer desafíos de salud como "Voy a hacer más ejercicio esta semana". Aquellos con antecedentes de hipertensión pueden conectarse con asesores de salud que pueden enviarles un tensiómetro y una balanza.

La mitad de las personas que lo habían descargado hasta mayo no se habían inscrito y el compromiso entre muchos que se han inscrito ha sido bajo, según los documentos y las personas familiarizadas con la aplicación. 

Williams elogió los resultados de las clínicas en el tratamiento de la hipertensión y los señaló como evidencia que respalda el potencial de HealthHabit, pero algunos empleados han descreído en el optimismo hacia el producto, ya que las competencias han revelado tasas de éxito mucho más bajas.  

Con todo, se trata de una prueba piloto interna, no un producto final. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario