Vida Sana

LA TECNOLOGÍA, IMPLICADA

¿Por qué nos desconcentramos tan fácil?: posibles causas y soluciones

Los psicólogos Wilson y Korn (2007) estipularon que, a pesar de existir diferencias individuales, el nivel de concentración de los humanos es generalmente bajo. En un estudio realizado en el 2015 por Microsoft Canadá se estipuló que la capacidad de atención promedio estaba en los 12 segundos. Estrategias para concentrarse más en las tareas y tips para mejorar el rendimiento.

Mantener una conversación, leer un libro, rendir en el trabajo, tomar una decisión o realizar una tarea pendiente parece que nos costara cada vez más. "No puedo concentrarme, no sé qué me pasa", decimos, tratando de definir el porqué.  

Ahora bien, esto no es motivo de preocupación porque es un fenómeno común. A veces, en algunas etapas de la vida, concentrarse resulta una tarea titánica. Este dato nos puede tranquilizar un poco, ya que no tenemos ningún problema. A veces, el miedo, la angustia o el exceso de información hace que nuestro cerebro se "canse" y no pueda procesar ningún tipo de tarea nueva. 

La baja concentración hace que el rendimiento se vea afectado y, al ver que no llegamos a cumplir nuestros objetivos, eleva la ansiedad y nos produce malestar. Pero la única forma de entender qué nos sucede es estudiar un poco más a la mente humana. Veamos. 

Los psicólogos Wilson y Korn (2007) estipularon que, a pesar de existir diferencias individuales, el nivel de concentración de los humanos es generalmente bajo. En un estudio realizado en el 2015 por Microsoft Canadá se estipuló que la capacidad de atención promedio estaba en los 12 segundos.

Con esos datos a mano, la concentración también se ve afectada por el contexto que nos rodea. Algunos problemas que desencadenan en falta de atención:

*Sobrecarga laboral: Las jornadas laborales extensas e intensas, de más de 8 horas, terminan generando un efecto contraproducente ya que no dejan tiempo para que el cuerpo y el cerebro descansen y se repongan por tanto trabajo realizado. Por otro lado, ser "multitasking" nos hará quedar bien con la o el jefe pero dinamitará nuestra concentración. Hacer más de una cosa a la vez puede hacernos no prestar la atención adecuada a cada tarea.

*Estrés: El estrés crónico perjudica nuestra salud física y mental. Produce dificultades cognitivas, y una de ellas es la falta de concentración. A mayor estrés, más complejo será enfocarse en las tareas.

*Exceso de tecnología: Todos los objetos tecnológicos son una gran fuente de distracción, además que nos sobrecargan de información y cansan la mente. Algunas ideas para paliar estos efectos negativos son: poner el teléfono en un lugar alejado o determinar horarios específicos para revisar el mail o las redes. 

*Falta de descanso: El cansancio es uno de los peores enemigos de la concentración. Para que el cerebro tenga un rendimiento óptimo, debemos disfrutar de un buen descanso a la noche. Ya sea porque sufrimos de insomnio o dormimos poco o mal, al día siguiente todo nos cuesta el doble y la concentración es nula. 

Soluciones

*Poner sonidos de fondo: A veces, lo que nos desconcentra son distractores acústicos, por ejemplo la televisión muy alta o bocinas de los autos que pasan por la calle. Estos ruidos son difíciles de evitar, dado que no está en nuestro poder el poder reducirlos, pero sí que se puede usar como barrera acústica sonidos de fondo. Poner música clásica o sonidos de la naturaleza es una buena opción para concentrarse.

*Realizar meditación: Varios estudios han demostrado que la meditación y el Mindfulness mejoran la capacidad de concentración. También reducen los niveles de estrés, ansiedad y depresión.

*Dividir los tiempos en 30 minutos: Para realizar varias tareas, dividir los tiempos en intervalos de media hora. Al finalizar los 30 minutos, darse un pequeño descanso. Para que esta técnica funcione, es importante tener en cuenta que durante esa media hora hay que rendir al máximo.

*Practicar ejercicio físico: Practicar ejercicio físico tiene muchos beneficios sobre nuestro cerebro. Además de mantenernos de buen humor gracias a la acción de las endorfinas, el deporte mejora la capacidad de concentración.

Si el déficit de atención es demasiado frecuente, es necesario consultar con un médico clínico, un psicólogo o un psiquiatra, que podrán ayudarnos a encontrar una solución a este problema. Lo importante es no desesperarse y buscar ayuda para tener una vida mejor.  

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Te puede interesar

    Dejá tu comentario