Leído

SENCILLO CAMBIO DE HÁBITOS

Los 3 trucos que ayudaron a un hombre a bajar 45 kilos en un año

Dom, 24/11/2019 - 9:56pm
Enviado en:
Por Urgente24

Un hombre de 41 años, quien siempre sufrió de sobrepeso, reveló que con un cambio de actitud y empeño, pudo estar en forma y disfrutar más de la vida. Se enferma menos seguido, no tiene tantos dolores de cabeza, puede realizar más actividades con sus hijos (nadar, correr o escalar) y se dio cuenta de que le gusta mucho caminar. "Cuando camino por la calle y veo mi reflejo en las vidrieras, no me reconozco. Mi madre no me reconoció cuando la fui a buscar al aeropuerto", dijo en una entrevista.

El cambio de Andrea Scotti con 3 sencillos trucos.
Contenido

Las formulas mágicas para adelgazar no existen, pero si uno tiene el objetivo presente, puede adaptar un estilo de vida más saludable que lo ayude a conseguir un descenso de peso. Este fue el caso de Andrea Scotti, un hombre de 41 años de Dubai, quien logró bajar 45 kilos en 1 año con simples cambios de hábitos. 

"Tuve sobrepreso desde que tengo memoria", dijo a Men's Health. Él siempre comió comida sana, pero en forma desproporcionada y no realizaba actividad física. Mientras ganaba años, su peso siguió subiendo y él se iba acostumbrando a tener kilos de más. "Tener sobrepeso era una forma normal de vida", expresó y agregó que, a pesar de estar mentalmente sano, empezó a sentirse más lento y con mucho cansancio. A los 40, llegó a los 115 kilos. 

Al darse cuenta de su estado, quiso cambiar su forma de vida. Quería ser más activo y por eso comenzó a correr, pero desde que estaba "entrenando", empezó a comer más, y los resultados no se veían. Por eso fue con un personal trainer, quien lo encaminó y le propuso hacer un plan con 3 sencillos cambios de hábito. 

Primero, hacer entre los 12 mil y los 16 mil pasos al día. "Vendí mi auto y empecé a caminar a todos lados", dijo. 

Segundo, comer menos calorías de las que quemaba. Empezó a aprender a cocinar, incluido cómo maximizar el volumen y la energía de sus comidas y que estas siguieran teniendo buen gusto. 

Tercero, entrenar al menos tres días a la semana. Para alguien que nunca había ido al gimnasio, le fue complejo al principio. Empezó entrenando grandes grupos de músculos y ejercicios con gran intensidad. El primer mes fue el más complejo, pero su entrenador siempre lo acompañó. 

Como resultado de este cambio de hábitos, Scotti perdió 43 kilos en 8 meses. Con el descenso de peso, descubrió numerosos y profundos cambios en su organismo, como que se enferma menos seguido y no tiene tantos dolores de cabeza, puede realizar más actividades con sus hijos (nadar, correr o escalar) y se dio cuenta de que realmente le gusta caminar. "Me ayuda a relajarme y hace que se desvanezca todo el estrés", indicó. También se siente más rápido mentalmente: "Siempre estoy a un 150% de mi capacidad". 

Tanto fue el cambio que le cuesta aceptarse tal como es ahora. "Cuando camino por la calle y veo mi reflejo en las vidrieras, no me reconozco. Mi madre no me reconoció cuando la fui a buscar al aeropuerto", reveló. 

"Suena estúpido, pero darme cuenta que tener sobrepeso no era una condición permanente fue un gran descubrimiento para mí. Por mucho tiempo creí que mi cuerpo estuvo fuera de control, debido a mi metabolismo o a mi genética. Una vez que me despegué de esa idea, todo fue más fácil de lo que imaginé. Es un proceso simple: seguilo y tendrás resultados, seguilo por un largo tiempo y tendrás grandes cambios", finalizó. 

Desde Medline Plus, indican más hábitos para poder bajar de peso de una forma saludable, como por ejemplo desayunar todos los días, planear las comidas (no esperar hasta tener hambre para decidir qué comer), ingerir los alimentos saludables primero (como sopa o ensalada), y realizar comidas pequeñas con colaciones saludables y medidas durante el día.  

Otro consejo importante para el descenso de peso efectivo es organizar la cocina familiar. Mantener los alimentos saludables a la vista, tener una fuente de frutas frescas en la mesada para que esté siempre cerca por si hay hambre y comer siempre de los platos, ya que hacerlo directamente de la bolsa promueve un consumo excesivo. 

Y algo clave es mantenerse siempre con la cabeza en el objetivo. Por eso, cuando el desgano comience a aparecer en el camino, los amigos y la familia pueden ayudar a mantener el rumbo y demostrar su apoyo. Una buena opción para motivarse es comentar los progresos a los más cercanos y darles actualizaciones periódicas. También registrar todos los cambios en aplicaciones de seguimiento de descenso de peso.