VIDA SANA

SEGÚN ESTUDIO INGLÉS

La solución para mitigar los efectos negativos de los atracones navideños

Luego de las reuniones festivas, las personas tienden a sentirse más pesadas, como también angustiadas por sus descuidos durante la cena. Pero según un estudio realizado por la Universidad de Bath, del Reino Unido, y publicado por la revista The Journal of Physiology, practicar ejercicio diario contrarresta los efectos perjudiciales a corto plazo de los excesos de comida y bebida.

Luego de la comilona de la noche del 24, es normal que las personas sientan pesadez por la cantidad en exceso de comida ingerida. También algunos sienten preocupación por el posible aumento de peso que los platos festivos conllevan.

Pero esta situación no debe llevar al pánico, a la angustia, la culpa o recurrir a dietas milagrosas o "detox", para "limpiar" al organismo de las calorías consumidas.

Según un estudio realizado por la Universidad de Bath, del Reino Unido, y publicado por la revista The Journal of Physiology, practicar ejercicio diario contrarresta los efectos perjudiciales a corto plazo de los excesos de comida y bebida. 

Una actividad física diaria ayuda integralmente al organismo tras los excesos de las fiestas.  

Los científicos eligieron a 26 adultos jóvenes sanos que tuvieran hasta 30 años y les pidieron que consumieran más calorías de costumbre durante una semana.

A la mitad de los participantes se les restringió su actividad física (menos de 4.000 pasos diarios) para que hubiera un excedente energético. Además, consumieron un 50% más de calorías. La otra mitad corrió durante 45 minutos al día en un caminador y se le pidió que consumieran un 75% más de calorías.  

Los investigadores tomaron muestras de sangre, pruebas de glucosa y muestras de grasa abdominal. Luego de la semana experimental,  las diferencias entre los dos grupos se notaron.

El grupo más inactivo mostró una alteración del metabolismo: subieron los niveles de azúcar en la sangre y las células de grasas tenían una sobreexpresión de genes relacionados con el equilibrio nutricional.  

El grupo que hizo actividad física, al contrario, tuvo niveles de azúcar estables y algunos cambios menores de la expresión genética en sus células grasas.

"El ejercicio vigoroso ha contrarrestado la mayor parte de los efectos de la sobrealimentación a corto plazo. Esta nueva investigación muestra que el ejercicio tiene efectos positivos, incluso cuando estamos almacenando de forma activa la energía y aumentamos de peso”, indicó el coautor del estudio, James Betts.

La solución a los excesos navideños es, entonces, la actividad física diaria y una dieta balanceada. Nada de dietas rígidas, detox, o angustias por un aumento de peso "descomunal". 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario