Leído

BASTA DE FRACASOS

Cómo planificar los objetivos de Año Nuevo y los secretos para cumplirlos

Dom, 29/12/2019 - 11:07pm
Enviado en:
Por Urgente24

El año 2019 se va y muchas personas comienzan a pensar las metas para el 2020. Para lograrlas, existen algunas maneras que pueden ayudar en esa extenuante tarea. Según un estudio, las personas renuncian a sus objetivos del año debido al poco autocontrol, el estrés en exceso y las emociones negativas.

Contenido

Según un estudio, las personas renuncian a sus objetivos del año debido al poco autocontrol, el estrés en exceso y las emociones negativas. Apenas unos meses iniciado el nuevo período, eliminan de sus listas de quehaceres sus metas y las posponen para el próximo año, por lo que resulta un espiral infinito de "lo hago-no lo hago". 

Es importante planificar los objetivos del próximo año pero al hacerlo se cometen algunos errores básicos que llevan a que la persona falle y no los cumpla. 

Aquí, algunas claves para cumplir las metas: 

Tener objetivos específicos

Un plan que sea ambiguo lleva a un resultado ambiguo. Los objetivos que son del estilo "ir más al gimnasio", no tienen ninguna especificidad. Por eso, hay que trabajar sobre ideas concretas. Es decir, en vez de "ir más al gimnasio", "ir 3 veces por semana al gimnasio". 

Tomar en cuenta los recursos 

Es importante que al planear un año, se tengan en cuenta los recursos externos (plata, tiempo y energía) y los internos (disciplina, sociabilidad, organización). Si, por ejemplo, el objetivo para el año 2020 es comprarse una casa nueva, pero no tenemos disponible el capital, se debe sacar de la lista. Así se evitan las frustraciones. 

El enunciado, siempre en positivo

El cerebro se enfoca en aquello en lo que se piensa. Por ejemplo, cuando uno desea cambiar el auto, por la calle la persona tiende a mirar con más detenimiento a los modelos que le agradan. El Sistema de Activación Reticular, una parte del cerebro que regula la atención, es el encargado de esta conducta. O sea, la persona está atraída por lo que piensa, y por eso es mejor pensar en lo que uno quiere. Por ejemplo: No pensar "Quiero dejar de tener poca plata" sino "Quiero aumentar mis ingresos". 

Tener objetivos motivadores

En vez de hacer una lista con variados puntos a cumplir, elegir algunos y que estos estén enfocados en hacer algo urgente y que realmente apasione. Lo importante es preguntarse a sí mismo: "¿Para qué quiero cumplir esto?". Si la respuesta emociona, ese es el camino a seguir. 

Metas realistas y bajo el control de cada uno 

El objetivo tiene que depender de cada persona, no por una cuestión azarosa. Si el deseo es conseguir una pareja, quizás pueda suceder o quizás no, ya que el candidato o candidata puede no aparecer en el camino. Lo que sí está al alcance de cada uno es socializar y conocer más gente, que aumentará la posibilidad de encontrar un novio o novia. Entonces, teniendo en cuenta este punto, a veces hay que reformular las metas. En vez de pensar "Quiero tener pareja", reemplazarlo por "Conoceré más gente este año".