Leído

EVITÓ UNA CATÁSTROFE

El recuerdo de un héroe: Stanislav Petrov, el hombre que salvó al mundo

Mie, 04/03/2020 - 5:06pm
Enviado en:
Por Urgente24

Personaje casi olvidado por la historia, fue el responsable de que el mundo no sucumbiera ante un caos nuclear en tiempos de la Guerra Fría.

El recuerdo de un héroe: Stanislav Petrov, el hombre que salvó al mundo
Contenido

Probablemente si juntás 10 personas y les preguntás quién fue Stanislav Petrov, con suerte 1 podrá responderte. Es que la historia no ha sido justa con éste héroe contemporáneo, salvador del planeta allá por principios de los años 80'. Lejos de ser reconocido con el tiempo quedó en el olvido, por eso el mejor homenaje que se le puede hacer es traerlo nuevamente a la memoria.

Sí, el mote de salvador del mundo no es una exageración o dicho en sentido figurado. Es literal. Porque de no ser por su oportuna intervención, se habría desatado sobre la Tierra una devastadora guerra nuclear, protagonizada por Estados Unidos y la por entonces llamada Unión Soviética, que seguramente hubiera hecho del planeta un reducto de cenizas.

Stanislav Petrov nació el 7 de septiembre de 1939 en la ciudad rusa de Vladivostock, próxima a la frontera con China y Corea del Norte.

Luego de una carrera en permanente ascenso como militar, se convirtió en teniente coronel en tiempos de la Guerra Fría, la contienda indirecta pero voraz entre Estados Unidos y la Unión Soviética que nació luego de la Segunda Guerra Mundial.

Transcurría el año 1983 y las tensiones entre los dos países seguían tan firmes como en los comienzos. Cualquier acción que pasara los lÍmites podía desencadenar en medidas bélicas con la amenaza nuclear latente. 

Justamente eso fue lo que se temió el 26 de septiembre de ese año en la base secreta rusa Serpujov-15, cuyo encargado era el mismo Petrov. Allí, en horas de la madrugada, el teniente se percató de la señal que el satélite soviético OKO emitió: la de un misil  misil balístico intercontinental con dirección a Moscú lanzado por el país norteamericano y que caería allí en 30 minutos.

El ataque podía aducirse al derribo por parte de Rusia de un avión surcoreano que tenía ciudadanos estadounidenses en su interior, acontecido pocos días antes. 

Pasan un par de minutos y la alarma de la base vuelve a escucharse. En este caso para avisar que cuatro misiles más se dirigían a la capital. 

Con la orden de dar aviso inmediato a sus superiores, Petrov sabía que si informaba sobre lo que estaba pasando Moscú iba a responder de inmediato con un contraataque igual de destructivo, lo que daría inicio a una guerra nuclear que pondría en jaque a la humanidad. 

Tenía que actuar rápido pero, luego de tomarse el tiempo de pensar por unos minutos, llegó a la conclusión que podría tratarse de una equivocación del sistema. "¿Quién empieza una guerra con sólo cinco misiles?", pensó. Ante esta intuición, decidió no avisar y esperar con la confianza de que estaba en lo cierto.

Pasaron los minutos, y nada. Luego pasó una hora, no hay registros de misiles impactados en suelos soviéticos. Efectivamente, el coronel tenía razón, era una falla interna del satélite que luego tras investigaciones se descubrió que se debió también a factores ambientales la activación de la alarma.

Pero por este accionar que evitó que se desencadenara un estallido bélico sin precedentes, Petrov no vería mayor recompensa que una distinción del régimen soviético por su aporte a la "madre patria" y encima debió callar durante muchos años (incluso ante su esposa), debido a que Rusia no quería que se sepa por la vergüenza  que representaría semejante falla. 

Finalmente en 1993, diez años después y con la desintegración de la Unión Soviética, el hecho fue hecho público y al año siguiente el hombre sería galardonado por la World Citizen Award con un premio honorífico. Con dicho premio fue homenajeado nuevamente en el año 2006.

Pese a estas condecoraciones, se mantuvo alejado de todo durante los últimos años de su vida para llevar una vida tranquila sin importarle el reconocimiento a nivel mundial que podría haber logrado por evitar una catástrofe nuclear

Al año de haber llevado adelante su valerosa gesta, Petrov se retiró del ejército y se mudó a Friázino, una ciudad pequeña en las afueras de Moscú donde pasó el resto de su vida hasta su muerte en el profundo anonimato, el 19 de mayo de 2017 a la edad de 77 años.