Leído

AHORA SE SABRÁ

Archivos secretos: El Vaticano quiere resolver la vieja polémica sobre Pío XII y los nazis

Mar, 03/03/2020 - 7:28am
Enviado en:
Por Urgente24

El Vaticano abre archivos secretos que ayudarán a aclarar la actuación del papa Pío XII, acusado de haberse mantenido en silencio durante el exterminio nazi de los judíos, durante la Segunda Guerra Mundial. "Su silencio no puede ser atribuido a la ignorancia", creen sus críticos. “Todos sus sacerdotes en Europa central y el norte de Europa no estaban haciendo nada más que tratar de salvar a la gente, a los judíos también", apuntan sus defensores. “Cuando el papa recibe un documento sobre los campos de concentración (ya revelado en los volúmenes de los jesuitas), no tenemos su respuesta. O no existe o se halla en el Vaticano”, explicó el historiador alemán Hubert Wolf, experto en Pío XII y los nazis. La apertura de los archivos permitirá conocer la respuesta del papa a cartas avisándole sobre el horror nazi.

Foto de 1943, muestra a Pío en un cuentro con seguidores en Roma, tras un bombardeo /Foto:STRINGER / ANSA / AFP
Contenido

Este lunes 2/3, el Vaticano abrirá los archivos secretos sobre el papado de Pío XII (Eugenio Pacelli), a quien se acusa de haber permanecido en silencio durante el Holocausto, el exterminio de 6 millones de judíos a manos de los nazis.

La decisión fue celebrada por comunidades judías e historiadores. 200 expertos se han inscrito para examinar un gran caudal de documentos (millones de cartas, cables y correspondencia), que han sido clasificados en un inventario organizado por los archiveros del Vaticano. Entre ellos, hay un grupo de eruditos judíos del Museo Memorial del Holocausto, en Washington.

"La Iglesia (Católica Apostólica Romana) no tiene miedo a la historia", dijo el papa Francisco, cuando anunció que abriría los archivos de la controversia.

Pío XII fue papa desde 1939 hasta su muerte, en 1958, y lo acusan de no haber dicho nada sobre el exterminio judío. "Para millones de personas, católicas y judías, estos archivos tienen un enorme interés humanitario", dijo Suzanne Brown-Fleming, del Museo Memorial del Holocausto en Washington.

El Vaticano ya había publicado lo esencial relacionado con el Holocausto hace 4 décadas, pero algunos documentos clave permanecían en secreto. Por ejemplo, la respuesta del papa a cartas avisándole sobre el horror nazi.

"Esta es una gran oportunidad", dijo Sascha Hinkel, uno de los académicos asistentes del historiador alemán Hubert Wolf, experto en Pío XII y los nazis. Hinkel cree que en 5 años los investigadores podrán responder las preguntas centrales, aunque les tomará 20 años evaluar todo el material. Normalmente toma al Vaticano 70 años publicar los archivos de un papa después de su muerte, pero en el caso de Pío XII, Francisco decidió acelerar el proceso para colaborar a aclarar el debate sobre su actuación durante la Segunda Guerra Mundial. Su proceso para la santidad está momentáneamente suspendido por esta polémica.

Según sus defensores, Pío XII "no estuvo en absoluto en silencio" durante el exterminio de los judíos. Así lo afirmó uno de los principales archiveros del Vaticano, Johan Ickx, según CNN. “Todos sus sacerdotes en Europa central y el norte de Europa no estaban haciendo nada más que tratar de salvar a la gente, a los judíos también, a todas las personas, porque ese era uno de sus cargos”. Según el historiador Michael Hesemann, Pío XII arregló el éxodo de cerca de 200.000 judíos alemanes tres semanas antes de la Kristallnacht. Unos 4000 judíos estuvieron escondidos en Roma, en instituciones católicas, durante la guerra. Algunos creen que la representación de Pío XII como un "aliado" silencioso de Adolf Hitler fue parte de una operación difamatoria en su contra orquestrada por un enemigo para destruir la autoridad moral del Vaticano. 

“Cuando el papa recibe un documento sobre los campos de concentración (ya revelado en los volúmenes de los jesuitas), no tenemos su respuesta. O no existe o se halla en el Vaticano”, explicó Wolf. "No cabe duda de que el papa estaba al tanto de los asesinatos de judíos, lo que realmente nos interesa es cuándo lo supo por primera vez y cuándo se lo creyó”, explicó. Dijo que se centrará en las notas escritos por 70 embajadores del Vaticano, sus "ojos" en el extranjero. Así como las peticiones de ayuda de las organizaciones judías y el intercambio con el entonces presidente estadounidense, Franklin Roosevelt.

Para la Navidad de 1942, Pío XII mencionó “cientos de miles de personas que, sin culpa alguna, y a veces por el solo hecho de su nacionalidad o raza, están condenadas a la muerte o a un exterminio progresivo”.

El experto estadounidense David Kertzer, autor de un libro sobre Pío XII y Mussolini, dijo que ese papa nunca pronunció la palabra "judío", según Infobae.

"Su silencio no puede ser atribuido a la ignorancia. Según el especialista David Álvarez, no cabe la menor duda de que el Vaticano tenía información de inteligencia sobre la Solución Final. Varios historiadores respetados se han expresado en el mismo sentido: así, Michael Marrus afirma que, cuando dieron inicio las matanzas masivas, la Santa Sede estaba 'extremadamente bien informada', mientras que Walter Laqueur (citado por Álvarez) sostiene que aquélla estaba 'mejor informada que cualquier otro [Estado] en Europa' y Michael Phayer, que el Papa fue de los primeros en tener conocimiento del Holocausto", escribió Julián Schwindlerman en el portal Libertad Digital.

En 1948, Pío XII no reconoció la creación del estado de Israel. La posición de ese país con respecto a este papa puede resumirse en un texto que acompaña un monumento del Museo Yad Vashem, en honor a las víctimas del Holocausto: "Cuando fue elegido Papa en 1939, archivó una carta contra el racismo y el antisemitismo que su predecesor había preparado. Aún tras la llegada al Vaticano de informes sobre el asesinato de judíos, el Papa no llevó a cabo ninguna protesta ni verbal ni por escrito. En diciembre de 1942, se abstuvo de firmar una declaración de los Aliados que condenaba la exterminación de Judíos. Cuando los judíos fueron deportados de Roma a Aushwitz, el Papa tampoco intervino. El Papa mantuvo su posición neutral durante la Guerra, con la excepción de algunas apelaciones a los dignatarios de Hungría y Eslovaquia al final de la guerra. Su silencio y la falta de una guía obligaron a los hombres de la Iglesia en toda Europa a decidir por su propia cuenta como reaccionar."