Leído

PESADILLA ECONÓMICA

18 años del “Corralito”: la crisis que los argentinos no quieren revivir

Mar, 03/12/2019 - 8:47pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Pasaron ya 18 años del famoso “corralito” bancario que restringió la libre disposición de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorros impuesta por el gobierno radical de Fernando de la Rúa.

Se cumplen 18 años del famoso "corralito" que restringió la libre disposición de dinero durante el gobierno de Fernando de la Rua.
Contenido

La crisis económica estalló en la Argentina un 3 de diciembre del año 2001 y se prolongó hasta comienzos del año siguiente, cuando se anunció oficialmente la liberación de los depósitos retenidos.

A mediados de 1998, final del segundo mandato de Carlos Saúl Menem, se iniciaba en la Argentina el período de recesión más largo, que dejó un elevado déficit fiscal

Fernando de la Rúa heredó una economía caótica por lo que tomó severas medidas de ajuste financiero. 

Corrían los días de la presidencia del nuevo mandatario, el peso de la deuda externa junto con el aumento incontenible del déficit fiscal y la supresión de pagos en la que entra el Estado fomenta la posibilidad de una “estampida bancaria”

De esta forma, para los primeros meses del año 2001 se retiraron 18.000 millones de dólares debido a la gran desconfianza en la solidez de las entidades. 

A causa de la creciente fuga de capitales, en el mes de julio del 2001, el gobierno de De la Rúa decidió pedirle ayuda al Fondo Monetario Internacional y a bancos privados para reducir la presión de la deuda externa realizando el llamado "Megacanje" por US$ 29 500 millones. 

A pesar de este acuerdo, la recesión continúa con el agravante adicional del descontento provocado por otras medidas de ajuste que formaban parte de las condiciones solicitadas por el FMI a cambio de su ayuda. 

Con todo este panorama, el ex ministro de economía,  Domingo Cavallo, siguió tomando medidas para contener la situación, como la Ley 25.453 de "Déficit Cero", la Ley 25.466 de "Intangibilidad de los depósitos" y la más adelante la Ley de Convertibilidad, Nº 23.928.

En noviembre os depósitos habían caído a US$ 67.000 millones, por lo que el gobierno publicó entonces, con fecha 3 de diciembre de 2001, el decreto 1570/2001, que establecía prohibiciones para las entidades financieras y para el público.

El público no podía realizar retiros en efectivo que superen los doscientos cincuenta pesos o doscientos cincuenta dólares estadounidenses por semana, por parte del titular; ni realizar transferencias al exterior a través de tarjetas de crédito o débito emitidas en el país, o a la cancelación de operaciones financieras. 

El objetivo era evitar la extracción masiva de depósitos bancarios y la especulación sobre una posible salida de la convertibilidad

De esta manera,  el Gobierno de De la Rúa-Cavallo realizó una jugada desesperada para detener la amenaza de un crack bancario,​ imponiendo una retención forzada de los depósitos y la pretendida “bancarización” de todas las transacciones. 

El “corralito” hizo que la tensión social incremente, sobre todo los pertenecientes a la clase media.

Además, no tardaron en producirse huelgas impulsadas por las clases populares de algunas ciudades de las provincias, llevados adelante por los denominados piqueteros.

Comercios del interior del país y del Gran Buenos Aires sufrieron saqueos por parte de sectores de la población desocupadas e indigentes, hubo robos de camiones en las rutas, robos comunes, cortes de calles en las ciudades. 

El 19 de diciembre de 2001 el presidente Fernando de la Rúa anunció el establecimiento del estado de sitio, causando su renuncia al día siguiente, su recordada salida en helicóptero, y la renuncia de Cavallo. 

El “corralito” finalizó oficialmente el 2 de diciembre de 2002, cuando el Ministro de Economía Roberto Lavagna, durante la presidencia de Eduardo Duhalde, anunció la liberación de los depósitos retenidos por alrededor de 21.000 millones de pesos y se inició la necesaria devaluación