Leído

CONSOLIDANDO VÍNCULOS

Oficial: Putin invita a Rusia a Alberto F. y CFK durante 2020

Sab, 08/02/2020 - 10:01pm
Enviado en:
Por Urgente24

El embajador de Rusia en la Argentina, Dmitrii Feoktistov, informó que su gobierno invitó formalmente al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, a efectuar una visita oficial a Moscú en este año. Tal como ya es una tradición en Urgente24, el material directo Moscú/Ciudad de Buenos Aires es un hallazgo de Hernando Kleimans, que es necesario compartir con Alicia Castro, próxima embajadora en Moscú.

Vladímir Putin le sirve agua mineral a Cristina Fernández de Kirchner.
Cristina Fernández de Kirchner y Vladímir Putin, el 23/04/2015 en el Kremlin. Foto: NA
Contenido

En una reciente entrevista publicada en “International  Affairs”, el centenario y prestigioso órgano oficial de la Cancillería rusa, el diplomático Dmitrii Feoktistov señaló que en octubre de este año se cumple el 135 aniversario del establecimiento de relaciones entre ambos países.

“Es un hermoso aniversario –señaló Feoktistov- El principal aporte será la reactivación de nuestras relaciones en todas las direcciones. Nosotros, durante la asunción del mando, invitamos a Alberto Fernández y a Cristina Fernández de Kirchner, a visitar Rusia. Ahora, los amigos argentinos deben definir cuándo les será oportuno efectuar esta visita”.

Feoktistov se refirió a la frustrada reunión entre Alberto Fernández y su colega ruso Vladímir Putin en Israel. “Unos días antes de este viaje, se nos comunicó el deseo y la predisposición del nuevo líder argentino de reunirse con el presidente de Rusia, pero debido al cambio de gobierno en nuestro país el programa de la visita de Vladímir Putin a Israel fue revisado a fondo”.

“La agenda –explicó- en esencia se limitó a reuniones con las autoridades oficiales de Israel y Palestina. Todos los demás contactos internacionales fueron suspendidos. En este sentido, no se realizó el encuentro completo pero la parte argentina lo tomó con comprensión. Los presidentes pudieron saludarse. El primer breve contacto tuvo lugar. Esperamos que Alberto Fernández pueda visitar Rusia este año y mantener negociaciones de formato pleno”.

International Affairs le preguntó a Feoktistov: -La Cancillería rusa declaró repetidas veces que en las actuales condiciones se presta especial atención a la dirección latinoamericana. El nuevo gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner está dispuesto a volver el país al rumbo tradicional para Buenos Aires de neutralidad activa. ¿Cómo evalúa usted las relaciones diplomáticas entre nuestros países? ¿Cómo caracteriza el día actual de la política internacional argentina?

Respuesta de Feoktistov: -Este año tiene para la Argentina y Rusia un simbolismo especial, ya que en octubre celebraremos el 135 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre nuestros países. Siempre fueron amistosas, cálidas, sin serias diferencias. Hace ya más de diez años que nos unen relaciones de asociación estratégica y por todas partes la tendencia es al desarrollo de los vínculos. Por ahora es temprano para hablar de la apertura de una nueva página en nuestras relaciones con la llegada de Alberto Fernández, pero existen todas las premisas para ello. En todos los niveles nuestros interlocutores, incluyendo al propio Presidente de la Argentina, subrayan la firme tendencia al desarrollo de relaciones amistosas y estratégicas con nuestro país.

En lo que hace a la política exterior de la nueva administración argentina, por sus primeros pasos vemos que es equilibrada, independiente y fundada en sus propios intereses. Esto, por ejemplo, se manifestó en la relación de la Argentina con respecto a Venezuela y a su membresía en el “Grupo de Lima”. Pese a las declaraciones iniciales del gobierno, Buenos Aires no se decidió a abandonarlo, pero mantiene allí su propia política, dirigida exclusivamente a la regulación pacífica y diplomática de la crisis venezolana. Esto se manifiesta también con referencia a otras cuestiones internacionales, donde observamos un enfoque equilibrado y autónomo.

Hay que comprender que ante el gobierno argentino se presentan tareas muy pesadas, en primer lugar en cuanto a la salida del país de una muy seria crisis económica y financiera. Hasta finales de marzo deben culminar las negociaciones sobre la reestructuración de la colosal deuda con el FMI. La situación interna no puede dejar de reflejarse en la línea de política exterior. Para lograr una decisión consensuada sobre la regularización de la deuda habrá que lograr un lenguaje común con todos de los que depende la decisión de este problema, incluyendo a los EE.UU. y otros países. Esto también explica el equilibrado vector de la política exterior de la Argentina, que nosotros observamos.

-En este año Rusia y Argentina, además de celebrar el 135 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas conmemorarán el 75 aniversario de la Gran Victoria en la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué actividades se planifican en este sentido?

-El 9 de mayo es una fiesta no sólo para la diáspora rusa que reside en la Argentina, sino también para los propios argentinos. Ellos se unen a nosotros para festejar la victoria sobre el fascismo, toman parte en la marcha del “Regimiento Inmortal” (en todo el mundo, los residentes rusos marchan ese día con la foto de sus familiares muertos en la guerra, agrega Hernando Kleimans). El año pasado la marcha se cumplió en cinco ciudades. Un año antes había sido sólo en dos. Calculamos que este año cerca de diez ciudades argentinas serán escenario de esta marcha. Los festejos del  9 de mayo serán compartidos además por las embajadas de otros países de la Comunidad de Estados Independientes: Bielorrusia, Azerbaidzhán y Armenia, y concluirán con un solemne concierto en el Teatro Colón.  En el curso de este programa, serán condecorados con medallas alusivas los veteranos de la Gran Guerra Patria que residen en la Argentina.

Al 135 aniversario de las relaciones y al 75 de la victoria sobre el fascismo, se puede agregar el 200 aniversario del descubrimiento de la Antártida por navegantes rusos, fecha que conmemoramos literalmente hace unos días”.

Feoktistov subrayó el hecho de que “el trabajo en la dirección rusa en el nuevo gobierno argentino será realizado por experimentados diplomáticos… La designación del ex embajador de la Argentina en Rusia, Pablo Tettamanti, como viceministro de Relaciones Exteriores es una señal de cómo el actual gobierno quiere desarrollar las relaciones con nuestro país. Es una persona que dejó en Moscú recuerdos muy positivos y una gran cantidad de amigos. Pudo conocer y amar a Rusia y hacer un enorme aporte al desarrollo de nuestras relaciones, por lo que fue condecorado con la Orden de la Amistad, la condecoración más elevada de Rusia para los ciudadanos extranjeros. Esperamos que en el primer semestre de este año Pablo Tettamanti visite Moscú para mantener las habituales consultas políticas bilaterales."

Para el embajador de Rusia "están abiertas todas las puertas en la Argentina. En los últimos tiempos se mantuvieron encuentros muy positivos con personalidades oficiales: el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; la ministro de Seguridad, Sabina Frederick; el presidente del Banco Central, Miguel Pesce; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, entre otros. Están planificadas reuniones con la interventora de la AFI, Cristina Caamaño; y con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa."

También algunas definiciones:

** Tuve una reciente reunión con el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, dedicada a aquellas cuestiones de las relaciones argentino-rusas que necesitan un impulso complementario. Por supuesto, al nuevo equipo le falta un determinado tiempo para ‘calentarse’. Es prematuro aguardar que nuestras relaciones literalmente mañana saltarán a una nueva órbita. Hará falta un cierto tiempo."

** “Hemos analizado cuestiones relacionadas con inversiones, comerciales y económicas. He llamado la atención del ministro sobre los grandes proyectos que están a consideración y que por ahora no se han realizado, le he pedido su respaldo y en algunos casos información complementaria."

** “En el paquete económico se analizaron temas como el paso gradual a cálculos mutuos en divisas nacionales, el desarrollo de la cooperación financiera e interbancaria. Se mantiene un problema esencial: la falta de cuentas corresponsales entre bancos rusos y argentinos. (N. de la R.: Urgente24 recuerda que Federico Sturzzenegger tuvo la solicitud en su escritorio del BCRA y no le prestó atención). Resta en el orden del día la posibilidad de la radicación de un banco ruso, pero esta es una tarea a futuro. En una situación equivalente a un pre-default, tal como la que ahora afronta la Argentina, es complicado esperar que venga algún nuevo instituto financiero y trabaje en este mercado. Tanto más que el giro comercial que en 2018 aumentó en un 40%, el año paso evidenció un crecimiento nulo a causa de esa misma crisis. Cuando se concrete la realización de los grandes proyectos rusos en el territorio de la Argentina, entonces aparecerá la necesidad de un banco."

** “El cálculo en divisas nacionales es un tema con mucha proyección. Por ejemplo, con China (con la que el año pasado el giro comercial ascendió a US$ 110.000 millones), la mitad del comercio ya se efectúa en divisas nacionales, es una suma colosal. Con la Argentina, el giro comercial por ahora asciende a US$1.250 millones. Pero nuestros interlocutores se mostraron interesados. Como a muchos otros países, incluyendo los europeos, les resulta pesado depender de un sistema que está construido sobre el dictado del dólar. Todos los riesgos vinculados con esto se calculan no sólo por nosotros, sino por nuestros socios."

-Al igual que la delegación china, la comitiva rusa mereció un encuentro por separado en diciembre del año pasado con la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner. ¿Se refleja esto en nuestras relaciones bilaterales?

-Nosotros lo asumimos como la predisposición de la Argentina a desarrollar relaciones con socios concretos. Mauricio Macri, durante su presidencia, apeló al dicho de que la Argentina debía “abrirse al mundo”. Sobre esto se construyó la política exterior argentina, cuya culminación fue en diciembre de 2018 la cumbre del “G20”. Se declaraba que había que mantener relaciones parejas con todos, aunque veíamos determinadas preferencias. Pero la asociación estratégica también se desarrolló con el anterior gobierno.

Ahora estas señales son especialmente importantes. La Argentina debe salir de la crisis. Buenos Aires con frecuencia dirige su mirada a China, comprendiendo que ella tiene mayores posibilidades en el plano de las inversiones. Lo vemos no sólo en el ejemplo argentino, sino en otros países latinoamericanos y africanos, tanto desde el punto de vista del enfoque bilateral, como en el marco de la iniciativa china ‘Una franja, un camino’, cuando la RPCh aporta enormes medios al desarrollo de la infraestructura de diversos países. China tiene aquí una presencia bastante seria, ocupa el segundo lugar en el giro comercial luego de Brasil y supera ampliamente al giro comercial ruso con la Argentina. Trabajan aquí activamente institutos financieros chinos: el gran banco ICBC, el Banco de China. Con China la Argentina tiene largas relaciones, inclusive en el ámbito comercial y económico.

Por supuesto que los argentinos calculan la interacción con Rusia, incluyendo la realización de grandes proyectos en materia energética y de infraestructura, así como en otros ámbitos. El 90% de la población argentina mira muy positivamente la relación con Rusia, de modo que existen las premisas para el incremento de nuestras relaciones en todos los sectores. 

-¿Cómo se pueden superar las barreras que no han permitido a ambos países realizar el existente potencial de las relaciones bilaterales? ¿Es posible afirmar que ya logramos el nivel de una asociación estratégica universal?

-En 2014 nuestra asociación estratégica se hizo universal. Los líderes de ambos países concordaron este enfoque pero esta tarea ha quedado en muchos aspectos en una perspectiva, se requiere imperiosamente completar las relaciones con un contenido concreto. Cuando esta decisión se adoptó partimos de la base de que las relaciones se habían tornado especialmente cercanas, cálidas y confiables. Pero esto no cambia la tarea de elevar los indicadores. Las relaciones comerciales y económicas bilaterales, como se presentan, no corresponden en plena medida al nivel de una asociación estratégica universal y a la membresía de ambos países al “G20”. Es imprescindible realizar los grandes proyectos que podrían dar un impulso complementario a la asociación.

En el plano político tenemos cercanos enfoques ante los problemas internacionales y se ha establecido una buen interacción. Por ejemplo, en la ONU los argentinos respaldan la mayoría de las iniciativas rusas y nosotros siempre respaldamos a la Argentina, antes que nada en cuestiones como las negociaciones con Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas. Hay un gran campo para fortalecer la cooperación de nuestros países en la ONU desde el punto de vista de una coordinación y coautoría más estrechas en distintas iniciativas.

Un tema especial es la cooperación en el ámbito de la seguridad, donde también existe una serie de direcciones para el desarrollo.

En general, la situación es la siguiente: una gran parte de proyectos está ahora en el portafolio argentino. Nuestra tarea consistía en atraer la atención del gobierno de Alberto Fernández hacia las nuevas cuestiones y hacia aquellas que no se lograron concretar. En el caso de la visita del líder argentino a Rusia se preparará una sólida base documental para su firma. Estoy convencido de que en materia económica y política y en la contraposición a los nuevos desafíos y amenazas existen promisorias direcciones en las que nuestros países pueden hacer mucho.

-¿Puede decirse que Rusia se enfrenta con competencia en el mercado argentino? ¿Qué trabajo se hace para superarla?

-En cualquier mercado hay competencia. La cuestión no debe plantearse en el plano donde tenemos un conflicto de intereses. La otra parte de la división del trabajo es la sinergia de esfuerzos. La Argentina se encuentra en tal situación que cuanto más rápido pueda crear las condiciones apropiadas para las inversiones extranjeras, tanto mejor será. La Argentina está interesada en la realización de diferentes proyectos. El actual gobierno recibió el país no en las mejores condiciones, el nivel de pobreza y la inflación crecieron con mucha fuerza. En la actual etapa de realización de los proyectos de infraestructura, la prioridad es la posibilidad de crear nuevos puestos de trabajo. Sí, existe un entrecruzamiento de intereses rusos y chinos en el sector energético, y de rusos e hindúes en el campo de la farmacología. Es posible encontrar muchas paralelas similares. Pero me parece que en el mercado argentino hay lugar para todos. Además de la división y la competencia, en ciertas esferas podemos unir esfuerzos. Nosotros vemos en forma constructiva y flexible tales posibilidades.

-El año pasado se planteó la posibilidad de cooperar en la línea de los medios estatales de difusión. ¿Se logró avanzar en esta dirección?

-En la Argentina hay muchos y variados medios, que reflejan diferentes intereses. Pero con frecuencia no se pueden permitir un gran plantel de corresponsales extranjeros y por ello las publicaciones casi siempre se fundan en reproducciones de informaciones y comentarios de las agencias informativas occidentales. Las que no se distinguen por su gran amor a Rusia y su política exterior. Como resultado de ello en los medios argentinos a veces se puede leer sobre Rusia cosas repletas de estereotipos y clichés, como las que nunca se encuentran en Rusia sobre la Argentina. Hemos llamado la atención al anterior gobierno hacia estas publicaciones, que deforman groseramente el papel de nuestro país en la arena internacional, antes que nada sobre la problemática venezolana.

A finales de enero mantuve reuniones con el nuevo secretario de Medios y Comunicación Pública, Francisco Meritello. Analizamos la realización práctica del Memorando de cooperación en el ámbito mediático, suscripto en febrero de 2019 en Buenos Aires, en el curso de una visita de medios rusos líderes encabezados por el viceministro de Desarrollo Digital, Comunicaciones y Medios, Alexéi Volin. Tras el cambio de gobierno en ambos países es necesario activar este trabajo. Una delegación de Rusia se propone visitar la Argentina con este fin y el señor Meritello reaccionó en forma positiva. Estamos dispuestos a intercambiar con los argentinos contenidos de noticias y a cooperar en la producción mediática de entretenimiento, incluyendo filmes, seriales y dibujos animados.