Leído

USA VS. IRÁN EN IRAK

La guerra no terminó: La ola que viene

Jue, 09/01/2020 - 9:27pm
Enviado en:
Por Urgente24

Grave error quienes imaginan que el conflicto entre USA e Irán ha concluido. Las presiones, necesidades y realidades de cada uno aconsejó un desaceleración temporaria. Al menos a Irán no le conviene el conflicto abierto. Pero la información disponible en Irak no permite la ilusión de la paz.

Contenido

Los medios árabes especulan que Irán podía haber acordado con USA la hora del ataque a sus bases en Irak y, por lo tanto, los militares estadounidenses lograron ponerse a salvo. 

Según los periodistas, Irán debía responder de alguna manera al asesinato del general Quassem Soleimani para reducir la ira pública doméstica.

El iraquí conocedor de la lucha contra grupos terroristas y en inteligencia, el general Majed Qaisi, discrepó: "El ataque ocurrió en Irak, porque el general iraní había sido asesinado en Irak. No tenemos fundamentos para afirmar que Washington y Teherán acordaran de antemano una hora para el ataque a las bases en Irak".

"Que los estadounidenses estén subestimando la importancia del ataque iraní y el daño causado, significa que no responderán a la Operación Ain Asad en este momento", agregó Qaisi a la agencia rusa Rossiya Segodnya.

En cambio el político iraquí Abdel Qader Jamili dijo: "Es obvio que la operación de misiles fue coordinada por ambas partes". 

Según Jamili, el objetivo principal fue "preservar la imagen del Gobierno iraní. Todo resultó evidente después del intercambio de cartas entre USA e Irán a través del embajador suizo, que representa los intereses estadounidenses en Irán", comentó a Sputnik.

"El ataque se llevó a cabo por una trayectoria predeterminada, no se causaron pérdidas serias. Esta versión queda confirmada también por la reacción de la parte estadounidense que fue extremadamente tranquila".

Irán bombardeó instalaciones militares utilizadas por USA, incluidas la base de Ain al Asad en la provincia de Al Anbar (oeste) y la base en Erbil (norte).

"No teníamos la intención de matar", dijo el brigadier general Amir Ali Hajizadeh, jefe de la Fuerza Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, según los medios estatales iraníes. "Teníamos la intención de atacar la maquinaria militar del enemigo". Sin embargo, repitió la afirmación del gobierno de que "decenas de personas murieron o resultaron heridas". 

Según Washington, ninguno de los ciudadanos estadounidenses resultó herido en el ataque.

En las horas posteriores, los militantes chiíes en Bagdad dispararon 2 cohetes que activaron sirenas de advertencia en la embajada de USA y causaron pocos daños. 

El mensaje fue que las milicias iraquíes alineados con Irán serán los protagonistas del conflicto en marcha.

En el ataque estadounidense murió, además del mayor general iraní Qassem Soleimani, el principal comandante paramilitar de Irak, Abu Mahdi al-Mohandes

Irán ha confiado en estas milicias, similares a sus aliados en Líbano y Yemen, que ejecutan ataques que a veces sí y a veces no se relacionan con Teherán.

El aviso

El alerta llegó a la Casa Blanca poco después de las 14:00, hora de WDC, del martes 07/01, un mensaje instantáneo de las agencias de espionaje estadounidenses que los funcionarios a veces llaman "graznido". 

El contenido: "Es seguro un ataque iraní contra las tropas estadounidenses".

Una tormenta de amenazas potenciales ya había llegado durante todo el día. Incluso una advertencia de que cientos de milicianos respaldados por Irán podrían intentar asaltar la Base Aérea de Al Asad, un extenso complejo en el desierto occidental de Iraq.

Los planificadores militares consideraron opciones de represalias si Irán mataba a tropas estadounidenses.

Pero la última advertencia que llegó al vicepresidente Mike Pence y Robert C. O’Brien, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, ubicados en el sótano del ala oeste de la Casa Blanca, cerca de la Sala de Situación, fue "A1", tal como se afirma en la jerga de la inteligencia gubernamental y provocó el desplazamiento del presidente Donald Trump hacia el lugar, apenas concluyó su encuentro con el 1er. ministro de Grecia.

Y el dato fue correcto: 3 horas después, una lluvia de misiles balísticos lanzados desde Irán se estrelló contra las 2 bases citadas.

En Al Asad están estacionados unos 1.000 soldados estadounidenses. 

Ningún estadounidense o iraquí fue asesinado o herido, y Trump, quien ya había advertido a sus asesores que preferiría evitar una escalada, se sintió aliviado, de acuerdo al The Wall Street Journal.

Luego, Trump y Pence hablaron con los líderes del Congreso demócrata y republicano, y algunos de ellos instaron a Trump a tratar de amortiguar la crisis.

Trump declaró el miércoles 08/01 que Irán "parece estar retirándose", aunque pocos que siguen de cerca la dinámica de la relación de los Estados Unidos con Irán prevén un futuro pacífico.

Lo que viene

Hay bastante confusión acerca de qué sucederá ahora. Entre los enemigos de USA en Irán / Irán hay 'halcones' y 'palomas', o 'jacobinos' y 'moderados'.

"Esperaría una más larga y menos obvia respuesta iraní en la región", dijo Henry Boyd, investigador de defensa y análisis militar en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos en Londres. 

Pero el objetivo profundo y permanente de Irán y sus aliados en Irak es expulsar a las tropas estadounidenses del país. Esto no ha cambiado. Esto no declina.

Un comandante paramilitar, Qais al-Khazali, dijo que la negativa de USA a retirar las tropas inmediatamente después de que el parlamento de Irak votó a favor de su expulsión, el domingo 05/01, obliga a los "grupos de resistencia" a formar un frente unificado contra la presencia militar estadounidense.

Pero las fuerzas paramilitares iraquíes no tienen los misiles balísticos o armas avanzadas que utiliza Irán.

¿Quién equipará a los paramilitares? ¿Qué armamento se les autorizará?

Lo único en concreto es que el conflicto no quedó atrás y es el tipo de guerra en el siglo 21, con intermitencias. La acción transcurre en forma de olas u ondas.

En cualquier caso, las milicias tienen capacidad de matar estadounidenses, tal como lo hicieron en diciembre 2019 cuando uno de sus ataques con cohetes mató a un contratista iraquí-estadounidense que trabajaba en una base en el norte de Irak.

Y los grupos paramilitares iraquíes también lideraron el asalto a la embajada de USA en Bagdad, episodio que desencadenó la escalada militar que condujo al asesinato del general Soleimani y el citado Mohandes.

Los analistas militares dicen que Irán ha provisto a algunos de sus aliados en Irak con misiles balísticos de corto alcance que ya son una gran preocupación de Israel, porque los tiene Hezbollah en Líbano. Han ocurrido algunos ataques aéreos en Irak a supuestos arsenales o depósitos de las milicias.

No es lo que dice creer USA. "Estamos recibiendo información alentadora de que Irán envía mensajes a esas mismas milicias para que no se muevan contra objetivos estadounidenses o civiles", dijo el vicepresidente Pence el miércoles a CBS News. "Y esperamos que ese mensaje siga resonando".

La Administración Trump ha dicho en repetidas ocasiones que responsabiliza directamente a Irán por las acciones de sus aliados en Irak.

El movimiento Kataib Hezbollah, que USA culpa de muchos de los ataques contra sus tropas en Irak, desaconsejó las reacciones impulsivas "para lograr los mejores resultados posibles, el primero de los cuales es la expulsión del enemigo estadounidense".

El clérigo populista Moqtada al-Sadr, quien anunció la reactivación de su milicia del ejército Mahdi luego del asesinato del general Soleimani, también reclamó paciencia, instruyendo a sus seguidores a que no emprendan ninguna acción militar hasta que se agoten todas las vías políticas para derrocar a las fuerzas estadounidenses. 

Pero alguien disparó los 2 cohetes contra la Zona Verde en Bagdad.

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad de ese disparo. Pero es evidente que alguien intentará vengar el asesinato del Sr. Mohandes.

Khazali, cuya milicia Asaib Ahl al-Haq acaba de ingresar a la lista de organizaciones terroristas que realiza USA, negó su participación en los ataques con cohetes, diciendo que podría ser el trabajo de la inteligencia estadounidense. Algo así como un autoatentado. 

Jawad al-Tleibawi, un comandante de alto rango en Khazali, dijo a la agencia de noticias estatal de Irak que los cohetes podrían ser un acto individual. Y que las milicias ya no usaban el tipo de cohetes que fueron disparados en Bagdad.

Pero agregó que no habían renunciado a la venganza, y que cuando suceda será "muy dura".

Laith Shobbar, analista y ex asesor del 1er. ministro Adel Abdul-Mahdi, dijo que los ataques con cohetes podrían ser el trabajo de un grupo más pequeño que busca demostrar su valor. 

Efectivamente, han aparecido varios videos de pequeños grupos de hombres armados que usan equipo táctico negro y se declaran una nueva facción de resistencia.

"La debilidad actual del gobierno es muy útil para que grupos tan pequeños se demuestren a sí mismos causando problemas a otros", dijo Shobbar.