Leído

ENTREVISTA EN BARAJAS

A la CIA se le escapó Delcy, Caracas-Madrid-Doha

Dom, 09/02/2020 - 8:23pm
Enviado en:
Por Urgente24

El ministro de Transportes de España, José Luis Ábalos, permaneció unos 20 minutos con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en una sala VIP de la compañía Sky Vallet en el aeropuerto de Barajas. Éste fue el último episodio del encuentro que mantuvieron el N°3 del PSOE y la N°2 del Gobierno de Nicolás Maduro durante la madrugada del 20/01 en Barajas y que debate en España al conocerse lo ocurrido. Rodríguez pasó la noche en un lugar reservado para ella y custodiada por 2 funcionarios de la Policía Nacional. El Gobierno de USA, que sigue de cerca las últimas revelaciones sobre el escándalo de la visita de la vicepresidenta de Nicolás Maduro al aeropuerto de Madrid y su encuentro con el ministro José Luis Ábalos, cree que esta visita y la conversación telefónica que tuvo lugar con el presidente Pedro Sánchez podría suponer una violación de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el régimen de Venezuela por sus repetidas violaciones de los derechos humanos.

La portavoz de Coalición Canaria en el Congreso de los Diputados españoles, Ana Oramas, sugirió que el avión en el que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, viajó a España podría transportar "cajas con lingotes de oro" para fundirlo en Turquía: ¿?
Contenido

El representante especial de USA para la crisis venezolana, el embajador Elliott Abrams, no lo puede creer cómo se le escapó la tortuga: La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, estuvo en Madrid (España) pese a la multitud de embargos y restricciones impuesta por USA, y luego regresó a Caracas, sin que la inteligencia estadounidense se enterase.

Entre incrédulo y furioso, Abrams dijo: «Esa visita a Madrid parece una violación de sanciones europeas. No entiendo cómo ella ha podido llegar a Madrid. Y evidentemente leemos investigaciones de la prensa española y no entendemos el 100% de lo que pasó». 

Abrams, que ha mantenido conversaciones con los medios el jueves 06/02 y el viernes 07/02 tras verse en Washington con Juan Guaidó, lamentó además que la información de esa visita vaya apareciendo con cuentagotas y principalmente por la labor de la prensa, que ha sido atacada por Sánchez por ello.

Preguntado si el Gobierno estadounidense ha estado ya en contacto con los funcionarios españoles, Abrams respondió afirmativamente. «¿Si hemos estado en contacto ya? Sí. Creo que es algo predecible. Quiero decir, estamos en contacto con los gobiernos europeos constantemente para hablar sobre Venezuela, entre muchos otros temas».

Sánchez fue el único jefe de Gobierno de los países que visitó Guaidó que rechazó verse con el presidente encargado de Venezuela. Por otra parte, el Gobierno recordó ayer que el viaje de José Luis Rodríguez Zapatero a Venezuela, en el que se vio con Maduro y Delcy Rodríguez, se hizo a título «estrictamente particular sin ostentar ningún cargo de representación y sin mandato alguno del Gobierno de España». Por tanto, explica, no tiene ningún comentario que hacer sobre el asunto.

Según se ha publicado, la vicepresidenta Rodríguez llamó a Pedro Sánchez por teléfono para instarle a que no recibiera a Juan Guaidó en su inminente visita. Sánchez no lo recibió y dejo esa labor en manos de su nueva ministra de Exteriores, Arancha González Laya.

El embajador Abrams aseguró que le parece «lamentable que el presidente Sánchez no haya aceptado reunirse con Guaidó». 

Esto contrasta según Abrams con que Washington haya recibido «una serie de garantías de que el compromiso de España con la restauración de la democracia en Venezuela se mantiene firme».

En tanto, en Caracas, los opositores que integran la Asamblea Nacional han pedido a Partido Popular y Ciudadanos que investiguen en el Congreso de los Diputados la visita de Delcy Rodríguez a España y los motivos de su encuentro con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Muchos hablan de Repsol, y sus posiciones en Venezuela, que USA está presionando para que las abandone, resultando muy posible la transferencia a empresas rusas.

A través de una carta oficial el presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior de la Asamblea Nacional venezolana, Armando Armas, solicitó a las portavoces de Asuntos Exteriores de PP y Cs, Valentina Martínez Ferro y Marta Martín, respectivamente, que se abra una "exhaustiva investigación" en la Cámara Baja.

"Esperamos recibir de vuestra parte toda posible información sobre estos hechos ocurridos en Madrid el pasado domingo 19 de enero de 2020 para aclarar lo ocurrido", firmó Armas.

Repsol y Chevron

Abrams cree que no hay chantaje de Nicolás Maduro a Repsol: «Tenemos muy buenas comunicaciones con Repsol. Sostiene inversiones en USA y muchos países y hablamos con frecuencia con la gerencia de Repsol, y Repsol nunca ha estado, ni quiere estar, en contravención de las leyes o sanciones de USA. Y evidentemente si las condiciones o las acciones cambian, hablaremos con Repsol».

«¿Puede ser el gobierno de Maduro presione al gobierno español por vía de Repsol? Bueno, pueden tratar de hacerlo, pero después de todo, con toda franqueza, Repsol es una compañía muy grande e internacional, con muchos intereses e inversiones, en USA, y es lógico que Maduro trate de presionar por Repsol, pero yo no diría que tendrá mucho éxito. Después de todo, Repsol tiene muchos más intereses fuera de Venezuela que dentro de Venezuela», agregó Abrams.

Como Repsol, la estadounidense Chevron sigue participando de la compra de crudo venezolano gracias a exenciones periódicas que emite el gobierno. «Si esas empresas no están violando las sanciones, entonces lo que están haciendo no es contrario a las reglas que USA trata de establecer. Y hay una serie de compañías, podemos comenzar con Chevron, que permanecen en Venezuela y que claramente no están violando las sanciones de USA en la actualidad», asegura el embajador. 

Según Abrams, «las reglas sobre sanciones siempre pueden cambiar. Las licencias que se otorgan se pueden revocar; las que han sido revocadas pueden ser devueltas. Las reglas del juego pueden cambiar».

El viernes 07/02 llamó a Madrid el secretario de Estado, Mike Pompeo, para establecer un primer contacto tras la investidura y la formación de Gobierno. En el comunicado en que se anunció esa conversación, la portavoz de la diplomacia norteamericana, Morgan Ortagus, dijo que ambos ministros «hablaron de esfuerzos multilaterales para enfrentarse a los desafíos globales y estrategias para avanzar en asuntos bilaterales». En ese comunicado no se menciona expresamente a Venezuela.

La ministra española Arancha González Laya visita Nueva York los días 12 y 13 de febrero de 2020 para verse con el presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, Tijjani Muhammad-Bande, y el Secretario General, António Guterres, e intervenir ante el Consejo de Seguridad. 

Sí estuvo el viernes en Washington el alto representante de Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell. Según Ortagus, la portavoz diplomática, los dos ministros hablaron de «la perspectivas de paz en Oriente Próximo, las relaciones comerciales entre USA y la UE, y responsabilizaron a Irán y Rusia por sus acciones desestabilizadoras. También discutieron el apoyo para un alto el fuego duradero y el retorno a un proceso político tanto en Libia como en Siria, la cooperación entre USA y la UE en Ucrania y el apoyo a la democracia en Venezuela».

Versiones

Las versiones ofrecidas por el ministro español José Luis Ábalos Ábalos sobre la reunión cuya primició ofreció la web Vozpópuli, han sido variadas.

Primero dijo que él acudió en plena madrugada para recibir a su «amigo», el también ministro venezolano Félix Plasencia, que llegaba en un jet privado procedente de Caracas. 

Posteriormente, reconoció que saludó de forma «casual y fortuita» a Delcy Rodríguez, al toparse con ella en la aeronave. 

Más tarde, admitió que se trató de una conversación de 25 minutos en la que le disuadió de que descendiera a tierra por instrucciones del ministro del Interior. Cuando se supo que ésta lo había hecho, añadió que simplemente se despidió de ella durante un «breve instante». 

Pero resulta que ese instante no fue tan breve.

El avión modelo Falcon 900 alquilado por el Gobierno venezolano y procedente de Caracas aterrizó a las 00:12 horas del lunes 20/01 en la terminal ejecutiva del aeropuerto de Madrid. La presencia de funcionarios policiales se había reforzado desde la tarde anterior.

La embajada de España en Caracas conocía que en el jet privado viajaba Plasencia, pero no la vicepresidenta de Maduro, según le informó a la agencia Europa Press.

Posteriormente, Ábalos aseguró en el telediario La Sexta que recibió una llamada del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que le explicaba que la embajada sí había detectado la presencia de Rodríguez y que así se lo había trasladado a la ministra Arancha González Laya. Fuentes del Ministerio de Exteriores ratifican que recibieron la alerta 4 horas antes del aterrizaje.

La aerolínea tenía la obligación de comunicar el embarque de una persona sometida a sanciones por violar derechos humanos. El nombre de Delcy Rodríguez, el de su pareja y el de Félix Plasencia y el de otras 4 personas estaba incluido en el plan de vuelo, por lo que es muy extraño que la alerta no saltara desde el momento del despegue. 

Un policía español fue quien detectó su presencia al consultar en la base de datos. Inmediatamente, avisó a Exteriores y a Interior.

No ha trascendido la hora exacta de la alarma, pero por el inicio del dispositivo de seguridad se deduce que el Ministerio era conocedor del problema con suficiente antelación. Los efectivos policiales se reunieron en las instalaciones de Sky Vallet que presta el servicio de handling a la aeronave alquilada por el Gobierno venezolano. 

A las 23:00, el ministro José Luis Ábalos se desplazó al aeropuerto de Barajas en un vehículo privado. No hizo uso de su coche oficial ni de ningún otro del parque móvil del Estado. Fue un asesor, que también es amigo personal y militante del PSOE, quien lo llevó en su turismo particular.

El Palacio de la Moncloa circunscribió la visita de Ábalos al ámbito particular. 

Pero después la portavoz María Jesús Montero, dijo que Ábalos impidió una «crisis» al evitar que Rodríguez pisara territorio español.

Fuentes próximas al ministro insisten en el carácter particular del desplazamiento, que sólo adquirió la condición de «discreta encomienda diplomática» cuando Exteriores se percató de la presencia de Rodríguez. 

Durante esa semana, el Gobierno estuvo inmerso en una polémica con el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, a quien Sánchez se negaba a recibir en su visita a Madrid, mientras sí lo habían hecho anteriormente Boris Johnson, Angela Merkel y Emmanuel Macron. 

Después lo harían el canadiense Justin Trudeau y el norteamericano Donald Trump. 

El ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que mantiene excelentes relaciones con Maduro y Delcy Rodríguez, y el actual vicepresidente Pablo Iglesias aplaudieron su decisión. 

En el avión

Ábalos acudió al avión acompañado por un agente de civil que él mismo identificó como «el comisario de fronteras». No hizo uso de ninguna de las furgonetas que la compañía de handling tiene a disposición de sus clientes, sino que se desplazó en un coche marca Toyota habilitado por la Policía Nacional. 

Tras acceder al Falcon, permaneció algo más de 1 hora. De ese tiempo, según su última versión, estuvo 25 minutos dialogando con Rodríguez. El contenido de la conversación no ha sido desvelado. 

Ábalos asegura que no fue una reunión porque no se trató ningún tema previsto en agenda. 

Fuentes policiales aseguraron al diario El Mundo que la vicepresidenta de Maduro había exigido ver «a alguien del PSOE». 

Ábalos lo niega.

Una de las versiones no desmentida sugiere que Rodríguez habría exigido dormir en un hotel cuando se vio sorprendida por el hecho de que la tripulación tenía que pasar la noche en tierra por un descanso obligatorio. 

El Falcon fletado por Venezuela tenía como último destino Estambul (Turquía), hacia partió a las 14:42 horas del lunes 20/01. 

Se afirma que en el plan de vuelo de los pilotos, los periodos de descanso y mantenimiento del avión están previstos con detalle, incluso teniendo en cuenta incidencias climáticas. 

Ningún piloto puede evitarlos bajo la amenaza de perder su licencia. 

Por tanto, Delcy Rodríguez era conocedora de que tendría que descender del avión y poner el pie en suelo europeo, lo que podría acarrearle problemas. Entonces ella recibió algunas garantías.

A la pregunta de si la vicepresidenta de Maduro pisó la terminal, el ministro Ábalos respondió a El Mundo: «No. La saludé en el avión». 

El secretario de Organización del PSOE y la dirigente bolivariana llegaron a la terminal ejecutiva en vehículos separados. Ábalos fue en el Toyota y ella en una furgoneta del handling. Una vez en la terminal, ambos dialogaron junto al mostrador.

Los policías allí presentes evitaron pedir la identificación a Rodríguez. 

El procedimiento de sellado del pasaporte se realiza cuando el pasajero pasa de la zona de tránsito. 

Sin embargo, es común que para viajeros que llegan desde fuera del 'espacio Schengen' (o sea que no provienen de otro miembro de la Unión Europea) se pida algún tipo de documento aunque permanezcan en tránsito. 

En este caso, al menos 5 de los pasajeros tuvieron que mostrar el pasaporte. Pero no Delcy Rodríguez. 

La FBO (Fixed base operator) de Sky Vallet está abierta las 24 horas para sus clientes y consta de una sala de reuniones, una para la tripulación, otra para la planificación de vuelos y 3 salas VIP para pasajeros. 

Ábalos y Rodríguez permanecieron juntos, a puerta cerrada durante unos 20 minutos. Fuentes del Ministerio de Transportes aseguran que fue una coincidencia, ya que el N°3 del PSOE tenía que salir por esas dependencias.

Las fuentes rechazaron que la conversación tuviera contenido político. 

2 policías se quedaron en la puerta hasta que la vicepresidenta de Maduro despegó rumbo a Doha (Catar). La pareja de Delcy Rodríguez fue la única que embarcó con ella con destino a la ciudad qatarí.