Leído

UNA PRINCESA SAUDÍ NO PUEDE ABANDONAR SU PAÍS

La princesa saudí Basmah fue secuestrada por defender las reformas en su país

Jue, 21/11/2019 - 7:38pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Los últimos mes del año se vivió un alto nivel de tensión en la Casa de Saud, la familia real gobernante de Arabia Saudita, por la sorpresiva desaparición y secuestro de la princesa Basmah bint Saud luego de subir a un vuelo que nunca despegó.

La princesa saudita Basmah bint Saud está secuestrada en su país desde el mes de marzo
Contenido

 

Después de siete meses de no conocer el paradero de la princesa Basmah, se conoció a través de el medio alemán Deutsche Welle que se encuentra bajo arresto domiciliario en Riad junto a su hija. 

Basmah bint Saud bin Abdulaziz Al Saud nació en el 1 de marzo de 1964 en Riad , Arabia Saudita  es la hija menor de 115 hermanos, todos hijos de del antiguo rey Saud.

El nacimiento de la princesa Saudí se dio en el último mes del gobierno de su padre antes de que fuera derrocado del poder por un golpe de estado, por lo que su madre la llevó a vivir a  la capital libanesa de Beirut

Instaladas madre e hija en Beirut, en el año 1975 estalló la guerra civil del Líbano que las obligó a trasladarse nuevamente, esta vez a Gran Bretaña. 

En el año 1988 se casó con un miembro de la familia Al Sharif con quien tuvieron cinco hijos, pero después de 19 años de casados el matrimonio encontró su fin. 

Basmah bint Saud es una defensor moderada de la reforma de su país y fue en el 2006 cuando comenzó a escribir en medios saudíes donde criticó la corrupción y desigualdad. 

En su regreso a Arabia Saudí en 2015, se dedicó a parecer en medios como la cadena BBC para defender el establecimiento de la democracia en este país, criticando que en el año 2012 el reino de Arabia Saudí no hubiera reformado la monarquía para separar el papel del rey del correspondiente al primer ministro, reunidos todavía en la misma persona del actual monarca.

Al año siguiente la princesa denunció que había sido víctima de un chantaje por este tipo de críticas, pidiéndole los chantajistas 320.000 libras (374.000 euros) a cambio de no difundir un vídeo en el que se le veía fumando un cigarrillo y lanzando un beso con el pelo descubierto, rompiendo así con la tradición de su país.

Lo último que se sabe de la princesa saudí es que podría estar bajo arresto domiciliario en Riad, junto a su hija mayor, sin que se hayan presentado cargos formales en su contra.

Saud bin Abdulaziz y su hija intentaron embarcar un avión rumbo a Suiza el pasado mes de diciembre para recibir un tratamiento prescrito por su médico suizo, pero el avión no recibió el permiso para despegar y tres meses después fueron detenidas sin un motivo aparente y desde entonces se encuentran arrestadas bajo vigilancia en la capital saudita. 

El medio alemán Deutsche Welle informó que el supuesto arresto domiciliario fue provocado por las críticas y el activismo por la reforma de su país lo que molestó al líder de facto saudí, el príncipe heredero Mohamed bin Salman, conduciendo al asesinato, desaparición, encarcelamiento e intimidación de los críticos y de algunas ramas de la familia real.

Según Leonard Bennet, el abogado estadounidense de la princesa que programó su viaje a Ginebra “la bitácora del avión indicaba que el vuelo tenía como destino a Ginebra, sin embargo, la ruta elegida iba a pasar por Turquía, visto como país hostil por la casa real de Riad, y por eso despertó sospechas”. 

Después de dos meses sin contacto logró hablar con ella solo una vez, aunque su conversación no le dejó más tranquilo. “Hablaba igual que un rehén”, cuenta Bennet a DW. 

A pesar de ser un usuario activo en Twitter, la cuenta oficial de “Princess Basmah” quedó paralizada a finales de febrero y luego de eso se publicaron algunos mensajes religiosos hasta julio y no hubo más publicaciones.

La situación de la princesa saudí se parece al caso de las dos hijas del emir de Dubái, las princesas Shamsa y Latifah, que según la prensa internacional habrían sido encerradas en palacio tras intentar fugarse de Emiratos Árabes.