Leído

AMERICAS QUARTERLY

¿Bolsonaro tiene su "López Rega"? Quién es el polémico ex astrólogo que lo guía

Mie, 30/10/2019 - 5:05pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Antiestablishment. Conspiracionista. Autoexiliado en una zona rural del estado de Virginia. Olavo de Carvalho es un ex astrólogo brasilero y autoproclamado filósofo que difunde sus ideas principalmente a través de las redes sociales. Desde allí dispara contra el "proyecto globalista" que pretende instalar una "dictadura socialista a nivel mundial". También ayuda a esparcir la falsa creencia de que las vacunas "matan" a los niños y que los gays son los únicos amenazados por el HIV. "Sin Olavo, no habría un presidente Bolsonaro", dijo el hijo del actual mandatario brasilero. Un artículo en la revista Americas Quarterly lo compara con José Lópex Rega, el "brujo" de Isabel Perón.

Contenido

El historiador Marcelo Larraquy publicó un artículo en la revista Americas Quarterly comparando al autoproclamado filósofo y ex astrólogo brasileño Olavo de Carvalho -una figura influyente en el gobierno de Jair Bolsonaro y en las guerras culturales que plantea llevar a cabo- con José López Rega, apodado "El Brujo" por su afinidad al esoterismo, quien llegó a tener una influencia preponderante sobre Isaben Perón tras la muerte de su marido, al punto que se convirtió en un cuasi primer ministro. En unos pocos años, destaca Larraquy, el policía que había pedido un retiro anticipado, se convertiría en el hombre más poderoso de Argentina, luego de que la suerte lo llevara a mudarse con Juan Domingo Perón y su esposa en 1965, en España. La había conocido mientras ella viajaba por Argentina, durante una reunión de la sociedad secreta Anael, que trabajaba por el regreso de Perón desde una plataforma "espiritual y política". Isabel lo eligió como su asistente personal y así empezó la historia. Lo llamaba "Profeta Daniel" y se lo llevó a vivir con ellos en España. 

¿Quién es Olavo de Carvalho? El ex astrólogo y autoproclamado filósofo tiene 71 años y vive desde 2005 "autoexiliado" en Estados Unidos, relata el diario El País, desde donde da clases de filosofía a través de internet. Se fue de Brasil por las incomodidades que le traía ser un escritor conservador incendiario en un país  donde primaba el socialismo democrático de Luiz Inácio Lula da Silva, explica el diario La Nación. Hasta la victoria de Bolsonaro, era visto como un marginal de ultraderecha al que nadie hacía mucho caso. Sin embargo, su figura cobró otra importancia bajo el gobierno actual, especialmente cuando fue revelado que fue él quien recomendó a los ministros de Exteriores y Educación. 

Muy activo en redes sociales, Carvalho denuncia un supuesto complot imaginario comunista para destruir los valores de la familia y de la civilización judeocristiana, con el objetivo de instalar una "dictadura socialista a nivel mundial", según sus palabras. Apunta contra el "marxismo cultural", la supuesta infiltración comunista en instituciones culturales.

"Sin Olavo no habríamos ganado la elección", dijo en marzo Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente. "Sin Olavo, no habría un presidente Bolsonaro." 

Entre sus teorías conspirativas, Carvalho ha llegado a decir en 2008 que el expresidente Barack Obama estaba "apoyado enfáticamente por al-Qaeda, Hamás, la Organización para la Liberación de Palestina, Ahmadinejad, Gadafi, Fidel Castro, Chávez y todas las fuerzas procomunistas y proterroristas del mundo." Un dato que sorprende es que en los '80, Carvalho llegó a formar parte de una orden espiritual musulmana (tariqa), según El País. En las pasadas elecciones brasileñas llegó a acusar al candidato del PT, Fernando Haddad, de hacer apología del incesto. Pero además ayudó a esparcir la falsa creencia de que las vacunas "matan" a los niños y que los gays son los únicos amenazados por el HIV.

Carvalho considera que la ideología conservadora estadounidense (el individualismo, el liberalismo económico y el rechazo a la injerencia del gobierno) es el antídoto contra el Estado burocrático brasileño así como contra lo que describe como "proyecto globalista" liderado por George Soros, los Rockefeller, el Consejo de Relaciones exteriores, Barack Obama, las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud. 

"Lo que vende Carvalho está fuertemente influenciado por el hecho de vivir en la Virginia rural", dijo Brian Winter, vicepresidente de políticas del Consejo de las Américas, quien ha escrito sobre la influencia de Carvalho en Brasil, según el diario La Nación. "Olavo es la voz de quienes están contra el establishment. No es un cuadro académico ni tiene una trayectoria formal como profesor de filosofía", explicó Matias Spector, profesor adjunto de relaciones internacionales de la Fundación Getúlio Vargas, San Pablo, al diario. 

Vale la pena aclararlo: ya no estamos en los '70. El mundo cambió radicalmente desde la época en que López Rega llegó a convertirse en el hombre más poderoso de Argentina. Bolsonaro no es Isabel Perón. Los puntos de contacto entre López Rega y Carvalho son que ambos han tenido en algún momento un vínculo con el esoterismo, su voluntad de tener influencia política y que ambos son anticomunistas y de posturas ultraconservadoras. Pero allí terminan las coincidencias: el Brasil de hoy no tiene nada que ver con la Argentina de aquella época. Por lo que la comparación queda en esos rasgos. Sin embargo, Carvalho se inscribe en una larga lista de personajes que desde las sombras lograron insertarse, o al menos insertar sus ideas, en las esferas más altas del poder.