Leído

¿CFK BEBERÁ DE SU PROPIO VENENO?

Según Pesce, "el blue es un dólar de delincuentes" pero Kicillof reconoció que el cepo no sirve

Mie, 16/09/2020 - 10:26am
Enviado en:
Por Urgente24

Insólita la apreciación del presidente del Banco Central de la República Argentina, Miguel Pesce. Según él, "no me preocupa el valor del dólar blue porque ese es un dólar de delincuentes". Ahora bien, el blue no terminó acercándose al Solidario tras el arreglo de la deuda sino al revés en un nuevo endurecimiento del cepo, que no es más que un parche momentáneo y que con el paso de las semanas demostrará que el problema de fondo es otro. A su vez, le recordaron que el exministro de Economía, hoy gobernador bonaerense, Axel Kicillof, reconoció que el cepo no limitó la mal llamada "fuga de capitales" sino que simplemente aceleró la salida del sistema de los dólares de los ahorristas.

Banco Central de la República Argentina (BCRA)
bcra.jpg
Fuerte preocupación por lo que puede ocurrir con el dólar blue y los precios de la microeconomía. Grandes empresarios se agarran la cabeza porque ahora el obligó a las empresas privadas a refinanciar sus vencimientos de deuda con el exterior con una quita de al menos el 60%.
Contenido

No hay más reservas. Se agotaron. El presidente Alberto Fernández y el del Banco Central, Miguel Pesce, se vieron obligados a endurecer el cepo luego de rebalancear las reservas y calcular que tan sólo quedan unos US$3.700 millones netas.

Se está llegando al nivel de 2015 cuando la hoy vicepresidenta Cristina Fernández las dejó prácticamente en 0 luego de quemar naves en el año electoral. Esto obligó al entonces gobierno entrante de Mauricio Macri arreglar con los houldouts y tomar deuda, lo cual no quita el desastre que cometió después. Pero así arrancó.

Ahora, ¿CFK beberá de su propio veneno?

Ahora bien, el arreglo con bonistas bajo ley extranjera no le alcanzó a la clase media y alta argentina para calmar su expectativa de devaluación/inflación. En este medio se advirtió hasta el cansancio que con la confianza y la credibilidad no se deben jugar porque, entonces, iba a ser demasiado tarde. Sin embargo, el ministro de Economía Martín Guzmán decidió jugar durante 9 meses al gato y al ratón con los bonistas. Ahí está el resultado.

El nuevo endurecimiento del cepo parece repetir una película que ya vimos y que sabemos cómo termina.

Si bien pareciera que el objetivo final es unificar de manera virtual el tipo de cambio Solidario con el Blue o informal, Pesce dice no importarle este último valor.

Al ser consultado en el hermético anuncio por el riesgo de una nueva disparada, arremetió: "Esperamos que esto reduzca la brecha en las cotizaciones. En el blue, que es ilegal y donde acuden toda clase de delincuentes, no sabemos qué puede pasar y no me interesa".

Debería interesarle porque el precio del blue es el que lo terminó obligando a aplicarle otro impuestazo al Solidario del 35% a cuenta de Ganancias. Y no ocurrió lo que la Casa Rosada previó en su momento: "tras el arreglo de la deuda, el blue se va a desinflar".

El periodista de Ámbito Financiero, Horacio Alonso, recordó una nota que le hizo a Kicillof en 2018. Muy interesante el final:

P.: La brecha entre el "blue" y el dólar oficial, fue un negocio fenomenal.

A.K.: Fue por medidas de restricción a la entrada y salida de divisas en un esquema donde no sobraban los dólares, Hoy tampoco sobran pero, solucionarlos tomando un deuda que genere una bola de nieve, no me parece una buena idea.

P.: Hace poco trascendió que Cristina de Kirchner reconoció que el "cepo" fue un error.

A.K.: Cuando hay restricción de divisas por una cuestión internacional, tenés varias posibilidades. Nosotros tratamos de privilegiar el empleo y la producción nacional para evitar la fuga de capitales. Cuando empieza una corrida cambiaria, se funden los bancos y a la gente le pesifican los ahorros. No queríamos eso. Nosotros levantamos los límites de compra de dólares. Le preguntábamos a la gente cuál era el origen. No, al pequeño ahorrista, sino en los grandes. Después descubrimos que con el blanqueo de capitales se habían llevado 100.000 millones de dólares de la Argentina.

P.: Entonces, el "cepo", no fue exitoso.

A.K.: Me hubiera gustado poder impedirlo (la fuga de divisas). Lo tomo como un problema grave nuestro porque una parte debe haber sido durante nuestro Gobierno.