ECONOMÍA

MARTÍN GUZMÁN TEME ESTALLIDO SOCIAL

Reperfilando la deuda: "Cada dólar que se pague es más recesión para Argentina"

La figura del economista Martín Guzmán gana protagonismo en medio de una ola de rumores sobre el equipo económico del presidente Alberto Fernández. Reperfilar el capital y los intereses de la deuda argentina por 3 años y lograr superávit fiscal primario es el norte de uno de los asesores del mandatario entrante.

Ya sea como secretario de Finanzas, otro cargo o simplemente como asesor, está claro que el economista Martín Guzmán ocupará un lugar importante en el equipo económico del presidente Alberto Fernández.

Y los últimos pasos de Fernández parecen ir en la línea de Guzmán: desde renegociar la deuda hasta prescindir de los próximos desembolsos del FMI, que suman US$11.000 miilones.

Tras las elecciones del 27 de octubre, fue ascendiendo la cantidad de artículos periodísticos y en Somos Radio (AM 530) reveló parte de su análisis.

Su norte es evitar que el Banco Central siga perdiendo dólares. "Eso requiere hacer un reperfilamiento elaborado de la deuda. El punto es que cada dólar que se pague de deuda es más recesión para Argentina y ya estamos en una recesión, que ya lleva dos años, porque de algún lado hay que sacarlo", recomienda, al tiempo que advierte por un estallido social si no se hace rápido y bien, dado el ajuste fiscal que implicaría una mala práxis.

Él estudió la licenciatura en la Universidad Nacional de La Plata y luego se fue a hacer un doctorado a la Universidad de Columbia, New York.

"En 2008 me fui. Primero, hice el doctorado y después me quedé trabajando en la universidad y me especialicé en reestructuración de deuda, en cómo resolver las crisis macroeconómicas y en particular las de deuda", cuenta

"La realidad argentina siempre ha sido la motivación para estudiar estos temas. De hecho, entré a la facultad en el año 2001 y la preocupación era: por qué pasa esto, por qué nos pasa esto como sociedad y cómo resolver esto", analizó al aire de aquella entrevista del 30 de octubre pasado.

"Esta es una instancia distinta porque no estamos en el 2001 pero tampoco estamos en un situación que es fácil de resolver. lo importante es resolverla bien y rápido para no caer en otro 2001

Esto pasa, digamos. O sea, los países que tienen situaciones problemáticas de deuda y se dejan estar, no se animan a jugar el partido que hay que jugar, terminan estando peor, alargando recesiones con más pobreza y cayendo después en una crisis de deuda más profunda. La evidencia es abrumadora en ese sentido.

Hay que salir de esta crisis y para hacer otras políticas el Estado tiene que tener un poco de aire, que es lo que hoy no tiene.

Y para tener ese aire tiene que resolver esa deuda y la carga que va a enfrentar en los próximos años. No se puede enfrentar esa carga de deuda.

Básicamente, Argentina tiene que lograr no hacer pagos de deuda ni del capital ni de los intereses en 2020, 2021 y, posiblemente, en el 2022.

Eso requiere hacer un reperfilamiento elaborado de la deuda. El punto es que cada dólar que se pague de deuda es más recesión para Argentina y ya estamos en una recesión, que ya lleva dos años, porque de algún lado hay que sacarlo. 

Obviamente, existe riesgo de que los acreedores no acepten pero nadie quiere un default, así que aceptarían porque saben que si Argentina no se recuperan es pan para hoy y hambre para mañana.

Hay que parar con esta espiral desestabilizante.

Es cierto que en 2003 el país ya estaba defaulteado pero hoy no estamos en default porque la Argentina tuvo el salvataje del FMI sino no hubiese sido posible enfrentar vencimientos. Pese a eso, el gobierno actual ya anunció que hay un problema de deuda cuando hizo el reperfilamiento.

Está claro que hay un problema y da por descontado que la Argentina no tiene capacidad de pago en un 100%. No hace falta que lo anuncie el gobierno entrante porque ya lo hizo el gobierno de Mauricio Macri.

Basta con mirar el valor de los bonos. Hay papeles que llegaron a valer US$30.

El tema es que para poder estabilizar la deuda, Argentina tiene que lograr superávit fiscal primario y el punto es cómo se llega a eso porque en 2019 ya va a haber -1,5% del PBI.

Entonces, si el país quiere hacer un ajuste fiscal fuerte para pagar la deuda ahora, es el final, porque eso sería una recesión tan fuerte que generaría un estallido social y no se va a poder pagar la deuda enseguida", insistió paso a paso para luego rematar: "Hay que prescindir del FMI y no volver a recibir desembolsos", medida que luego tomó el presidente electo.

Entrevista completa:

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario