Leído

GEOPOLÍTICA

Operación China: Alberto F. prepara un 'pedal' para refinanciar la deuda

Mar, 24/09/2019 - 10:59pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Si la opción China es explorada por los economistas del Frente de Todos a la hora de buscar un 'pedal' para reestructura la deuda pública externa, habrá que evaluar qué puede conseguir Mauricio Macri en el FMI y en Washington DC: en verdad, es una disputa geopolítica, en días de Guerra Fría comercial entre USA y China.

Contenido

En 2004, Néstor Kirchner anunció que China invertiría US$ 20.000 millones en la Argentina, y el tema fue muy polémico. La oposición a Kirchner se burló del entonces Presidente porque él había bromeado, en privado, que lo compararían con Carlos Gardel y su fotografía estaría junto a la de José de San Martín.

Es cierto que Kirchner erró en el pronóstico pero fue cierto que había comenzado una aproximación a China -es curioso porque fue simultánea a la que realizaba Franco Macri en forma privada para repotenciar sus negocios-, que de la compra de vagones ferroviarios y venta de harina y aceite de soja, concluyó en 

> los swaps de China en el Banco Central, 
> la base espacial China en Neuquén, y
> las 2 represas hidroeléctricas que construcción en la Provincia de Santa Cruz.

En ese período, la Argentina fue distanciándose del eje geopolítico con USA:

> ayudó a boicotear el proyecto ALCA,
> fue impulsora de la Unasur, alternativa regional a la OEA,
> consolidó vínculas con Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil) y Hugo Chávez (Venezuela),
> especuló con participar de BRICS (Brasil Rusia India China Sudáfrica).

De pronto, la Argentina ya no estaba en el territorio geopolítico de USA, que impulsó la Alianza del Pacífico como alternativa regional (México, Chile, Colombia y Perú).

Después llegó Mauricio Macri, con su apuesta a reinstalar a la Argentina en el marco geopolítico de USA, algo que comprendió Barack Obama por lo que llegó a darle su apoyo al nuevo Jefe de Estado, además de ayudar a concretar negocios con las energías renovables.

Y más tarde Donald Trump, con su insistencia ante el Fondo Monetario Internacional para que no dejara quebrar a la Argentina.

Sin embargo, la Argentina llegó a la convocatoria de acreedores, y el concurso preventivo es evidente en el proyecto de reperfilamiento de parte de la deuda pública que ha presentado Macri al Congreso de la Nación, y las conversaciones que Alberto Fernández mantiene, a través de Martín Redrado, Guillermo Nielsen y otros, con fondos de inversión internacionales tenedores de deuda.

En este contexto, vuelve a irrumpir China en escena, como una posibilidad a la que acudiría el Frente de Todos, de convertirse en gobierno, y que a China le permitiría consolidar su proyección geopolítica, amenazada parcialmente por los límites que intentó imponer Macri para satisfacer a Trump.

Guillermo Nielsen habló de financiación en Asia, y le retrucó su ex patrón, Eduardo Eurnekian, quien dijo que la Argentina no debía abandonar el territorio geopolítico de USA.

Luego, Martín Redrado respaldó la apuesta asiática mencionada antes por Nielsen.

Pero no se trata de Asia en general -debe recordarse que el amigo de Macri, Nicolás Caputo, es cónsul en Singapur, que es el 4to. mayor mercado asiático, detrás de Tokio, Shanghai y Hong Kong-, sino de China en particular.

Dificilmente Nielsen y Redrado se encuentren especulando con cuestiones geopolíticas porque son economistas profesionales, bien prácticos y conocedores de los riesgos que pueden mencionar algunos hombres de negocios como Eurnekian, quien también resguarda sus intereses privados, vale la pena considerar como contexto a su opinión.

Hasta donde se afirma, en los mentideros políticos, hay una negociación abierta entre personajes relevantes en China e integrantes de un posible gobierno del Frente de Todos por un paquete financiero.

Agotada la posibilidad del Fondo Monetario Internacional como prestamista de último recurso, un posible gobierno de Alberto Fernández busca otro financista de emergencia y ha comenzado a explorarse la cuestión china.

Todavía no hay precisiones pero sí elaboraciones acerca de cómo consolidar el frente externo para financiar una pronta reestructuración de las obligaciones del Estado argentino durante 2020.

Por supuesto que es una prioridad resolver el frente externo porque tanto Alberto Fernández como Cristina Fernández de Kirchner conocen los muchos problemas que tuvo que afrontar el Estado argentino por mantener abierto el frente externo.

No obstante, también se advierte que es necesario tener un 'pedal' para consolidar el frente externo. Habrá más noticias para este boletín.