Leído

RADIOGRAFÍA DEL DR. NIELSEN

"Las diferencias 2002 vs. 2020 son dólar caro, inflación y acreedores minoristas"

Vie, 15/11/2019 - 2:06pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Guillermo Nielsen, futuro ministro de Economía de Alberto Fernández, hizo una radiografía completa de los desafíos que enfrenta la Argentina en el corto y mediano plazo, comenzando por vencimientos a mayo 2020 que rondan los US$15.000 millones.

Guillermo Nielsen, figura clave del gobierno que viene.
Contenido

El principal asesor económico de Alberto Fernández trabaja contrarreloj para la renegociación de la deuda externa que, de hecho, ya se conversa entre la Argentina, el Fondo Monetario Internacional y acreedores privados.

Lo que tienen en claro en las oficinas de San Telmo es que el presidente estadounidense Donald Trump no quiere problemas extras. Esto es, que la Argentina no vaya al default ni con el FMI ni con fondos de inversión en plena recta final de cara a las elecciones presidenciales del martes 3 de noviembre de 2020. El comentario, incluso, es: "El objetivo de la Casa Blanca es una tasa de interés del 0% de la FED de junio en adelante y con eso la Argentina lograría bajar la presión. ¿Por qué vas a ir a un default?". El problema es cómo hace el gobierno de Fernández para llegar a junio.

Guillermo Nielsen, quien trabaja en un proyecto de ley de hidrocarburos que proteja a Vaca Muerta de los cambios gubernamentales y ultima detalles sobre la deuda pública, hizo una radiografía muy importante sobre las diferencias entre la renegociación que se viene en 2020 y la que ocurrió en 2002.

En una jornada organizada por Miami Herbert Business School para debatir sobre la crisis que se vive en el país, Nielsen detalló: "En esta deuda, no hay tenedores de deuda minoristas como en el 2001 y 2002, que había medio millón en Italia, 40.000 en Japón, otros en Austria, un número importante en Alemania, Suiza. Esto no aparece acá esta vez y eso requiere de una renegociación entre profesionales. Esa es una diferencia muy, muy grande.

Otra diferencia es que en el 2002 la deuda legislación local en pesos era prácticamente inexistente. Hoy no. Digo siempre que esto es el primer camión que se nos viene encima. Vamos a tener vencimientos por aproximadamente unos 15 mil millones de dólares entre ahora y mayo del año próximo. Esto no tiene precedentes en la Argentina. Esto nunca pasó y estamos trabajando muy activamente con los tenedores pero son realmente situaciones muy disímiles porque hay sectores regulados que tiene matices en sus posiciones y hay algunos minoristas.

Es muy complejo pero estamos tratando de llegar a una solución lo antes posible. Esa es la urgencia.

Estamos empezando a trabajar la parte en dólares tanto nacional como internacional, jugando con los modelos de sustentabilidad aplicados a la deuda neta porque en Argentina es muy importante de la deuda que está en manos del Estado, básicamente ANSES y Banco Central.

Esto se presenta como un problema de liquidez y no de solvencia, por lo menos por cierto tiempo. Quienes estamos asesorando al presidente electo estamos tratando de minimizar daños y para eso esto tiene que salir rápidamente

El gobierno saliente deja en la tubería del gasto una expansión en pesos significativa que va haber que manejar con mucha muñeca".

A su vez, consultado sobre la inercia inflacionaria que heredará el gobierno entrante, él analizó que eso es un problema grave pero a la vez fue optimista sobre el cepo: "En el 2002 no había inercia ni cultura inflacionaria. Gracias a la convertibilidad los argentinos habíamos perdido la memoria inflacionaria. Hoy tenemos toda la economía indexada.

La otra cuestión es que en 2002 veníamos de un dólar barato, clave para la compra de maquinarias y demás. Hoy venimos de una época recesiva. Entonces, el stock de capital está mucho más deteriorado y es mucho más chico en términos relativos. Son dos desafíos más, como si fueran pocos, a solucionar.

El costado positivo es el cepo cambiario para converger a tasas de interés más bajas que ayuden a la recuperación de la economía y tener más a tiro a la inflación".

Respecto de la confianza en el peso, el ex embajador en Alemania entre 2008 y 2010 habló del desafío importantísimo que se inicia en términos mediáticos para que la opinión pública cambie su percepción: "No hay sustituto para la confianza. Es muy difícil y ahí ayudan mucho los medios de comunicación: la gente ve las explicaciones por televisión y va tomando una decisión. 'En este tipo confío o no'.

Tuve el privilegio de vivir este proceso en el año 2002: mientras los analistas más reputados de Wall Street no entendían lo que estábamos haciendo, la gente lo entendió y lo entendió desde el punto de vista masivo. Ojalá tengamos este don en esta nueva etapa porque se necesita confianza".

Vaca Muerta

En Estados Unidos están más preocupados sobre lo que ocurrirá en Vaca Muerta. Él aclaró: "Tenemos claro que la Argentina necesita desarrollar otro sector alternativo generador de dólares y empleos porque hoy la soja está a US$330 contra los US$649 de 2012, así que ahí está todo el trabajo de no convencionales. Ahí tenemos una coincidencia con una parte importante de la economía americana y esto ya se está haciendo.

En menos de un mes se va a dar a conocer el nuevo marco regulatorio".