Leído

SOLO CHINA CRECE Y CRECERÁ...

La OCDE moderó su pronóstico global, pero no el de Argentina, que empeoró

Mie, 16/09/2020 - 1:54pm
Enviado en:
Por Urgente24

Según la OCDE, el PIB global caerá 4,5% en 2020, moderando así su pronóstico de junio cuando estimó la contracción en 6%. El desempeño de China, que según la entidad crecería 1,8% este año mientras que antes que se preveía una caída de 2,6%, es clave en este cambio de perspectivas. A su vez, las retracciones de Estados Unidos pasaron de 7,3% a 3,8% y la de la zona euro de 9,1% a 7,9%. Pero el escenario no es homogéneo porque las previsiones no mejoraron para todos ya que empeoraron para India, Sudáfrica, México... y Argentina.

OCDE
ocde.jpg
La OCDE empeoró el pronóstico para la Argentina.
Contenido


Según la OCDE, el PIB global caerá 4,5% en 2020, moderando así su pronóstico de junio cuando estimó la contracción en 6%. El desempeño de China, que según la entidad crecería 1,8% este año mientras que antes que se preveía una caída de 2,6%, es clave en este cambio de perspectivas. Aunque el promedio de los países del euro esconde diferencias porque Alemania caería 5,4% e Italia 10,5%.

Pero el escenario no es homogéneo porque las previsiones no mejoraron para todos ya que empeoraron para India, Sudáfrica, México y Argentina, y en todos ellos, se estiman caídas superiores al 10%. 

La OCDE prevé que el PIB de Argentina caerá 11,2% este año (2,9 puntos más que en junio) y sólo Sudáfrica tendrá un desempeño peor, con una baja de 11,5%.

ocde

Para el año que viene, se estima que la economía global crecerá 5% con lo cual recuperará bastante de lo perdido en 2020. Pero seguirá habiendo diferencia entre los países, porque mientras Estados Unidos volvería en 2021 a la situación previa a la pandemia a la zona euro y a la mayoría de los emergentes les llevará más tiempo.

En el caso de Argentina, se estima que el PIB subirá 2,9% en 2021, un porcentaje inferior al que proyecta el Gobierno  y los consultores  privados. Para Brasil se proyecta una contracción de 6,5% para este año y una expansión de 3,6% para el que viene.

La mejora de las perspectivas económicas obedeció al control de la pandemia en algunos países y a las políticas de asistencia fiscal y monetaria que se aplicaron en todos.  

En tanto no sea necesario acentuar las medidas de prevención por un rebrote del Covid, y más aún si finalmente aparece la vacuna, la OCDE considera posible un escenario más optimista en el que la economía mundial podría llegar a crecer hasta 7% el año que viene.

En cambio, si la incertidumbre es más profunda de lo estimado y los brotes se intensifican, el crecimiento del PIB podría reducirse en 2,5 o 3 puntos y el comercio global caer hasta el 7% el año que viene.

"El mundo afronta su ralentización más dramática desde la II Guerra Mundial. No hay manera de edulcorarlo", dijo en la presentación la economista jefa de la OCDE, Laurence Boone, que recalcó que menos consumo, producción e inversión conduce inevitablemente a que haya menos empleo.

La OCDE afirma que deben mantenerse las políticas de apoyo fiscal, monetario y estructural para preservar la confianza y limitar el impacto de la crisis.

En concreto, insta a lograr un "delicado equilibrio" entre la adaptación del mercado laboral a la situación y las medidas para frenar la pérdida de empleos, que hasta mayo permitieron mantener unos 50 millones de puestos en el conjunto de la OCDE, "cerca de diez veces más que durante la crisis financiera global" de 2008.

"No hay que repetir los errores del pasado y quitar el apoyo fiscal demasiado pronto", concluyó Boone, que señaló que poner barreras a los intercambios, con el cierre de fronteras o mayor burocracia, tiene un impacto económico y laboral.