Leído

TECHO DE LA POBREZA A 2 AGUAS

Injusta pirueta estadística: alquileres excluidos en la canasta básica

Vie, 20/09/2019 - 12:12pm
Enviado en:
0 comentarios

Hubo una vez hace mucho tiempo que la carne subía incontrolable y a alguien se le ocurrió construir dos índices de costos de vida, uno con carnívoro y otro vegetariano. La historia se repite con la canasta básica bajo la cual se hunde la pobreza que ya supera al tercio de la población: la línea de flotación de agosto contiene 2 mojones: una valor $33.013, según el INDEC, que marca el precipicio de la subsistencia de una familia tipo del área metropolitana de Buenos Aires, aunque sin contar los alquileres; y otra que se iría a $ 49.111 si los incluyera. Extrapolar la renta mensual para vivir entre 4 paredes implicaría, además, quitarle un acelerador más al estado social de falencia cuando está en plena marcha ascendente: las locaciones llevan incrementado 19,6% en lo que va del año. San Telmo y Constitución fueron los que más subieron, de acuerdo con la encuesta de zonaprop. Con el 2% aplicado respecto del mes pasado, un 2 ambientes promedio se fue a $16.019 mensuales, y en la mayoría de los barrios ya están cobrando entre $14.650 y 17.500, más las expensas, que representarían un 25% adicional. Los inquilinos se quejan del cada vez mayor porcentaje de los ingresos que le ocupa el costo de la vivienda y los propietarios afirman que la actual situación del mercado no les conviene porque la renta inmobiliaria que les permite percibir casi no existe.

Los alquileres están en alza: en lo que va de 2019 subieron 19,6%, tanto en la Ciudad Autónoma como en el conurbano.
Contenido

En los 3 millones de hogares censados en el Gran Buenos Aires, para ser considerada pobre, una familia formada por una pareja, con 2 hijos de 6 y 8 años debió reunir ingresos inferiores a $33.013 en agosto, siempre que no necesite pagar cuota hipotecaria o alquiler.

De $13.258 en menos ya sería catalogada como indigente, según informó el INdEC, cifra debajo de la cual quedó la jubilación mínima, que asciende a $ $12.937,22 

El costo que le demandaría rentar un techo agregaría unos $15 mil con expensas incluidas si los 4 miembros residieran hacinados en un monoambiente o un promedio de $23.826 más un 25% de su parte en los gastos comunes del edificio si estuvieran más holgados en un departamento de 3 ambientes, es decir, casi el equivalente al valor de la canasta básica, de acuerdo con los valores metropolitanos que publicó el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO). 

De modo que una familia no propietaria. tal como la estudiada por el INdEC, o tendría que vivir en casa propia o a cargo de alguien y si no hubiera necesitado ganar alrededor de $56.839 para emerger de la línea de la pobreza y, a la vez, solventar una vivienda.

Ni siquiera un nivel promedio de remuneración como el que figura en el último registro disponible del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) alcanzaría para parar la olla y encima pagar el alquiler de un monoambiente medio, que para junio daba una media de $ 49.111, ya que el sueldo nominal de la encuesta oficial asciende a $60.851.

Es que a contramano de lo que viene sucediendo con los precios de las operaciones de compraventa, que se encuentran estancados o en descenso, los alquileres están en alza: en lo que va de 2019 subieron 19,6%, tanto en la Ciudad como en el conurbano. 

Un 2 ambientes se fue a $16.019 mensuales con el 2% aplicado respecto del mes pasado, ya que en la mayoría de los barrios están cobrando entre $14.650 y $17.500. 

Donde más se incrementaron en un año fue en Constitución (43%) y San Telmo (39%), de acuerdo al reporte de zonaprop.

Un dormitorio en Capital Federal entre junio y septiembre fue subido 10% en las publicaciones. 

La mediana de las ofertas analizadas presentó un aumento de 8% en los monoambientes y 10% en los de 3 ambientes, y una vez firmados los contratos por 2 años se recarga un 15% semestral, de modo que se termina pagando algo así como 52% más que al empezar.

Indexación adelantada

Al ser el valor  medio de las ofertas de departamentos de 2 ambientes $ 16.000 y $ 22.000 los de 3, ya tienen asignada por anticipado una indexación del 2% mensual.

En el caso de una superficie entre  41 y 60 m2 cotizaría a $18.000, $500 más que el mes anterior, y de ahí la mensualidad se iría a $27.360 en el último semestre de vigencia del contrato, a lo que habría que agregar otros $7.000 de expensas.

En estas condiciones revista el 26% de las unidades relevadas por el portal de inmuebles.

Claro que los precios varían según cada categoría y otras características propias (tales como antigüedad, si posee cochera, etc.) así como de su entorno (infraestructura, disponibilidad de transporte, cercanía a centros comerciales entre otras).

Como en ninguna de las alternativas previsibles el salario ajustaría al 32% anual estipulado por anticipado para los alquileres, lo más probable es que en el 2do año la cuota de vivienda pase a ocupar más del 30% de una remuneración media, como daría actualmente. 

Habría que ver el porcentaje que ocupará el costo complementario, constituido por los servicios públicos domiciliarios (gas, luz, agua) y los municipales (ABL), habida cuenta de que la nueva Administración seguramente se abstendrá de reanudar los tarifazos y se mantendrá en las actuales proporciones. 

De ser así, el adicional a una renta básica añadirá de $5.000 en más a una vivienda, según se incluya TV cable, internet, telefonía celular en el paquete de los servicios.

A partir de ahí viene el gasto de subsistencia. En agosto, pese a la quita del IVA vendedor a algunos alimentos esenciales, la Canasta Básica Alimentaria (CBA) igual subió 3,8% en comparación con los niveles de julio y se fue a $13.258, mientras la Canasta Básica Total (CBT)  trepó 3,4% y llegó a $33.013, conforme a los datos publicados por el INdEC.

Desde diciembre, ambas canastas se movieron en torno del 30%, casi en línea con la evolución del IPC y sin considerar el costo de vivienda, de manera que, si se lo incorpora a esa cesta elemental, los $56.839 netos resultantes andarían bastante cerca del salario medio nominal de $60.851.

La foto de la CBT cambia con la persistente inflación, como indica la experiencia interanual, que había acumulado 58%, por encima del indicador general, IPC.

Al paso que va la combinación entre la crisis cambiaria, la devaluación y el 'pass through', los precios le imprimirán un acelerador a la inflación del último año de mandato de Mauricio Macri, que según el economista K Agustín D'atellis, va a cerrar "en torno al 60%, sino es peor". 

La consultora Ecolatina anticipó que septiembre terminará con un ritmo del 5,6% mensual, luego de haber registrado un alza del 6,7% durante los primeros 15 días en el Gran Buenos Aires, que en la 2da se desacelerará, según pronostica, pero el nivel medio se podría extender al último trimestre del año en tanto prevalezca la estabilidad cambiaria.

Entre los que más remarcaron están los rubros equipamiento y mantenimiento del hogar, que presentó un alza mensual de 12,8%, seguido por indumentaria, que subió 10,6%, afectado también por el inicio de la temporada. Tercero se ubicó esparcimiento, con un aumento de 10,4%.

Alimentos y bebidas se incrementó 7,3%, como consecuencia de que los supermercados mostraron caída en los precios de los productos sin IVA, no así el canal tradicional que integran autoservicios, almacenes, supermercados de barrio, que tiraron hacia arriba el promedio.

La lectura es clara y repetida. Los más perjudicados serán los sectores de menores ingresos que lidian cuerpo a cuerpo con las canastas de consumo más volcadas a la comida.