Leído

LE RESPONDIERON CON EL BOLSILLO

Guzmán prometió al mercado orden fiscal pero desde C5N dispararon: "Hace falta un rumbo, fue un fracaso"

Mie, 21/10/2020 - 12:05pm
Enviado en:
Por Urgente24

Luego de una jornada bursátil para el olvido en medio del estreno de nuevas medidas para que bajen los tipos de cambio paralelos (CCL y MEP) e informal (Blue), el ministro de Economía Martín Guzmán prometió al mercado "poner en orden las cuentas fiscales y externas". Según se rumorea entre economistas, el Banco Central "dejó de emitir y empezó a absorber pesos, por lo que la economía real se pondrá dura y el dólar aflojaría por falta de combustible". Sin embargo, ocurre una y otra vez lo que se advierte previo a las medidas: los parches y el acuerdo con el FMI no alcanzan.

El ministro de Economía, Martín Guzmán. Foto: NA.
guzman-barbijo.jpg
Guzmán sigue sin hacer pie en la City Porteña.
Contenido

Muy difícil la situación económica. El ministro de Economía Martín Guzmán y el presidente del Banco Central Miguel Pesce se encuentran en el delicado límite entre repunte económico vs. estallido inflacionario.

"Emisión y absorción de pesos fue una constante durante la pandemia pero luego llegaron vencimientos de posiciones en pesos y, por bajas tasas, los fondos decidieron cubrirse en dólares y salir. Eso motivó un endurecimiento del cepo, consecuentemente, la disparada del dólar blue y de las expectativas de devaluación/inflación", explican desde la Casa Rosada.

Septiembre fue un mes complicado en cuanto el déficit fiscal primario porque se interrumpió el sendero de desaceleración que venía exhibiendo en los últimos meses y alcanzó en septiembre los $167.182 millones, según los datos oficiales del Ministerio de Economía. El salto respecto de agosto fue explicado, fundamentalmente, por un mayor gasto para asistir a los sectores afectados por la pandemia de Covid-19. A su vez, cuando se suma el pago de intereses de la deuda pública por $ 44.839 millones, el déficit llegó a los $ 212.020 millones en septiembre.

La llegada del Fondo Monetario Internacional y el reclamo de un plan económico obligó al presidente Alberto Fernández centralizar en Guzmán el manejo de la economía. Sus medidas de relajamiento del cepo siguen teniendo gusto a poco en la City Porteña y Wall Street, por lo que su primera semana no está siendo la mejor.

Tal como informó Urgente24, el contado con liquidación que se había estabilizado en torno a los $165 en las últimas 4 ruedas, trepó este martes hasta los $171,85, su marca más alta para un cierre.  El dólar MEP, por su parte, superó por 1ra vez la barrera de los $160.

Todo esto luego de que anunciara el lunes (19/10) que se redujo de 5 a 3 días el "parking", la permanencia exigida antes de liquidar un bono, además de que se permitió a los no residentes adquirir divisas mediante ese mecanismo. También prometió la emisión de un bono por US$750 millones para que Pimco -y otros fondos- puedan cubrirse allí sin profundizar la inestabilidad cambiaria. El problema es que sería al 15%, una tasa descomunal en un mundo que está atravesando un período histórico por la baja de tasas.

Guzmán prometió al mercado ordenar el frente fiscal cuanto antes, ni bien la pandemia dé un respiro: "Cuando nos golpeó la pandemia, nos comprometimos a hacer todo lo necesario para cuidar a la gente, al trabajo y a las empresas. Lo hicimos entendiendo las consecuencias del enorme esfuerzo fiscal que ello implica, en una Argentina que había perdido el acceso al crédito.

Estamos haciendo lo que debemos hacer para cuidar a nuestro país. Hacia adelante, seguiremos implementando políticas para la recuperación económica, al mismo tiempo que pondremos las cuentas fiscales y externas en orden".

El economista Alejandro Bercovich disparó desde C5N: "La descoordinación en el equipo económico merece ser atendida cuanto antes" porque la herencia de Mauricio Macri fue muy dura y el efecto de la pandemia agravó la crisis.

"Anoche (19/10), Martín Guzmán hizo un anuncio que, la verdad, no pudo tener peor respuesta por parte de los mercados. Como aquel ministro de Alfonsín, parece haberles hablado con el corazón a una serie de financistas que le respondieron con el bolsillo", arremetió quien entrevistó la semana pasada al propio presidente Alberto Fernández.

"Hace falta un rumbo", dijo sin filtro.