Leído

'LA ESCUELA', CLAVE CONTRA LA AFIP

El pedido de Alberto y la tentación uruguaya provoca a los que más tienen: ¿Inicia la migración?

Vie, 10/01/2020 - 5:54pm
Enviado en:
Por Urgente24

La flexibilización de la residencia legal y fiscal para extranjeros que anunció el presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, para cuando asuma su mandato, tentó a miles de argentinos a cruzar la frontera. Claro que no es para cualquiera: la invitación es para quienes poseen un alto poder adquisitivo, aquellos a los que Alberto Fernández les anunció que deberán hacer "un esfuerzo para erradicar el hambre". En verdad, habló de "los que más tienen" y no aclaró a quienes incluye este sector, pero no se quedó sólo en palabras, sino que además trabó con su Ley de Solidaridad, sancionada en diciembre pasado, la posibilidad de escapar al fisco argentino. Pero, como dice el dicho, hecha la ley, hecha la trampa, cientos de empresarios arrancaron sus consultas al otro lado del río por un punto fundamental: la escuela de los chicos.

Contenido

 

El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, prometió que cuando asuma su mandato va a "flexibilizar" la residencia legal y fiscal para extranjeros. Aseguró que el objetivo es que "lleguen miles de ciudadanos del mundo a hacer de Uruguay su casa y después a invertir". El plan es que 100.000 argentinos se muden a la zona costera de Maldonado en un plazo de 5 años. 

"Uruguay siempre ha sido un país de brazos abiertos para países que están expulsando a su gente, pero también un lugar para que la gente que no está pasando mal pueda decir que aquí es un lugar donde se respeta la inversión, es bueno traer a vivir a su familia y hay certeza jurídica", señaló Lacalle Pou durante una exposición de Real Estate en Punta del Este. 

En materia fiscal, adelantó que buscará "flexibilizar" algunas normas del Banco Central uruguayo para facilitar el ingreso de capitales. "No puede ser que una vez que un dinero ingresa al ámbito financiero para hacer un giro a otro país haya que hacer tanto trámite", criticó. Además, dijo que la clave para que lleguen al país miles de empresarios es "recuperar la seguridad jurídica y dar certezas a largo plazo".

Según publicó el diario 'El Observador', el plan del Gobierno es atraer empresarios de alto poder adquisitivo, aunque hasta el momento fue tan solo un anuncio, dado que autoridades de Cancillería no están al tanto. 

Una de las posibilidades para atraer a ejecutivos argentinos es reducir los montos que se exigen en patrimonio o en inversiones directas para otorgar la residencia fiscal. Actualmente, para obtenerla se exige al menos US$800.000 en inmuebles. "Ese es el monto que se puede reducir", informó el periódico. 

Diego Cayota, periodista de Uruguay, aseguró "hay estudios empresarios que tuvieron muchas consultas de argentinos que quieren mudarse a Uruguay, incluso colegios de Punta del Este anunciaron que aumentaron las consultas". 

"El 65 por ciento de las consultas que recibimos para las inscripciones para el 2020 son de argentinos", dijo al diario 'Clarín', Pedro Márquez, gerente de Marketing y Comunicación del International College (IC) de Punta del Este.

La cifra representa un aumento en relación al año pasado. "Previo a las elecciones presidenciales argentinas tuvimos un boom fuerte de consultas. Entre agosto y octubre del 2018 habíamos tenido solamente 4 consultas. Este año recibimos 40 en el mismo periodo. Es decir que más allá de quién ganara, tenían la idea de venirse a Punta del Este", comenta Márquez.

El IC es un colegio nuevo. Abrió en marzo de 2017 y 430 chicos de 28 nacionalidades distintas forman parte de su matrícula. Para el próximo ciclo lectivo ya hay 60 nuevos inscriptos, de los cuales el 40% son argentinos.

Es un colegio privado que apunta al sector socioeconómico más alto. No obstante, Márquez dice que no es de los más caros. De Kinder 2 (preescolar) a sexto año de secundaria la cuota va de los 300 a 900 dólares respectivamente. A cambio, la institución ofrece una jornada completa bilingüe (español e inglés) de 8.30 a 16.30 con una hora de almuerzo en la que los chicos pueden comer en el restaurant del colegio junto a sus padres.

"Es un colegio súper moderno. Tiene tres pilares muy desarrollados: arte, deporte y tecnología. Aspira a ser el mejor de Latinoamérica", dice Márquez y agrega que en Uruguay es considerado "el de mejor nivel".

Además del inglés, el portugués y el chino mandarín son otros dos idiomas que forman parte de la currícula del IC. Para eso cuentan con profesores nativos de esos países, que integran las 12 nacionalidades distintas del plantel docente. También hay uruguayos, argentinos, brasileños, sudafricanos, ingleses y norteamericanos.

En el predio de cinco hectáreas del IC hay hasta un Boeing 737-200 de la ex aerolínea estatal uruguaya Pluna. "Lo adaptamos como un espacio de aprendizaje tecnológico para estudiar robótica, hacer campeonatos de ajedrez y allí recibimos a otros colegios a nivel departamental y nacional, merenderos y hogares de ancianos. Mantuvimos 32 butacas del avión y un ex piloto de Pluna los asiste, les da la bienvenida con una azafata docente de nuestra institución, y hacemos un simulacro de vuelo", cuenta el representante del IC.

Los padres argentinos que llevan a sus chicos al IC, en su mayoría, tiene negocios en Buenos Aires que pueden dirigir a la distancia. "Esporádicamente viajan. Tienen la ventaja de que en avión están a un paso de Buenos Aires", dice Márquez.

Según contó a 'Clarín', un empresario argentino allá, el costo de vida es más alto: "A excepción de la comida, los servicios de luz, agua, gas (de garrafa) y la nafta son mucho más caros que en Buenos Aires", dice. "Pero me gané cuatro horas por día en las que me dedico a mi", destaca.

El semanario 'El Empresario' entrevistó también a empresarios argentinos que viven en Uruguay, quienes aseguran que les consultan "continuamente" sobre el costo de vida, la presión fiscal, la inseguridad y la seguridad jurídica. "Quienes me consultan son personas de alto poder adquisitivo en Argentina", aseguró el empresario Ignacio Sarmiento, según cita el artículo periodístico. 

A dos meses de asumir como ministro de Turismo de Uruguay, Germán Cardoso habló con 'La Nación' sobre la medida que promovería la llegada argentinos para alentar las inversiones privadas, y se mostró sorprendido. 

El saliente diputado por Maldonado y futuro integrante del gabinete de Luis Lacalle Pou, dijo: "Sinceramente no sé de dónde sale la cifra de los 100.000 argentinos. Yo no tengo conocimiento que nadie haya manejado ninguna cifra. Ni que haya pensado ninguna política para atraer, exclusivamente, a los argentinos", dijo Cardoso. "Lo que el Presidente ha dicho y hemos conversado en más de una oportunidad es que vamos a tener un Uruguay abierto al mundo", agregó.

Para el futuro ministro, resulta clave que la radicación de extranjeros sea de alto poder adquisitivo, para que eso se derrame en el resto de la sociedad.

Sobre las acciones que pueden tomar para que Uruguay pueda ser exceptuado del gravamen del 30% que impuso el gobierno de Alberto Fernández para los consumos en el exterior, dijo: "Nosotros aspiramos a tener un diálogo muy fluido con las autoridades argentinas. De las primeras medidas que tomaré y te adelanto, aunque no suelo adelantar lo que haremos, es ir a hablar con el ministro de Turismo de Argentina, Matías Lammens. No lo conozco personalmente pero tengo dos grandes amigos en común con él. Uno es el presidente de Peñarol, Jorge Barrera; el otro es el vicepresidente de Nacional, Alejandro Balbi. Ambos me dijeron que lo conocen mucho por su paso por San Lorenzo y que es una persona muy abierta, predispuesta al diálogo".

Pero, ¿cuáles son los beneficios impositivos que obtiene un empresario o personas de altos ingresos al mudarse a Uruguay? Según explicaron tributaristas locales, una de las claves es que en Uruguay no se gravan las ganancias o los bienes que se generan o están fuera del país. Es decir, si un argentino obtiene la residencia fiscal en Uruguay —para lo que efectivamente debe vivir allí— y tiene bienes en los Estados Unidos, o en cualquier otro país fuera de Uruguay, no debe tributar por esos bienes.

La reciente Ley de Solidaridad, sancionada en diciembre pasado, impuso varios cambios en el impuesto a los Bienes Personales para los contribuyentes argentinos. Entre ellos una alícuota diferencial de 2,25% para los bienes que están fuera del país, lo que motivó a personas con alto nivel de ingresos o dueños de un patrimonio importante a iniciar consultas para obtener el cambio de residencia. 

Sin embargo, también advierten que no se trata de un trámite sencillo o un simple cambio de residencia. "El aumento a los bienes personales de 2018 con respecto a 2019 aumento 12 veces en pesos si se toma el patrimonio que se tiene en el exterior, según los análisis que hacemos. Al acelerar los trámites para otorgar la residencia permanente, que hoy lleva varios meses, Uruguay facilita los cambios a los contribuyentes. Pero no alcanza con el cambio de residencia para darse de baja en la AFIP, hay que cumplir con otros requisitos, hay plazos de permanencia y se debe determinar dónde está el centro de intereses vitales, económicos y familiares del contribuyente", explicó César Litvin, CEO en 'Estudio Lisicki, Litvin & Asoc'.

El equivalente uruguayo al impuesto a los Bienes Personales es el impuesto patrimonial, que se empieza a tributar a partir de los US$250.000, mientas que en la Argentina es a partir de los $2 millones (menos de US$30.000). Además, en Uruguay toman en cuenta activos y pasivos, mientras que en la Argentina no se contemplan las deudas (salvo para los casos de deudas hipotecarias por vivienda propia). "Los cálculos son una motivación para trasladar su vida a un país que los trate con más 'cariño impositivo'. Hay muchas ganas de irse, pero son pocos los que realmente pueden hacerlo a la hora de cumplir los requisitos", agregó.

La AFIP cuenta con las herramientas necesarias para determinar si el contribuyente efectivamente cambió su residencia o si su principal fuente de ingresos sigue estando en la Argentina. "También Paraguay y Bolivia son países con niveles de impuestos similares y ya viene ocurriendo que los empresarios vayan pensando en una mudanza, pero no es nada sencillo. Por la Ley de Solidaridad se hicieron cambios impositivos, antes se tomaba el domicilio y ahora es la residencia, lo que implica pasar más 180 días fuera de la Argentina", destacó el especialista en impuestos Ezequiel Passarelli.

"La AFIP puede determinar dónde está lo que se conoce como el 'centro vital de intereses'. Si cambiaste de residencia, te fuiste a Uruguay, pasás más de 180 días en el exterior pero tenés tu empresa en Argentina, tu familia está, tus chicos van al colegio acá, son indicios de que en realidad vivís en el país y la AFIP considera que estás tratando de evadir impuestos y pueden iniciar una demanda", advirtió.

"Argentina aplica el criterio de residencia y cuando la persona humana es residente fiscal, grava las rentas de fuente argentina y de fuente extranjera. A esto se lo denomina renta mundial. En Uruguay cuando la persona humana, que allá se denomina persona física, es residente se aplica el criterio de gravar las rentas de fuente uruguaya y solamente extiende ese criterio para gravar los rendimientos de valores mobiliarios, por ejemplo, dividendos de acciones o intereses por la colocación de un capital en el exterior. No grava el alquiler de un inmueble situado en el exterior, el resultado de la venta de acciones o títulos públicos del exterior", detalló el consultor Sebastián Domínguez, de 'SDC Asesores Tributarios' a un sitio web local.

Pero además, según remarcó el especialista, cuando un no residente pasa a serlo en Uruguay, puede ejercer la opción para que no se lo considere legalmente por unos cinco años para las rentas mencionadas. Es decir, no pagará impuestos en Uruguay por rentas de valores mobiliarios en el exterior.

"Justamente lo que busca Uruguay es que se instalen empresarios que tienen inversiones en el exterior y entonces se los promociona, no gravándole las rentas de esos valores durante un periodo importante. Si, por ejemplo, no tienen rentas de fuente uruguaya y viven solo de inversiones de colocaciones de capital en el exterior, no pagan impuesto uruguayo por esas rentas", agregó.

Según Domínguez, una flexibilización puede ser atractiva para empresarios del sector de exportaciones de servicios. "En la Argentina, los exportadores de servicios deben liquidar las divisas al tipo de cambio oficial y cuando quieren recomprar dólares, si es que tienen un excedente, tienen el límite de US$200 más el impuesto PAIS o tienen que comprar dólar MEP a $75, perdiendo el diferencial cambiario. Al instalarse en Uruguay, no necesitan liquidar los dólares por sus exportaciones, les queda el remanente en esa moneda y luego pueden distribuir dividendos, por ejemplo", señaló.

Con todo, para este tipo de empresas, no alcanza solamente con tener un domicilio en Uruguay, sin empleados, realmente implica instalarse allá. Uruguay, además, ya tiene una ley de promoción de la industria del software y es probable que se creen nuevos beneficios para tratar de atraer a más empresas.

El sistema impositivo que se aplica en Uruguay es muy simple en comparación con el de la Argentina. "El impuesto a la renta sólo alcanza a aquellas obtenidas dentro del territorio uruguayo. Pero, además, por la estructura del país no existe la acumulación de impuestos provinciales y municipales que tenemos en la Argentina con un estado elefantiásico e impagable", advirtió Iván Sasosvky, titular del estudio 'Sasovsky & Asociados'.

Desde el punto de vista del IVA, de acuerdo con el especialista, no hay grandes diferencias. "Asimismo no poseen impuesto a los débitos y créditos bancarios, ni retenciones ni percepciones por cada operación realizada. Tampoco tienen desdoblamientos cambiario ni impuesto PAIS y hay libre circulación de mercaderías y capitales", enumeró.

Así, los economistas consideran que los anuncios que comenzó a hacer el futuro Gobierno uruguayo podrían servir como una suerte de freno a futuros incrementos impositivos en la Argentina. Además, auguran que motiva un traslado de empresas locales que hoy están en el límite entre los dos países. "Puede ser que se vendan empresas argentinas que están en zonas francas y se muden allá en forma total. Ya pasó en 2013 y 2014. En el sector de servicios la mudanza es más fácil, porque hoy están facturando un 30% menos acá y allá además no tienen retenciones. Ya pasa con Chile, donde hay empresas que deberían estar en la Argentina", señaló Gabriel Zelpo, de la consultora Seido.