Leído

ESCENARIO POSELECTORL

El día después: La gran pregunta es qué pasará con Vaca Muerta

Vie, 25/10/2019 - 11:17am
Enviado en:
Por Urgente24

El futuro de Vaca Muerta es para muchos equivalente al futuro de la Argentina. Su potencialidad es casi indiscutible, no así la capacidad para hacer de está lo que realmente es. Difícilmente algún Gobierno vaya en contra de la formación, pero es todo un desafío generar un escenario amigable para no acabar con la joya.

Contenido


Hace poco más de 10 días, se conoció un informe del JP Morgan titulado 'Navegando a través de la incertidumbre', donde se analiza las perspectivas de la economía argentina para el 2020.

En el trabajo, efectuado por los economistas Diego Pereira y Lucila Barbeito, señalan que las perspectivas macroeconómicas pos elecciones se mantendrán nubladas "hasta que tengamos más claridad en la política de la administración entrante".

En ese marco, y en el actual contexto, una de las preguntas que fluye es ¿qué piensan los economistas ligados a Alberto Fernández o el propio candidato del Frente de Todos sobre Vaca Muerta?

Las afirmaciones de Guillermo Nielsen, uno de los referentes sobre la deuda y Vaca Muerta, generaron algo de tranquilidad a inversores. Propuso aislar a Vaca Muerta de todo tipo de dudas para empresas que inyecten fondos en el sector, de manera tal de seguir incrementando la producción y puestos de trabajo en el área.

"Uno de los problemas de la economía es el faltante de dólares y la manera de resolverlo no es tomando deuda; eso es un parche; la manera estructural es exportando más; Vaca Muerta está probando que tiene un potencial muy significativo; eso se suma a la agroindustria, a la minería, a los servicios y a la manufactura", destacó recientemente sobre el sector externo, Matías Kulfas, otro de los referentes de Alberto Fernández.

Hace poco pasaron los dos debates presidenciales y apenas un solo candidato habló de Vaca Muerta, fue una sola vez y casi como mención. No fue para anunciar nada sino para nombrar algunos de los logros que se hicieron.

"Hemos vuelto a exportar gas luego de 11 años y estamos rumbo a ser un gran exportador de energía nivel mundial", dijo Mauricio Macri. Pero lo cierto es que hoy la industria cuenta con un mercado intervenido en el segmento del petróleo y el gas se enfrenta a un problema de infraestructura crítico que imposibilita un crecimiento sustancial durante los próximos 2 años como mínimo.

En este contexto las proyecciones de Nación parecen más un deseo que una realidad. 

La potencialidad de Vaca Muerta es indiscutible, por eso resulta un desafío para la próxima administración generar un escenario amigable para hacerlo realidad.

Alberto Saggese, presidente y CEO de Gas y Petróleo de Neuquén dijo hace unos días al sitio especializado 'EconoJournal' que no cree que "ningún gobierno vaya en contra de Vaca Muerta".

Esta formación no convencional "ya no es un activo que se pueda parar", sin importar el color político que venga, sostiene convencido. 

"Es difícil hacer futurología en la Argentina, y más en este contexto, pero ¿cree que, sea cual sea el resultado de las elecciones, en marzo o abril del año que viene puede haber un mayor interés de las empresas en entrar a estas áreas?, se le preguntó.

"Las elecciones inciden, pero no tanto. A mi juicio, Vaca Muerta ya tiene pasado, presente y futuro. Se puede acelerar o se puede retrasar, pero no va a dejar de avanzar. Avanzará a pasos agigantados o a pasitos, pero el color político no incide de una manera gravitante. No creo que ningún gobierno vaya en contra del desarrollo de Vaca Muerta. Sería un tiro en el pie. Todos sabemos de qué se trata, lo que tenemos que hacer es darle cada día más impulso como para que Vaca Muerta sea realmente lo que todos esperamos que sea". respondió entre otras cosas.

Otro que se refirió al futuro fue Miguel Galuccio, quien en diálogo con 'Bloomberg TV' "garantizó" que de ganar el Frente de Todos continuarían con las inversiones y los proyectos en el yacimiento. "Puede cambiar la economía del país radicalmente, y puede cambiar la vida de la gente".

"Si Cristina Kirchner es elegida como vicepresidenta, con Vaca Muerta hará lo necesario para continuar con lo que venimos haciendo y va a acelerarlo", dijo en una entrevista que se conoció después de las elecciones primarias, pero que en efecto, se realizó con anterioridad a las mismas.

"Si las empresas independientes de Estados Unidos vienen a la Argentina, estoy seguro de que contribuirán enormemente, ya que necesitamos de este tipo de compañías, necesitamos más inversión", concluyó quien fuera presidente de YPF durante cuatro años: desde mayo de 2012 hasta abril de 2016.

Ayer 'Bloomberg TV', difunfió (en contraste) una entrevista a David Tawil, presidente del fondo de cobertura dirigido por eventos Maglan Capital, y Harrison Williams, director gerente de Core Energy Advisors, sobre el papel vital que desempeña la energía en Argentina, y fue titulada: 'Matar al ganso de oro' es algo en lo que Argentina es buena".

Refiere a las elecciones presidenciales de este domingo, en las cuales el favorito es Alberto Fernández, quien está a un paso de la victoria. 

De esa manera Tawil dice que el mercado está muy ansiosos por escuchar cuál será la política energética del próximo gobierno de un país que posee el segundo lugar mundial en recursos no convencionales y al cuarto en petróleo.

Fue Williams quien afirmó que la Argentina es "experta en matar al ganso de oro", y que el shale de Estados Unidos resulta una apuesta mucha más segura, aunque las grandes empresas deben atender a las oportunidades en muchos lugares, y la Argentina es una de ellas.

 

 

 

 

Fue Estados Unidos la que desarrolló la tecnología para producir gas de estas formaciones y en 2005 declaró su primer yacimiento comercial en Barnett Shale; que luego extendió a otras formaciones, y en cinco años multiplicó por 10 su producción.

Transformó el mercado del gas y el mundo lo destacó como el nuevo protagonista del modelo energético. Dos años después la aplicó al petróleo en Eagle Ford y otras formaciones shale, multiplicando por 10 también su producción. Por su importancia, la Agencia de Información de la Energía de EE.UU. (EIA) publicó en 2011 su primer Informe sobre Recursos Técnicamente Recuperables (RTR) de shale gas fuera de EE.UU. Y la Argentina poseía los segundos recursos en importancia del mundo. El segundo informe, de 2013, incorporó los recursos de shale oil, lo amplió a 41 países y la Argentina también resultó muy favorecida.

Además de desarrollar esta tecnología, EE.UU. es el mayor productor de recursos shale que explotan comercialmente solo tres países en el mundo; es su referente, y en pocos años se convirtió en el mayor productor y exportador de gas y petróleo del mundo, superando a Rusia y Arabia Saudita. 

Raúl Parisi, Director del Comité de Asuntos Energéticos del cari, y autor del libro "El futuro del petróleo y la energía", dijo hace poco a la 'Revista Noticias' que la Argentina "ha venido construyendo con enorme esfuerzo un marco de estabilidad jurídica y regulatoria para atraer inversiones a Vaca Muerta. Importante, cuando debemos competir con otros países por los recursos que las compañías asignan en el mundo. El Gobierno los puso en duda y riesgo, primero al modificar la resolución 46 del Ministerio de Energía, lo que paralizó las inversiones en gas e hizo que Tecpetrol mantuviera su producción en 17,5 millones de m3/día; sin elevarla a los 21,5 millones programados para marzo. Las demás compañías dejaron de invertir en gas y buscaron petróleo, pese a que seguíamos importando.

Después el DNU 566 intervino el precio del petróleo y los combustibles, justo cuando las compañías elaboraban sus planes de inversión para 2020. Así asestó un duro golpe a la credibilidad jurídica y regulatoria y redujo las inversiones en Vaca Muerta. Será difícil lograr que se revierta, aún parcialmente; así de grave es el daño causado. Estas son las medidas que ponen en duda las inversiones en Vaca Muerta, más que los precios del petróleo y el gas; o sus costos de extracción, que de hecho las compañías ya redujeron un 60%. Y corresponde ahora al Estado hacer su aporte, reduciendo impuestos futuros. Vaca Muerta es una realidad y, si no media un cisne negro, contribuirá a estabilizar la macroeconomía, traccionará el desarrollo, reducirá la pobreza y los problemas sociales del país".

Tras las primarias de agosto y antes de las generales del domingo, los principales empresarios energéticos escucharon a Macri pero también le hablaron a Fernández, tanto durante la IV jornada de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) como en la Exposición Oil & Gas, desarrollada en el predio de Asocación Rural.

Remarcaron las dificultades de la coyuntura generada por el congelamiento por 90 días del precio del crudo dispuesto por el gobierno derrotado que, días después, permitió nuevos aumentos.

Mirando al 10 de diciembre, ya plantaron su pliego de condiciones, sin las cuales, a su juicio, no se podría desarrollar Vaca Muerta. Y la primera apunta al establecimiento de un "marco jurídico adecuado y estable", que revestiría características especiales y debería tener fuerza de Ley.

Por ahora entre lo poco que trasciende del trabajo de quienes se preparan para gobernar figura una de las perlas fue su respuesta sobre el congelamiento de los precios de la energía. Sería necesario "pesificar" parte de los componentes de la tarifa, al mismo tiempo que otras de las variables deben "tener resguardo". Esquivando el antagonismo de los sectores habló de "un equilibrio adecuado" entre el desarrollo de Vaca Muerta, que necesita determinados "incentivos" y las tarifas que van a pagar los hogares.

Guillermo Nielsen es por ahora el encargado de recolectar inquietudes empresariales y, sobre todo, de analizar los mecanismos impositivos que pongan a Vaca Muerta y las demás formaciones no convencionales a escala tributaria y regulatoria con las gigantescas formaciones estadounidenses de Marcellus, Utica y Permian.

Ese "régimen tributario especial" apunta a la meta de aquellos 40.000 millones de dólares anuales para 2023 de la que también habla Gallucio y de la que no todos los especialistas están convencidos, por considerar que el volumen de exportación sería "exagerado".

En la misma línea de pensamiento se instala Sergio Lanziani, el ingeniero nuclear que es ministro de Energía de la provincia de Misiones y, por afinidad, aparece como candidato a la misma cartera en el ámbito nacional. 

Entusiasmado con las posibilidades futuras, es otro de quienes afirman que "el potencial exportador de Vaca Muerta podría igualar al complejo agroexportador".

Sin embargo, advierte que "no se puede desarrollar esta faceta sin resolver la cuestión nacional» y remarca que «para salir de la crisis hay que iniciar un ciclo de crecimiento económico que no puede darse con tarifas en dólares, mientras que los usuarios ganan en pesos".

Apunta a la elaboración de un plan energético que surja, al igual que el productivo de "un gran acuerdo nacional entre todos los sectores de la energía", con inclusión de trabajadores, empresas, usuarios y Estado, "un proyecto a 20 años consensuado y respetado por todos".

En la vereda de enfrente, el economista Ricardo Arriazu lanzó desde Córdoba una fuerte advertencia si se aplican medidas como congelar tarifas por 100 días o pesificarlas: "va a dejar de exisitir" dijo, de cumplirse las insinuaciones de un posible gobierno de Alberto Fernández.

"No tiene posibilidad si se cambian las reglas de juego. Hay que invertir y sin rentabilidad, no existe", destacó Arriazu en las VI Jornada de Infraestructura celebradas hace más de 10 días.

Además, el economista afirmó que hay "dos versiones" de lo que puede pasar en el futuro si gana el Frente de Todos, ya que por un lado, el candidato presidencial, Alberto Fernández, y Guillermo Nielsen "sostienen que hay que blindar Vaca Muerta porque ahí está el futuro; por el otro lado en los puntos que impulsa el PJ aparecen temas como la pesificación y el congelamiento de tarifas".

Asimismo, ironizó con que los expertos sostienen que "de la roca para abajo, todo maravilloso; de la roca para arriba, estamos los argentinos", y subrayó que se debe aprovechar una ventana de 20 a 30 años para explotar pero que, al ritmo actual, se usarían 150 años.

Además, reiteró que Vaca Muerta es una "oportunidad" para el país, "pero también un desafío" porque "hay que estar permanentemente poniendo dinero; sino hay incentivos se deja de producir". "No es algo garantizado; hay que sacarlo y manejarlo de manera eficiente", manifestó.

Arriazu mencionó que "se mejoró la productividad y que se bajó fuerte el costo de producción aunque todavía el precio está 25% arriba de Estados Unidos, el mayor competidor de la Argentina". Y enfatizó que deben empezar ya las inversiones para que, dentro de cinco años, el país sea un "gran exportador" de gas.

"Hacen falta socios estratégicos, pero antes de invertir se quieren saber las reglas de juego", apuntó.

En principio, habrá que esperar primero al domingo para definir quién será el próximo presidente de los argentinos, o esperar un poco más para resolver lo que vendrá luego del 10 de diciembre ...