ECONOMÍA

EN PLENO RECLAMO DE 'NO PESIFICACIÓN'

El ataque a la "nave nodriza" de la energía saudí, disparó la presión de Vaca Muerta

Los ataques a las instalaciones petrolíferas de Arabia Saudita del sábado eliminaron más del 5% del suministro mundial de petróleo y provocaron un aumento de los precios del petróleo de hasta el 20%. Por ese motivo se espera que los precios de los surtidores de gasolina suban en los próximos días en el mundo. Sin embargo, en la Argentina, donde las tarifas están congeladas, y donde Vaca Muerta sufre la pesificación de la actividad de la industria petrolera por varios días más, esta suba internacional que se espera que se agudice (sobre todo, si crece la posibilidad de que Donald Trump avance con algún tipo de ataque sobre Irán) solo podría provocar mayor presión.

Los precios del petróleo se dispararon en el mercado de futuros, y el crudo Brent registró su mayor incremento porcentual en una sesión desde la guerra del Golfo en 1991, después de que el ataque a las instalaciones petrolíferas de Arabia Saudita el sábado cerrara cerca del 5% de la oferta mundial (alrededor del 50% de la producción de Aramco).

Los futuros del crudo Brent, una de las referencias internacionales, subieron un 19,5% hasta alcanzar los 71,95 dólares por barril, el mayor salto intradiario desde el 14 de enero de 1991. El contrato al mismo mes se ubicaba en 66,28 dólares por barril, con un alza de 6,06 dólares, equivalente a un 10,1%, con respecto a su cierre anterior.

Por su parte, los futuros del barril estadounidense West Texas Intermediate (WTI) subían hasta un 15,5% a 63,34 dólares el barril, la mayor ganancia porcentual intradiaria desde el 22 de junio de 1998. El contrato al mismo mes se situó en 59,77 dólares el barril, lo que supone un incremento de 4,92 dólares, es decir, del 9%.

Posteriormente, se moderó el salto en el precio tras el mensaje de Donald Trump, quien autorizó el uso de las reservas de emergencia de Estados Unidos para asegurar un suministro estable.

La convulsión en los precios del petróleo se dio luego de que un ataque coordinado con diez drones golpease el sábado el corazón de la industria petrolera de Arabia Saudí obligando al país a reducir su producción de crudo a la mitad. 

La petrolera estatal Saudí Aramco "es la nave nodriza del sistema de energía saudí", señaló a 'El Economista' Helima Croft, estratega de materias primas de RBC Capital Markets. "Este es probablemente el peor ataque de infraestructura que hemos visto en el reino", indicó Croft.

Una fuente cercana al asunto le dijo a la agencia 'Reuters' que el retorno a la capacidad total de petróleo podría tomar "semanas, no días".

Mientras, las exportaciones de petróleo de Arabia Saudí continuarán con normalidad esta semana ya que el reino aprovechará las existencias de sus grandes instalaciones de almacenamiento, dijo el domingo otra fuente del sector informada sobre la evolución de los acontecimientos.

"Creemos que los ataques serían una llamada de atención para los inversores, que no han reflejado los riesgos en el precio del crudo. Aunque el suministro mundial se contraerá en el corto plazo, Estados Unidos tiene la capacidad de compensar esta contracción", dijo Hue Frame, director general de Frame Funds en Sídney.

"Con los acontecimientos del fin de semana, los participantes en el mercado añadirán factores adicionales a la hora de calcular el valor razonable del crudo, además de los factores habituales de la oferta y la demanda".

Los precios del petróleo se habían mantenido relativamente bajos en los últimos meses debido a una reservas abundantes y a los temores de que la ralentización económica mundial impactara en la demanda.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) incluso había establecido límites de producción para intentar mantener el nivel de precios.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que aprueba la liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos (SPR, por sus siglas en inglés) si fuera necesario, en una cantidad que se determinará debido al ataque.

Según un funcionario de alto cargo de Estados Unidos, el ataque a las plantas en el corazón de la industria petrolera de Arabia Saudí tenía origen iraní, y es posible que se hayan utilizado misiles de crucero. Los informes iniciales indicaban que el ataque vino de Yemen.

Trump también dijo que Estados Unidos estaba listo para una posible respuesta al ataque a las instalaciones petroleras de Arabia Saudí.

En ese contexto, otros analistas afirman que "el crudo alcanzará rápidamente los 100 dólares si el mercado empieza a descontar un ataque de Estados Unidos contra las infraestructuras de Irán".

Según explicó el medio español mencionado, Arabia Saudí volvió a poner a Teherán en el punto de mira de los estadounidenses, que no dudaron en acusar a los radicales iraníes de estar detrás a pesar de que la organización rebelde huthi de Yemen se atribuyó la responsabilidad del suceso. Por el momento, los huthis han recalcado que las instalaciones de Aramco podrían volver a ser atacadas "en cualquier momento". Esto es lo que está por venir. 

"En el peor de los casos -por ejemplo un cierre del Estrecho de Ormuz- llevará a los precios por encima de los 100 dólares. Sin embargo, creemos que este extremo es un poco improbable porque importantes aliados iraníes como los chinos se verían muy afectados", apuntan analistas.

"Nunca hemos visto una interrupción del suministro y una respuesta de precios como esta en el mercado del petróleo", indica Saul Kavonic, analista de energía de Credit Suisse. "El riesgo geopolítico está de vuelta de mano del mercado petrolero", apunta Kavonic.

"La vulnerabilidad de la infraestructura saudí a los ataques, vista históricamente como una fuente estable de crudo para el mercado, es un nuevo paradigma con el que tendrá que lidiar el mercado", lamenta Virendra Chauhan, analista de Energy Aspects. 

Los temores pasan también por los efectos perversos que pueda tener un incremento de los precios del crudo sobre la economía mundial. Craig Erlam, analista senior de Oanda, advierte que la economía mundial podría caer en una recesión ante un posible estallido del conflicto en el Golfo Pérsico.

Vaca Muerta

La disparada del petróleo Brent tras los ataques en Arabia Saudita duplicó la presión sobre el congelamiento de precios de crudo decretado por Mauricio Macri para el mercado argentino, lo que agrega más incertidumbre a la actividad en Vaca Muerta, ya afectada por la suspensión de miles de trabajadores y por la fuga de gas de un pozo en Loma La Lata, este fin de semana, que provocó un incendio que, hoy afirman, podrían tardar entre dos y tres semanas en terminar con el mismo.

Tras las elecciones primarias de agosto pasado, Mauricio Macri congeló a través del Decreto 566/2019, el barril criollo en US$59 para evitar un brusco traslado a precios de la devaluación. En la misma norma se estableció un tipo de cambio de $45,19. Energía admitió que ese valor del dólar era irreal y luego de una flexibilización lo subió a $49,50. A la vez, se dejaron fijos los precios de las naftas y el gasoil en los surtidores. 

Hoy, el barril se comercializa a US$66,69 para entrega en noviembre en el International Exchange Futures (ICE), respecto al cierre anterior.

Si se tiene en cuenta el congelamiento de Macri vigente hasta mediados de noviembre próximo, en el país el crudo tiene un atraso de hasta 13% en dólares frente al precio internacional.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario