Leído

DEUDA

Con fecha límite el 31/3, el gobierno planteará ‘solución albertista’ al FMI

Lun, 13/01/2020 - 1:15pm
Enviado en:
Por Urgente24

Alberto Fernández puso como fecha límite el 31 de marzo para tener lista la reestructuración de la deuda. Ocurre que entre abril y mayo hay vencimientos en dólares por más de US$ 3.000 millones. Este miércoles 15/1 cuando Sergio Chodos asuma en Washington como director Ejecutivo del Cono Sur ante el FMI, comenzará las negociaciones con el FMI y se definirá la fecha en que llegará la nueva misión del Fondo. El plan del Gobierno nacional es plantearle al organismo la aceptación de la deuda total y solicitar un plan de pagos con un tiempo de gracia que le permita a la Argentina diseñar el mecanismo fiscal y financiero para cumplirlo. Es una idea innovadora porque no es lo que el Fondo suele hacer y no lo aceptará, por eso se espera una ardua negociación.

Alberto Fernández inicia negociaciones con el Fondo Monetario Internacional
Contenido

Empieza una semana clave para la gestión de Alberto Fernández: llegó el momento de empezar con la reestructuración de la deuda, después de elogios cruzados con el Fondo Monetario Internacional y de la implantación de las medidas de emergencia que el primer mandatario apuró para lograr “tranquilizar” a la economía.

Este miércoles 15/1 Sergio Chodos asumirá en Washington como nuevo director ejecutivo por la Argentina en el directorio del Fondo Monetario Internacional. Inmediatamente después organizará la primera reunió con la directora gerente del organismo Kristalina Georgieva y el venezolano Luis Cubeddu que es el nuevo jefe de la misión del FMI para la Argentina.

Fernández puso como fecha límite para terminar de diseñar la reestructuración de la deuda el 31 de marzo. Ocurre que entre abril y mayo hay vencimientos en dólares por más de US$ 3.000 millones. Así lo explicó el domingo (12/1) en una entrevista con El Cohete a la Luna, donde ratificó que el Ejecutivo se fijó ese tope “porque hay un vencimiento importante” y porque es lapso que se pautó para dimensionar la situación de emergencia que atraviesa el país.

En su primer contacto con las autoridades del Fondo, Chodos expondrá el mensaje de Alberto Fernández y su pretensión sobre la renegociación.

En este primer contacto con el Fondo, se espera que las autoridades del organismo sólo escuchen el planteo argentino para luego avanzar en la negociación formal.

Chodos plantearía una solución alternativa a las dos posibles que ofrece el FMI: Argentina acepta la deuda total y pedirá un plan de pagos con un período de gracias para confeccionar el andamiaje fiscal y financiero. Se espera que el Fondo rechace la idea en el marzo de una dura negociación, pero servirá para comenzar a hablar.

La propuesta argentina de Chodos sería una novedad absoluta a los dos tipos de acuerdos que suele celebrar el FMI con países deudores: el stand by y el de facilidades extendidas.

El primero es el que está vigente y es imposible de renegociar y, mucho menos, de pagar, explica el diario Ámbito Financiero. El segundo, con tasas más bajas y plazos más extendidos en el tiempo sería, en teoría, el más conveniente para el país.

Además, el plan de facilidades extendidas autoriza al Fondo a reclamar e imponer reformas estructurales en la economía de los países, incluyendo modificaciones de raíz de los sistemas previsionales, laborales, financieros y, lógicamente, la exigencia de equilibrios fiscales y comerciales plenos. Es un paquete de medidas inviables desde el punto de vista de Alberto Fernández por el costo político que implica.

En la entrevista del domingo, el presidente argentino devolvió elogios del director del FMI para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, quien ponderó el orden fiscal del nuevo gobiero y en referencia a la directora gerente, Kristalina Georgieva, dijo que tiene “una mirada más innovadora”. Así, se mostró optimista del resultado de las conversaciones que los funcionarios mantienen, por ahora a la distancia, con el Fondo: “Tengo el íntimo deseo de que esta percepción mía sea correcta y que finalmente con la nueva conducción del Fondo podamos llegar a un punto de acuerdo que nos dé tiempo para recuperar la economía y para empezar a pagar”.

Según el diario BAE, el mayor apuro del Gobierno está en resolver la reestructuración con los bonistas. Mientras que los grandes pagos al organismo comenzarán en el segundo semestre de 2021, los vencimientos de títulos soberanos suman US$5.500 millones entre abril y mayo, de los cuales el 60% está nominado en dólares.

Por eso, en los últimos diez días, la Secretaría de Finanzas cerró la recepción de propuestas de fondos de inversión e instituciones especializadas para el diseño de la reestructuración y convocó a agentes de información para identificar a los tenedores aún desconocidos, como paso previo a la presentación de la oferta oficial.

Todavía se desconocen los detalles acerca del tamaño de la quita que se buscará y del tratamiento de los intereses. Sí se sabe que se buscará un amplio período de gracia, con la suspensión de los pagos por entre dos y cuatro años.

Según el portal Infobae, esta semana también empezará definirse la fecha exacta de la misión que el FMI enviará a Buenos Aires en la segunda mitad de enero.

De la misión participará el nuevo jefe de la misión argentina, el venezolano Luis Cubeddu, designado en reemplazo del italiano Roberto Cardarelli, quien fue el “jefe de misión” que negoció el programa con el gobierno de Mauricio Macri.

Además de Cubeddu, sería de la partida la norteamericana Julie Kozak, quien ya tuvo misiones complejas en Lituania, Islandia y Polonia, y funcionarios de menor rango pero especializados en temas fiscales, financieros y de balanza de pagos.

Aún no se sabe si la delegación será encabezada por Werner, el superior de todos ellos.

El analista financiero Christian Buteler opinó al respecto: “Descuento que con el FMI se va a llegar a un acuerdo para extender los plazos de las cancelaciones. Sería positivo para Argentina cerrar con el Fondo primero como carta para negociar con los privados. Pero la reestructuración depende de un acuerdo con los bonistas y es lógico que se ponga más foco en ellos”.

Y advirtió: "Si de acá a 30 días no hay una propuesta un poco más precisa, probablemente los mercados se empiecen a poner nerviosos. Sería bueno acelerar para no perder el buen clima de negocios que hay hoy, como mejor contexto para cerrar una negociación”.