Leído

TRANSICIÓN DELICADA CON TASA 60%

Cepo y desarme de Leliqs: Economistas temen que esto "termine muy mal"

Mie, 30/10/2019 - 1:23pm
Enviado en:
Por Urgente24

Especialistas en la materia temen que el cepo que impuso el Banco Central para compra y venta de dólares en este período de transición y el desarme de Leliqs que comenzó gradualmente tras las PASO convalidando tasa del 68% (piso) y que se acelerará el próximo viernes 1/11, termine recalentando la macroeconomía y potenciando aún más los desequilibrios. Si bien está ayudando a calmar el pánico social que se vivió desde la semana pre-electoral, la pregunta es: ¿Qué pasará una vez que el BCRA quite el freno de mano?

Banco Central de la República Argentina (BCRA).
Contenido

El lunes 28/10 a las 00:30, el BCRA lanzó un comunicado para imponer un fuerte cepo que, por estas horas, es denominado como una semana de virtual feriado cambiario. Esto tiene que ver, básicamente, con la idea de cuidar las reservas del banco tras la salida de US$23.000 millones desde las PASO.

Luego, informó que a partir del próximo viernes 1/11 se procederá a una aceleración en el desarme de Leliqs, lo cual implica la inyección de miles de millones de pesos en plena recesión y tasa prohibitiva para la toma de créditos por parte de privados.

Esto, sin dudas, implica entrar en zona de turbulencia macroeconómica y el temor es que se termine generando una hiperestanflación: más recesión y más inflación.

Tal como se sabe hace algunos días -y lo confirmó el presidente de la autoridad monetaria, Guido Sandleris- entre este miércoles 30 y jueves 31 habrá reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM) para bajar la tasa. Según Ámbito Financiero, se evaluará una reducción sustancial de la tasa testigo de las Leliq del 68% actual, a un nivel más cercano al 60% (o incluso menor), con la idea de forzar aún más la reducción del volumen de colocación de estas letras. De confirmarse esta decisión, se especula con un pago en efectivo de gran parte de los vencimientos por parte del BCRA, lo que combinado al primer pago de las Letes reperfiladas, se volcarían al mercado casi un billón de pesos, teniendo en cuenta que el stock actual de Leliq alcanza los US$ 13.000 millones:

"La estrategia cayó dentro del albertismo como un baldazo de agua fría. Y como una severa preocupación. La interpretación que hace el equipo del presidente electo es que la decisión de inyectar esa montaña de dinero en las actuales circunstancias sólo puede traer consecuencias nefastas en la economía de la transición. El silogismo básico que hacen en la oposición es que con la aplicación del cepo hard la salida vía compra de dólares por la vía legal está vedada, con lo que la corriente irrefrenable de pesos se dirigirá hacia otras opciones como el dólar “blue” o el MEP, ampliando la brecha entre el oficial y los alternativos.

Incluso pasaría algo peor: que la masa de pesos se redirija hacia el consumo masivo, presionando aún más a la inflación, convirtiendo la herencia a recibir el 10 de diciembre en una presión difícil de controlar. En este sentido, los números del albertismo son más que preocupantes, ya se habla de una inflación del 60% y en crecimiento. La comparación es básica: sería el mismo nivel que lo que pagaría el BCRA por las Leliq, con lo que dejarían de ser negocio y potenciarían una salida masiva hacia alternativas más virulentas", agregó el medio especializado.

El Cronista Comercial le puso número: "En los hechos, la medida del BCRA, significa que los bancos desarmarán unos $142.000 millones que tenían depositados en Leliq. Esa cifra representa el 20% del stock de Leliq".

El economista Diego Giacomini sumó su preocupación por los desequilibrios que generará el cepo. Él insiste en que "los agentes económicos se volcarán crecientemente al mercado paralelo. Tanto el dólar paralelo como la brecha cambiaria están condenados a tener tendencia alcista y alimentar una mayor caída de la demanda de dinero, que es el principal problema de la economía argentina. A cepo más duro y más prolongado en el tiempo, más probabilidad de hiperinflación y de mayor desplome de la economía real".

En este contexto, "las subas del dólar paralelo y de la brecha cambiaria son la contracara del aumento del exceso de demanda en el mercado cambiario. En un marco de equilibrio general, este mayor exceso de demanda en el mercado cambiario tiene como contrapartida un mayor exceso de oferta en todos los restantes mercados de la economía. Crece el exceso de oferta de dinero por caída de la demanda de pesos, lo cual se traduce en mayor convalidación monetaria y más caída del poder adquisitivo del peso; o sea, más inflación. Ahora bien, si el BCRA hecha nafta al fuego y emite más pesos (lo más probable), dicha expansión monetaria retroalimentará y potenciará aún más la caída de la demanda de dinero, con lo cual el desequilibrio, la convalidación monetaria, la pérdida del poder adquisitivo del peso y el proceso inflacionario recrudecerán más de lo que ya iban a recrudecer. La probabilidad de hiperinflación crece".

Está claro que se inició un proceso de transición muy complejo por la delicada situación. A abrocharse los cinturones...