Leído

SI NO HAY ARREGLO, ENTRA EL FMI

Bonistas mejoran contraoferta y piden a organismos convencer a Guzmán por cláusulas legales

Lun, 03/08/2020 - 1:23pm
Enviado en:
Por Urgente24

Corren 48 horas clave en la renegociación de la deuda con acreedores privados. La Casa Rosada endureció su postura. Según trascendió en las últimas horas, estarían dispuestos a ceder nuevamente sobre el Valor Presente Neto de los papeles -de 56% a 54,9%- y se filtró que se contactaron con el Instituto de Finanzas Internacionales y otros organismos mundiales para obtener ayudar y modificar las cláusulas legales en la reestructuración. El ministro de Economía, Martín Guzmán, disparó: "La oferta está vigente y los acreedores tienen tiempo de aceptar. Es su decisión sacar al país de una situación de default en la que ya está de forma concreta desde finales de abril de 2018".

Alberto y Guzmán ante un brutal gasto público
albeto_y_guzman.jpg
La Casa Rosada continúa presionando.
Contenido

La renegociación sigue empantanada a tan sólo 48 horas de que venza el plazo del canje presentado por la Argentina ante la SEC.

Las puntas se acercaron mucho en estos meses de negociación pero las cláusulas legales son ahora la obsesión de los grupos de bonistas.

Trascendió en las últimas que un grupo de acreedores de Argentina se ha contactado con el Instituto de Finanzas Internacionales y otros organismos mundiales para obtener ayuda a fin de modificar las cláusulas legales en la reestructuración de bonos soberanos, dijo un portavoz de la organización.

Según informó Reuters desde New York, los detalles específicos sobre qué acreedores buscaban el apoyo de estas organizaciones no estaba claro.

"Los tenedores de bonos, incluidos BlackRock, Ashmore y Fidelity, también se contactaron de manera extraoficial con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Tesoro de los Estados Unidos y la Asociación Internacional del Mercado de Capitales (ICMA, por sus siglas en inglés)", informó dicho medio de parte de una fuente de los acreedores.

Ahora bien, "el FMI, el Tesoro de los Estados Unidos y el ICMA no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Aunque estas organizaciones no tienen control sobre cómo se constituyen los contratos de bonos, los acreedores esperan que su apoyo ayude a persuadir al ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, para que acepte los cambios que desean", agregó la agencia internacional.

Recordemos que las cláusulas de acción colectiva (CAC), que determinan los requisitos para cualquier cambio futuro realizado en los acuerdos de bonos, son un tema clave en las negociaciones. Argentina está presionando para mejorar las CAC, lo que le permite a los prestatarios agrupar múltiples bonos, lo que haría aún más difícil que los acreedores minoritarios presionen por un mejor acuerdo para interrumpir el proceso.

A su vez, el diario especializado Ámbito Financiero reveló en su tapa de este lunes 3 de agosto que acreedores presentarán última oferta al Gobierno: será en 54,9%.

"A ese número se llegaría con un mix de incremento en los pagos de unos u$s130 millones anuales en el período 2020/2030, y entre 40 y 50 millones entre 2020 y 2024. También quieren que se prorrogue 'anabólico' del bono 2030".

Agregó el diario argentino:

"Según la fórmula aún en elaboración, la intención es cortar las puntas entre el 53% que proponía el Gobierno de Alberto Fernández y el 56% de la última propuesta de los acreedores.

El porcentaje final de Valor Presente Neto (VPN) de la deuda sería un equilibrado (levemente inclinado hacia el costado acreedor) 54,9%. Reclamarán además que el Gobierno prorrogue el “anabólico” del bono 2030, pero que tome en cuenta una tasa de interés superior al 1% en dólares y 0,5% en euros que ofreció la última, y fallida, oferta de Martín Guzmán, asumiendo que tampoco se aplicaría la intención de los bonistas de una tasa de 4,9%.

Según la visión de los acreedores, este podría ser el mayor aporte desde los fondos de inversión para acelerar el acuerdo final. Los números del Excel del negociador que habló este fin de semana con este medio, de profesión abogado, es que al país la mejora que reclamarán los acreedores le costaría un 0,05% del PBI de los próximos 10 años. “Peanuts”, opina la fuente.

Sobre la cuestión legal, los acreedores están dispuestos a discutir nuevamente el concepto de 'acreedores privilegiados' y, ahora sí, dejarse calificar de esa manera si esto ayuda a destrabar las negociaciones".

Sobre la situación actual, Guzmán disparó: "Haber llegado a ese punto es por el esfuerzo grande que hizo Argentina. Y hay que entender qué quieren decir esos tres dólares. Estamos hablando de miles de millones de dólares en una situación de fragilidad y restricciones muy fuertes".

"Estamos evaluando todas las opciones. Habíamos manifestado que estaba la idea de un período de suscripción más largo, que es simplemente una cuestión técnica. Ahora, la realidad es que no hay más en términos de lo que el país puede pagar año por año. Hemos hecho el máximo esfuerzo posible y una oferta que es definitiva sobre la base de ese esfuerzo", dijo el titular del Palacio de Hacienda.

En este sentido, insistió: "Seguir cediendo implicaría redefinir prioridades. Como, por ejemplo, tener que hacer ajustes sobre gastos que son esenciales en Argentina. Inclusive tener que ajustar en jubilaciones, que implicaría una tensión sobre las reservas internacionales del país que generaría más inestabilidad cambiaria. Así que, en ese sentido, hay una decisión tomada, y es que Argentina no tiene la capacidad de poder ofrecer más de lo que ofreció".

"La oferta está vigente y los acreedores tienen tiempo de aceptar. Es su decisión sacar al país de una situación de default en la que ya está de forma concreta desde finales de abril de 2018", ultimó.

“Si no hay acuerdo, la nueva propuesta estará enmarcada en un nuevo programa con el FMI. Pero esa propuesta se va a hacer con un nuevo ejercicio de cálculo, porque la que todavía está vigente asumía una caída de 2,3% del PBI mundial y ahora las proyecciones hablan de una caída del alrededor del 10%”, aseguraron desde el Gobierno en diálogo con Ámbito. “El FMI no va a convalidar un deal que no asegure la sostenibilidad de su pago”, razonaron.