Leído

PAQUETE ELECTORAL Y ENDEUDAMIENTO

$30 mil millones a provincias con recaudación -12% encamina la renegociación con quita

Mie, 02/10/2019 - 11:55am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La Casa Rosada decidió romper el acuerdo con el Fondon Monetario Internacional al anunciar una batería de medidas electoralistas que profundizaron el déficit fiscal. Sin dudas, salió carísimo: no sólo generó la negativa al desembolso de US$5.400 millones sino que ahora deberá compensar a los gobernadores por un fallo de la Corte Suprema en medio de una fuerte caída de la recaudación por recesión del orden del 12%. En este marco, el FMI plantea una renegociación de la deuda con quita.

Contenido

La Corte Suprema de Justicia de la Nación estableció que la reducción del IVA y del impuesto a las ganancias no puede afectar los fondos de coparticipación que corresponden a las provincias. Esto quiere decir que si Nación quiere hacerlo debe hacerlo con impacto fiscal en el dinero que percibe Nación en la coparticipación, pero no con dinero de los gobernadores. Muy importante el fallo. Tendría que haber ocurrido un pacto federal fiscal o instancia similar, se supone, pero nunca tal como lo hizo el Ejecutivo Nacional.

Ahora, el cálculo que hacen analistas ronda los 30 mil millones de pesos. A su vez, alertan que al equivaler a un 0,16% del PBI, podría incrementar en un 30% la meta pautada con el Fondo Monetario Internacional.

El IARAF, según un documento al que accedió BAE Negocios, calculó que la eliminación del IVA tiene un costo de $11.300 millones y la baja de Ganancias $48.000 millones, lo que en total hacía $59.362 millones.

Ahora bien, como desde el 2018 Ganancias se coparticipa en su totalidad, la mayor parte de la financiación de la medida recaía sobre las provincias: el 59% o 34.381 millones. Por el contrario, el Tesoro y Anses sólo aportaban el 41% o $21.500 millones.

"Este dinero no es un monto menor teniendo en cuenta que con el uso de ajustadores autorizados por el FMI, el déficit primario de este año puede ser de 0,5% del PBI, por lo que el fallo significaría un aumento del 30%", evaluó el instituto cordobés. "Como esto no es posible porque en ese caso no se cumpliría con la meta del FMI, el Tesoro Nacional tendrá que encontrar otras fuentes de recursos para cubrir ese porcentaje", pronosticaron.

En este contexto, la noticia del INDEC cayó como un balde de agua fría: las medidas electoralistas de Mauricio Macri hicieron que la recaudación cayera un 12% interanual si se compara con septiembre de 2018.

El organismo oficial informó que en septiembre la recaudación fue de $422.012 millones. Esto es, un aumento de 42,7% respecto de un año atrás pero en la inflación interanual muestra un caída del orden del 12% o 13% ya que el aumento generalizado de precios acumula casi el 55%.

Este grave desequilibrio fiscal por recesión y paquetes electoralistas tensiona aún más la relación de la Casa Rosada con el FMI, que ya le dejó en claro al propio presidente Mauricio Macri en New York que el desembolso no ocurrirá hasta después del resultado electoral del 27 de octubre.

Así las cosas, la negociación de Argentina de su deuda externa debería ser con quita según especialistas. Es que los números no cierran y las reservas y pasivos del Banco Central ya están en un límite que podrían provocar una hiperinflación.

Por caso, el expresidente del Banco Provincia Gustavo Marangoni dijo la semana pasada en un almuerzo del Rotary Club que "habrá un reperfilamiento de deuda. Argentina tendrán que negociar la quita de intereses de buena parte no solo la que propuso el Congreso, sino también sobre los 130 mil restantes".

Y esto, dicen desde el entorno de Alberto Fernández, lo tiene claro el FMI y hasta lo apoya: "sabedor de las limitaciones para el repago, el fondo entiende -dicen en el albertismo- que el próximo gobierno debe ejecutar una quita de la deuda privada para mejorar las posibilidades de pago con el FMI", filtró Clarín.

Para el Financial Times, pensar en renegociación sin quita es "fantasy land", incluso advierte al mundo inversor que "se podría contemplar una quita más agresiva, del 20 por ciento, como ocurrió en Ucrania".